“China es una alternativa para la quinua por sus costumbres”

0
530

Juan Carlos Véliz M.  / La Paz

China es un  mercado potencial para la quinua boliviana por la alta demanda y por su alimentación saludable y ancestral. La característica de este tipo de comida, con alto contenido de proteínas, fibra y baja en grasas sitúa al grano  como un buen ingrediente.

El diagnóstico fue realizado por Wherner Cruz, director ejecutivo de la empresa Pozo Al Mar, quien participó en la XII cumbre de negocios entre empresas de China y Latinoamérica (12th China-LAC Business Summit) realizada el 1 y 2 de noviembre” en la ciudad de Zhuhai, provincia de Cantón, en la que participaron 351 empresas de China y 150 de Latinoamérica.

¿China es una alternativa interesante para la quinua?

 China podría ser una buena alternativa para la quinua por varios factores, su población de 1.386 billones supera ampliamente a la cantidad de habitantes de EEUU (325,7 millones), Francia (67,1 millones) y Alemania (82,8 millones) juntos, a los cuales Bolivia exporta actualmente.

También es una alternativa por gustos, hábitos y costumbres. La población china tiene una particularidad en su alimentación: es saludable, la cual se percibe básicamente en el reducido consumo de azúcar, sal y grasas. Así como la valoración de recetas ancestrales, en la que se basa por ejemplo la “comida cantonesa”, que es considerada como una de las mejores del mundo y esta se diseminó por muchos países, incluido Bolivia.

La característica de este tipo de comida es el alto contenido de proteínas, fibra, carbohidratos complejos y baja en grasas. Para el cual  la quinua podría ser un buen ingrediente complementario.

¿Cuáles son las exigencias de este mercado?

El protocolo fitosanitario que tiene China para Latinoamérica indica que el producto “debe estar libre de insectos vivos, en particular plagas cuarentenarias, tampoco puede estar mezclada ni contaminada con otros granos o materia extraña de manera deliberada”, acompañado de una fumigación preembarque con fosfamina.

Aspectos que en la quinua se superó, ya que actualmente la mayor parte de quinua se exporta lavada, libre de impurezas y procesada, aparentemente esta exigencia no es difícil de cumplir, hay granos como la soya que aún no pueden concretar este propósito a pesar de los esfuerzos de los productores y exportadores.

Según la base de datos de comercio exterior del INE, entre noviembre de 2016 y enero de 2017 se despacharon más de 80 toneladas de quinua con destino a China, vía Arica, por lo que se presume que ya existe experiencia  sobre las exigencias de este mercado.

En cuanto a la cantidad, aún no es posible tener con certeza la demanda para este mercado. Sin embargo, podríamos estimar, tomando como referencia el consumo per cápita de otros países como Holanda, Francia, Estados Unidos y Alemania, que tienen un consumo de 0,13, 0,04, 0,03 y 0,02 kg/año, respectivamente. Suponiendo el consumo más bajo de todos (Alemania) y multiplicando por la población de China (1.386 billones), este aparentemente podría consumir 27.720 toneladas/año, es decir casi toda la exportación actual de Bolivia al mundo porque, según datos preliminares del IBCE, en 2017 Bolivia exportó 32.289 toneladas.

¿En el reciente encuentro entre Bolivia y China se pudo cerrar negocios o fue un paso decisivo para hacer negocios?

El encuentro fue desarrollado entre empresas de Latinoamérica y China. Más que un encuentro para cerrar negocios, fue para ampliar la red de contactos entre empresas y autoridades de distintos países que entre sus planes a futuro están ingresar a nuevos mercados.

¿Bolivia tendrá la capacidad para abastecer la demanda?

Según los datos del CIQ (Centro Internacional de la Quinua) la producción de quinua en Bolivia en 2017 fue de 65.000 toneladas, de las cuales 32.000 se destinaron a la exportación y 25.000 al mercado interno, quedando un saldo de 8.000. Haciendo una estimación a priori dijimos que China demandaría 27.720 toneladas por año, de la cual en condiciones actuales apenas podríamos cubrir el 28,9% de esta demanda.

Entre los productores en Bolivia hay un temor: China descifrará el genoma de la quinua y producirá su propia quinua, ¿es razonable este criterio?

Hablar del genoma de la quinua es complejo; sin embargo, en varios países ya se produce quinua y en China no es la excepción, de hecho, en este viaje tuvimos la oportunidad de conversar con personas que nos contaron sobre los esfuerzos que hicieron para sembrar plantaciones de quinua desde 2008 con el apoyo de gobiernos locales  se presentó como una alternativa para salir de la pobreza en regiones del norte de China y frenar la migración a ciudades, ya que en ingresos les representa cuatro veces más que el cultivo de papa.

Las plantas se adaptan a distintas zonas geográficas, una de las primeras experiencias exitosas ocurre en laderas de las montañas de Shanxi, a más de 1.600 msnm, aunque los rendimientos aún son bajos, año que pasa mejoran sus condiciones, hasta se habla de construir un centro de investigación para el cultivo de quinua. Entonces el criterio y temor de algunos productores en Bolivia podría ser razonable.

¿Cuál es la meta de la empresa Pozo al Mar en este proyecto de exportación de la quinua?

Pozo Al Mar actualmente está en una etapa de prospección de mercados, entre ellos China. Si bien existen posibilidades de concretar negocios en el mediano plazo, la idea es que el proyecto de exportación sea sostenible en el tiempo y con valor agregado.

¿Existe alguna estimación de cuándo podría comenzar la exportación de quinua a China?

Si bien el Gobierno boliviano le dio el apoyo a esta idea, considero que la iniciativa empresarial y de organizaciones de productores serán factores fundamentales para concretar este propósito.

¿Cuáles son las acciones que deben encarar los actores de la cadena productiva de la quinua en este momento?

A los productores les corresponde mejorar el rendimiento por hectárea en el marco de producción orgánica, a los industriales diversificar la variedad de productos utilizando como materia prima a la quinua, a los exportadores mejorar la logística de distribución, de tal manera que se trate de prescindir brokers (intermediarios), ya que desde nuestro punto de vista es el que menos valor le agrega a la cadena, los establecimientos comerciales de venta de productos deben generar mayor atracción para el público con una buena combinación de precio, promoción, producto y publicidad. Finalmente, un actor fundamental de esta cadena son los del rubro de la gastronomía, que deben adecuarse cada vez más a las tendencias de consumo global basados en la quinua.

Hoja de vida

  • Formación  Ingeniero industrial, Magíster en preparación y evaluación de proyectos, Magíster en estadística.
  • Experiencia   CEO (Pozo Al Mar, W Import&ExportLtda. Fundación I.C.B.), Analista de Datos y Control de Gestión (CONICYT, CLEA), académico e investigador (UV, UC, Univalle).

Fuente:paginasiete.bo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here