Instalan alarmas con control remoto en barrios de El Alto

0
365

Wara  Arteaga  / El Alto

Como medida de seguridad para proteger a la zona  de delincuentes, cuatro juntas vecinales de El Alto optaron por pedir alarmas. La Secretaría Municipal de Seguridad Ciudadana de El Alto entregó ayer  43 alarmas al comando regional de la Policía.

Las urbanizaciones Cupilupaca,  Anexo Bolívar D, Bolívar Municipal Norte y Topáter exigieron que parte de su Plan Operativo Anual (POA), se destine a la seguridad en esas zonas. La Policía coordinará  ahora con los vecinos para conocer el manejo de estos equipos  y los lugares de instalación de los mismos.

 Estas alarmas  funcionan de dos formas:  con un control remoto (con un alcance de 250 a 500 metros) o por un teléfono celular. Mediante estos emisores, el sistema puede mandar tres tipos de alertas:  pánico general, emergencias médicas y fuego o incendio. 

Cuando se activa el control, el equipo  transmitirá la alerta  mediante mensajes de texto a determinados usuarios. “Es la primera parte  y es la más importante  porque los vecinos tienen que agarrar y colaborar entre ellos  antes de que llegue la Policía. Deben hacer vista  de lo que  sucede  para  retransmitir a las autoridades cuando lleguen al punto de emergencia”, explicó el representante de la empresa SIAR   T, Mario Montaño. 

 Destacó que este sistema puede emitir una alarma de voz por medio de un mensaje de celular.

Los representantes de zona estaban ansiosos por la entrega de las alarmas. Explicaron que el pedido de equipamiento fue realizado el 2016 e hicieron evidente su preocupación por la tardanza. “Mis vecinos ya no me creen, ya se pusieron cadenas y  ya no quieren. La verdad es que las autoridades tardaron  mucho, pero me llamaron el viernes. Por eso estoy presente”, indicó el presidente de Cupilupaca, Teófilo Maqui.

El secretario municipal de Seguridad Ciudadana, Dorián Ulloa, dijo que “antes, los  85 módulos policiales en El Alto estaban funcionando en baños públicos o sedes sociales, sin prestar el servicio como corresponde”. “Necesitábamos contar con un criterio técnico. Desde  2016,  se trabajó en mejorar   y a la fecha  la Policía tiene las condiciones, es por eso que nosotros queremos trabajar de manera responsable”, explicó.

Maqui pidió 17 alarmas vecinales y considera que este equipamiento llegará sólo al 50 %  de cobertura. Ya realizó otro pedido para la siguiente gestión. 

Otro vecino, Enrique Alegría, de Bolívar Municipal Norte, explicó que este pedido es muy necesario, porque al menos una vez por semana se registra un robo en la urbanización. La zona a la que representa invirtió cerca de 85.000 bolivianos   para recibir 10 alarmas vecinales.  

Los  silbatos,  las cadenas o  los perros eran los mecanismos de protección, ahora, con las nuevas alarmas,   los vecinos tienen la esperanza de que su zona sea un lugar más seguro.

 

 

Fuente:paginasiete.bo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here