Gente con TBC intolerante a fármacos será atendida gratis

Gente con TBC intolerante a fármacos será atendida gratis

Miercoles 01 de Febrero del 2012


El Ministerio de Salud alista una resolución que dará carácter de gratuidad al tratamiento médico de los pacientes que sufren de Reacciones Adversas a Fármacos Antituberculosos (RAFA).

La directora del Programa Nacional de Control de Tuberculosis del Ministerio de Salud, María Lourdes Carrasco, adelantó la información y dijo que dicha norma sólo requiere del visto bueno del nuevo titular de esta cartera ministerial, Juan Carlos Calvimontes.

“La resolución indica que se requieren 227 mil bolivianos para la atención gratuita a los pacientes que hayan presentado las RAFA”, informó Carrasco.

La ex ministra de Salud Nila Heredia ya instruyó la disposición de recursos del Tesoro General de la Nación (TGN) para financiar este proyecto.

Las RAFA se presentan en personas que tienen intolerancia a la medicación que combate su enfermedad. Esta situación puede derivar, incluso, en la muerte del paciente.Carrasco explicó que, por lo general, las RAFA derivan de factores de riesgo como la desnutrición, el alcoholismo, hepatopatías (afecciones del hígado), infección por Virus Inmunodeficiencia Humana (VIH), nefropatías (enfermedades de los riñones), diabetes, embarazo, parasitosis y otros.

Esas reacciones se presentan en el 3% de las personas con tuberculosis (TBC), es decir, de los 8.000 a 8.500 pacientes que se detectan al año en Bolivia, cerca de 200 sufren de esta condición, según la funcionaria de Salud.

De acuerdo con un informe del citado programa, entre enero y septiembre de 2011 se registraron 135 personas con RAFA en el país y se estima que hasta diciembre hayan llegado a 200.

La mayoría de los casos -más del 30%- se presentó en el departamento de La Paz, precisó Carrasco. Una vez que se aplique la normativa, los pacientes deben ser atendidos gratuitamente en los centro de salud.

“Todo el tratamiento, desde la atención médica, la compra de medicamentos y otros son cancelados por el Ministerio de Salud”, agregó.

En condiciones normales, un paciente con reacción adversa a los fármacos suele gastar entre 40 y 10.000 bolivianos en su tratamiento, según la gravedad de su enfermedad.

“El hospital hace toda la atención, realiza su factura y el ministerio (de Salud) repone los gastos”, explicó Carrasco. Si el paciente gasta su dinero en un sanatorio, puede enviar su factura al programa y éste le restituye.
fuente: http://www.paginasiete.bo/2012-02-01/Sociedad/Destacados/33Soc01010212.aspx