“Tarija avanza para ser el semillero de Bolivia”

0
473

Luís Acosta Arce, director regional de INIAF, en entrevista con El País eN, afirmó que Tarija produce más de 2.600 toneladas de semillas certificadas, con lo que supera la meta a nivel nacional y el aporte en ingresos económicos supera los 20 millones de bolivianos para el departamento.Acosta destacó el aporte del equipo técnico de especialistas que trabajan en la región, ya que en los últimos años se logró duplicar la producción de trigo, maíz, arveja, nogal, papa, hortalizas, vid y frutas de carozo en Tarija.EL PAÍS EN (EP): ¿A qué se dedica el INIAF?Luís Acosta (LA): El INIAF es una institución descentralizada de derecho público, con personería jurídica propia, autonomía de gestión administrativa, financiera, legal y técnica, con patrimonio propio, bajo la tuición del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, creada mediante el Decreto Supremo No 29611 del 25 de junio de 2008.Estamos trabajando fundamentalmente en tres componentes importantes que son investigación, asistencia técnica y certificación de semillas.En investigación abarcamos tres componentes: Investigación con rubros estratégicos para el departamento, recursos genéticos y los centros de Innovación Agropecuaria y Forestal que están implementando en todo el país.EP: ¿Qué programas se aplican en el departamento?LA: Cuando se crea el INIAF, vuelve la investigación en el país, después de 15 años de estar sin hacer investigación. El Decreto 29611, le da la tuición nuevamente al Estado para que pueda tomar la investigación.En el caso de Tarija, en el área de investigación en los últimos años se han generado cuatro variedades de maíz, dos maíces duros que son para alimentar animales como pollo, cerdos y vacunos. Se llaman INIAF H1 y el INIAF H2 que destaca por la proteína, estos híbridos están triplicando la producción promedio del departamento. Es decir que Tarija tiene una producción de tres toneladas por hectárea, pero con los híbridos estamos hablando de 7.5 toneladas por hectárea. Esta semilla está en todo el valle central de Tarija y en la zona del Chaco boliviano.Las otras dos variedades y que recientemente hicimos la presentación, son chocleros que lo usan para hacer humintas como el INIAF choclero amarillo y el INIAF choclero blanco. Éstas ya se trabajan en todo el departamento y estamos de momento en la comunidad de El Rancho, Charaja, Chaguaya y Entre Ríos.La primer presentación la hicimos en El Rancho, con una evaluación participativa de varios productores, y el resultado fue que superaron las expectativas, porque realmente el rendimiento local y las características propias del hibrido es alta, además por el doblado natural que los protege de los atmosféricos como la lluvia, plagas y pájaros. También tiene una profundidad de grano más que los normales. Por otro parte, tenemos el tema trigo, en Bolivia aún no cubrimos la demanda nacional, tenemos que importar trigo de otros países, en ese sentido hemos trabajado en dos aspectos importantes, uno para aumentar los volúmenes de producción puesta en superficie, es decir que el rendimiento en Tarija es de más o menos 1,2 toneladas por hectárea, pero con las nuevas variedades de trigo estamos bordeando las 3.5 toneladas por hectárea, entonces se aumentó el volumen por unidad de superficie. Se ha trabajado mucho en el genotipo de la variedad.Puntualizar que en la producción hay tres aspectos, el genotipo que incide un 50 por ciento en la producción, luego el manejo agronómico que estamos hablando de la fertilización, los suelos, plagas, enfermedades, es decir involucra todos los factores bióticos y abióticos, otro componente es el uso de la semilla de buena calidad.

