Crean un dispositivo para transformar el WiFi en electricidad

0
160

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Estados Unidos, diseñaron el primer dispositivo flexible capaz de convertir la energía de las señales wifi en electricidad. El avance, que se publicó ayer en la revista Nature, supone la creación de un aparato conocido como “rectena”, y es muy prometedor porque permitiría crear una nueva forma de alimentar todo tipo de dispositivos electrónicos, como móviles, portátiles y otros aparatos electrónicos, sin pilas ni baterías.

Las rectenas o antenas rectificadoras son dispositivos capaces de convertir las microondas en corriente continua. Ya existen rectenas rígidas, pero, en esta ocasión, los investigadores diseñaron una que es flexible y que puede cubrir grandes áreas de forma más barata. “Hemos dado con una nueva forma de alimentar los sistemas electrónicos del futuro”, dijo Tomás Palacios, profesor español de ingeniería eléctrica e informática del MIT y coautor de la investigación.

Los investigadores construyeron la rectena a partir de una lámina de un material, el disulfuro de molibdeno (MoS2), que, con un grosor de solo tres átomos, es uno de los semiconductores más finos del mundo.

Telefónos flexibles

El funcionamiento del dispositivo es sencillo, al menos en teoría: las señales WiFi viajan por el semiconductor y este las transforma en corriente continua. Dado que el conjunto es flexible, resulta idóneo, según los investigadores, para formar parte de “wearables” (vestibles), como relojes inteligentes, así como sensores y teléfonos flexibles.

Otra posible aplicación es formar parte de dispositivos médicos implantables o que se pudieran tragar y que, al mismo tiempo, fueran capaces de enviar datos sobre la salud del paciente. “No quieres alimentar estos sistemas con pilas, porque si hay una fuga de litio, el paciente podría morir”, explicó Jesús Grajal, investigador en la Universidad Politécnica de Madrid y coautor del estudio. “Es mucho mejor obtener la energía del medio para alimentar estos pequeños laboratorios dentro del cuerpo, y enviar los datos a ordenadores externos”.

Por el momento, los investigadores lograron encender bombillas LED y chips de silicio con señales Wi-Fi típicas. Han alcanzado una eficiencia de conversión de energía del 30 a 40 por ciento, mientras que las otras rectenas ya existentes alcanzan el 50 al 60. Por tanto, y según adelantaron, ya están trabajando en diseñar sistemas más complejos y más eficientes.

La investigación fue posible gracias al trabajo de más de una decena de investigadores del MIT, de la Universidad Politécnica de Madrid, de la Universidad Carlos III, también en Madrid, del Army Research Laboratory (EEUU), de la Universidad de Boston y de la Universidad del Sur de California

Fuente:laprensa.com.bo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here