Importación de mercurio creció 20 veces

0
90

En cinco años, la importación boliviana de mercurio con fines mineros creció 20 veces, según el Centro de Documentación e Información de Bolivia (CEDIB). No obstante, el país se comprometió -con la firma de la Convenio de Minamata- a reducir el uso del metal pesado.

La Convención de Minamata es un tratado global adoptado en 2013 con el objetivo de proteger la salud humana y del medio ambiente de las emisiones y liberaciones del mercurio y sus compuestos. Fue firmado por más de 130 países y ratificado por 70, entre ellos Bolivia.

Una de las metas del tratado es que los países adscritos logren reducir al mínimo el uso del mercurio hasta 2020. En Bolivia, sin embargo, datos del CEDIB evidencian que en 2015 la importación total del químico llegó a 35.793 kilos, 20 veces más de los 1.710 kilos registrados en 2010.

El libro Mercurio en Bolivia: Línea de base de usos, emisiones y contaminación -presentado por los ministerios de Relaciones Exteriores y Medio Ambiente en 2016- sostiene que con 133 toneladas de mercurio liberadas al año, Bolivia es el tercer país emisor a nivel de América Latina. El 47% proviene de la explotación de oro, rubro que carece de información actualizada.

“Los mapas e información sobre las cooperativas auríferas que hay son antiguos. Se han vuelto privados”, dijo Georgina Jiménez, investigadora del CEDIB.

Explicó que entre 2005 y 2017 el número de cooperativas mineras se incrementó de 800 a 1.816. El 65% son auríferas y en total aglutinan a 122 mil trabajadores . “El 11% de todo el mineral que se extrae en el país corresponde a las cooperativas, el Estado apenas saca el 7%. Es un retroceso estatal a favor de las cooperativas”.

Según la investigadora del CEDIB, en 2014 en el río Madre de Dios entre 600 y 800 balsas de mineros explotaban oro. Cada una usaba entre 500 a 1.000 gramos de mercurio al día.

El libro Mercurio en Bolivia es uno de los pocos documentos públicos realizados en el marco de Minamata, pese a que uno de los mandatos de la Convención es la difusión de los riesgos del mercurio.

Página Siete pidió a la Cancillería información sobre los avances en el Convenio. Hasta el cierre de esta edición no tuvo respuesta.

Parque Madidi, en la mira de auríferos

Cooperativas mineras de Apolo y la Federación Única de Trabajadores Campesinos Tupac Katari piden la abrogación del Decreto Supremo que declara al Madidi área protegida y territorio indígena. El pasado 11 de agosto, una asamblea de esos sectores resolvió exigir que se autorice la explotación de oro, siembra de coca y apertura de vías en la zona.

“No estamos de acuerdo con esa resolución”, dijo Lino Illimuri representante de la comunidad San José de Uchupiamona. “Estamos preocupados, porque el río Beni desde hace unos años todo el tiempo está turbio por el trabajo minero. Vamos a hacer resistencia en nuestro territorio, no vamos a permitir que avasallen nuestra área protegida”, advirtió.

El 13 de junio el viceministro de Desarrollo Productivo Minero Metalúrgico, Víctor Flores, anunció la prospección y exploración aurífera en el río Madre de Dios. Lanzó el proyecto sin el consentimiento de las comunidades indígenas que viven en el lugar.

Dijo que ese río de la cuenca del Amazonas cuenta con un potencial estimado de más de 5,4 millones de onzas troy de oro anuales. Aclaro que su anuncio no era una invitación a las cooperativas auríferas.

El lunes pasado, la Federación Nacional de Cooperativas Mineras se reunió con el presidente Evo Morales para analizar -entre otros temas- el acceso a más concesiones y áreas de trabajo para al sector. El Mandatario se comprometió a revisar estos temas.

“Hay varios temas como la modificación a la ley y un nuevo decreto supremo, pero como siempre la preocupación de los compañeros son las nuevas áreas de trabajo”, sostuvo el Presidente.

Fuente:paginasiete.bo

Deja un comentario