EP: Si bien se logró incrementar la producción de trigo con nuevas variedades ¿En qué zona se cultiva este grano?LA: Las nuevas variedades de trigo se aplican en la mayor zona productora de este grano en el departamento que está compuesta por Yesera norte, Yesera Centro y Yesera Sud, además de Alto España, Chaguaya, Vella Vista, Huacata, comunidades del Chaco y otras zonas productoras del país.Cuando el INIAF libera una variedad de semilla es con una certificación, es decir se da un certificado de nacimiento. En el caso del trigo por ejemplo un registro nacional especifica que una variedad tiene, el grado de homogeneidad y estabilidad en el tiempo, se tiene que manifestar eso para liberar una nueva variedad.

EP: ¿Qué investigaciones está realizando ahora el INIAF en Tarija?LA: Trabajamos en Tarija en el nogal, y consideramos que puede convertirse en el segundo cultivo de importancia en el departamento, después de la vid. Esto por dos aspectos importantes, uno por las condiciones agroecológicas que tiene el departamento y por el mercado nacional.En este rubro, Tarija es la mayor productora de nogal a nivel nacional, pero sólo se cubre el 30 por ciento del mercado y el 70 por ciento viene de afuera, principalmente de Chile y Argentina.Lo que está haciendo el INIAF a través del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, es generar plantas injertadas con variedades mejoradas y la reconversión. Es decir, una planta criolla de nogal logra producir a los 12 años, pero con la reconversión que estamos haciendo, la planta produce desde los cuatro años. Entonces reducimos el ciclo, aumentamos tiempo y la producción. Con la variedad criolla se llega a cosechar entre 20 a 22 kilos por planta, pero con la nueva variedad se produce entre 60 a 80 kilos. Con esto estamos trabajando hace tres años. Principalmente en Paicho, Sella, Erquiz, Chaguaya, Oroza.Es importante destacar que esta investigación la presentamos a un encuentro nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal que se desarrolló en diciembre pasado en la ciudad de Sucre y obtuvo el primer lugar de 50 innovaciones que se presentaron. En este momento estamos terminando el proyecto a nivel nacional. El reto es implementar el nogal en zonas productoras de Tarija y de Bolivia, como Cochabamba, los Cintis y valles mesotermicos de Santa Cruz.Esta producción es un tema importante para la economía del departamento y este año vamos a continuar con fuerza en el tema nogal, porque este rubro es importante por el mercado y la producción, ambas las tenemos en el país.

EP: ¿Cuál es el aporte del INIAF en la producción de vid?LA: El año pasado se ha iniciado con este rubro, se ha gestionado la Ley 774 junto a los productores, que permite la creación de un Centro Multipropósito de Innovación Vitícola, para fortalecer el componente de producción y transformación. Hace unas dos semanas concluimos un plan nacional vitivinícola para ser financiado y hay dos entes importantes para esto, por un lado el Banco de Desarrollo Productivo (BDP) y la cooperación internacional.Para el departamento también se ha promulgado una reglamentación para la producción de plantines certificados de vid. Cada año Tarija certifica entre 300 a 400 mil plantines, y la mayoría viene de importación como Italia, Argentina, Chile o Francia, pero ahora con esta nueva normativa se puede producir plantines de vid aquí.Es así que este año vamos a entrar fuerte con el tema de capacitación, sobre cómo producir los plantines certificados en Tarija y evitar que haya una fuga de divisas de Tarija y del país hacia el exterior. La idea es vender plantines a otras zonas productoras de vid de Bolivia y en el futuro exportar.Tarija tiene un aporte importante en viticultura porque la base y sede del Centro Multipropósito de Innovación Vitícola está aquí por ley. Esto lo ganamos con un arduo debate de justificación ya que Tarija tiene actualmente la mayor superficie de hectárea cultivadas, estamos arriba de las 3 mil hectáreas, además del ecosistema; sin embargo otros departamentos están avanzando a pasos grandes en viticultura como los valles mesotérmicos de Santa Cruz, el Chaco, los Cintis, Cochabamba y La Paz.En este momento estamos ordenando poco a poco el tema de las variedades de vid, en Tarija tenemos entre 20 y 25 variedades en uso, pero no están debidamente identificadas. Nosotros iniciamos con el registro de la uva moscatel de Alejandría que es la variedad que más se está usando, como uva de mesa, singani y vinos.Al mismo tiempo se trabaja para registrar este año otras cuatro variedades más, las más importantes, para ir ordenando un poco, porque a futuro queremos que el departamento de Tarija se constituya en un banco de germoplasma importante para el tema de vid y frutales de carozo y pepita.

EP: ¿Cuántas familias se benefician con los programas que ejecuta el INIAF?LA: El INIAF tiene presencia nacional y en Tarija en los 11 municipios, incluso en el Chaco tenemos una regional, más o menos estamos beneficiando a 1.200 familias entre la zona alta y valle central, sólo en el tema de certificación de semillas. Y con el uso de nuevas tecnologías estamos tratando de ir aumentando progresivamente las familias beneficiarias, el INIAF todavía es una institución joven con siete años de vida y proyectamos, hay que avanzar mucho más.

EP ¿Cuál es el aporte en la producción de papa en Tarija?LA: El consumo per cápita de papa en Bolivia es de 91 kilos por persona al año, y Tarija es importante en esta producción porque tiene las condiciones excelentes para su cultivo, por ejemplo la zona alta es semillera.Bolivia comparte con Perú, el centro de origen de la papa, y tenemos alrededor de dos mil concesiones de papa almacenadas en Cochabamba. En Tarija consumimos la variedad Desiré, Romano y Marcela, esta última fue tomada por el INIAF para ser trabajada y luego liberada, caracteriza y registrada a nivel nacional.Si hablamos de los rendimientos promedio, Tarija produce una tonelada más en relación a nivel nacional, es decir que nosotros superamos en producción por hectárea, hablamos de 6.48 toneladas por hectárea, y a nivel nacional se estima 5.6 toneladas por hectárea. Sin embargo, tenemos mucho por trabajar a nivel de Latinoamérica porque se produce un promedio de 25 toneladas por hectárea.En ese contexto estamos fomentando la producción de semilla, y se viene un stock de papa como la Asterisco, Pre frita y Papas industriales, esto por una línea, por otro lado las papas nativas del departamento. Las papas bolivianas como por ejemplo la romano o imilla negra resisten los embates de las heladas, son bastantes resistentes.

EP: En cuanto a semillas de hortalizas ¿Qué productos se interviene? LA: En el tema de investigación también destacamos las hortalizas como la cebolla, tomate y zanahoria, porque las comemos todos los días y tiene que haber un equipo profesional que está trabajando en eso. Estamos trabajando en nuevas variedades y en identificar la semilla porque aún nos falta ese aspecto, pero en tema varietal en estos momentos se ha liberado la variedad de cebolla llamada globosa. Esta variedad se produce principalmente en El Puente, Chaguaya, Tolomosa y entramos a los valle mesotermicos. El componente importante de esta variedad es el rendimiento en primer lugar y se disminuye el ácido.En rendimiento de cebolla en Tarija hablamos de 9 a 10 toneladas por hectárea, con la globosa se aumentó a 20 toneladas por hectárea. En cuanto a la zanahoria se ha desarrollado la variedad altiplano, que ha dado buenos rendimientos y se comporta bien en producción en los valles. En esta variedad se ha disminuido la médula del centro y ahora pesa más.

EP: ¿Cómo se vincula el INIAF con las familias beneficiadas de los programas?LA: Tenemos dos formas de trabajar. Una en los centros experimentales de producción, que tenemos en Chaguaya donde se trabaja con la semilla élite (inicio) y básica, el resto de las semillas certificadas y registradas, las producen los productores. También trabajamos con investigación participativa, es decir en el campo con los productores, por un lado con grupos participativos. Así tenemos para el trigo lo que se llama Sistema Local de Abastecimiento de Semillas, a través de la asistencia semillera. Incorporamos los grupos de nuestro sistema varietal a la producción de semillas al sistema formal.

EP: ¿Cuál es la importancia de trabajar en el mejoramiento y certificación de semillas?LA: Este año y el próximo vamos a trabajar con énfasis en las semillas. Actualmente, el Centro de Producción de Hortalizas de Cochabamba (CPHC) sólo cubre con semillas de hortalizas el 15 por ciento de la demanda nacional, es decir que falta un 85 por ciento. En las agroquímicas se encuentran semillas importadas de Argentina y Perú, generalmente.Por eso, en Tarija vamos a implementar un subcentro de semillas porque tenemos las condiciones y el objetivo es abastecer a Bolivia de semillas de hortalizas. Para la producción de semillas hacemos tres componentes: verificación, fiscalización y el control de comercio, este último que recién ha iniciado.Actualmente, estamos trabajando en papa que es lo que más que se produce en Tarija, trigo, arveja, maíz y alfalfa, también la vid, cítricos y frutales de carozo y pepita, son los rubros que estamos certificando.

EP: ¿Qué cantidad de semillas se producen en el departamento?LA: Estamos llegando a las 2.600 toneladas de semillas, el año 2007 producíamos 2.300, ahora hemos superado la meta a nivel nacional. Si hacemos número, la cantidad de semilla que producimos general alrededor de 20 millones de bolivianos para el departamento. Considero que la producción de semilla es sostenible, porque la producción agrícola es el alimento diario de la población. Es más la semilla certificada garantiza en un 80 por ciento la producción.En este momento en el departamento estamos trabajando con 68 asociaciones productoras de semillas, es un grupo grande de beneficiarios y cada vez se van incorporando más, para eso trabajamos en capacitación.

EP: Desde su experiencia en el agro ¿Qué sector productivo debe fortalecer el departamento de Tarija?LA: Es importante trabajar en la seguridad alimentaria de la población. Creo que se debe fortalecer el tema trigo, aunque nuestra labor es que se produzca más, sin embargo se ve que falta un componente que es la transformación, como molinos, laboratorios para caracterización de la harina. Por otro lado, la generación de recursos como ser la viticultura, la nogalicultura y cultivos que puedan generar divisas para el departamento.La base de la economía de Tarija, siempre ha sido la agricultura, aunque momentáneamente son los hidrocarburos, no se está logrando proyectos productivos sostenibles. Deberíamos fortalecer la agricultura para generar fuentes de empleo, transformación e industrialización.Tarija tiene una virtud de tener diferentes ecosistemas, como la zona alta, valles, valles mesotermicos y Chaco, donde se debe fortalecer la producción agrícola y semillas. Nosotros estamos orientados a ser un departamento semillero del país. Aunque la superficie de cultivo no es muy grande en el departamento, Tarija puede ser en el futuro el semillero de Bolivia.

 

elPERFIL

NombreLuís AcostaProfesiónIng. AgrónomoActividadDirector departamental del INIAF Tarija Cursó la maestría en Mejoramiento Genético en la universidad de Visconsi- Estados Unidos y la maestría en Ecología, Protección y Medio Ambiente en Buenos Aires Argentina. Tiene doctorado en Sistema de Producción Sostenible en la universidad de Costa Rica. Acosta coadyuvó a un equipo técnico a generar y libertar la variedad Arvejón Yesera que se consume en el mercado local. Recomienda trabajar en la producción sostenible con tres componentes como el tema social, capacitación de los recursos humanos y preservar el medio ambiente.

“El nogal consideramos que puede convertirse en el segundo cultivo de importancia, después de la vid. Esto por las condiciones agroecológicas y el mercado nacional”

“Tarija tiene una virtud de tener diferentes ecosistemas, como la zona alta, valles, valles mesotermicos y el Chaco, donde se debe fortalecer la producción agrícola y semillas”

Fuente: www.elpaisonline.com

Deja un comentario