El último gigante de Galápagos

0
163

AFP  / Quito

Llevaba un siglo oficialmente extinta cuando de la nada asomó su caparazón entre el paisaje volcánico. Animados por el hallazgo, los científicos quieren ir en busca de más ejemplares de la última especie de tortugas gigantes encontrada en las islas Galápagos.  

La hembra de Chelonoidis phantasticus hallada por una expedición el pasado domingo en la isla Fernandina, de donde es endémica la especie, “sobrepasa los 100 años, es una tortuga muy vieja”, dijo a la AFP Washington Tapia, director del GTRI, el programa de recuperación de tortugas gigantes de la oenegé estadounidense Galapagos Conservancy.

 El ejemplar fue encontrado en la isla Fernandina, de donde es endémica la especie, por una expedición financiada por Animal Planet. El animal  estaba entre la vegetación que crece en medio de flujos de lava petrificados del volcán La Cumbre, uno de los más activos del mundo. 

Aunque solo un examen de ADN confirmará que se trata de la especie que se creía extinta, la forma del caparazón tipo montura es diferente al de otras especies y se asemeja a la descripción de la Chelonoidis phantasticus. 

Los científicos confían en que no ocurrirá con esta tortuga lo mismo que con el solitario George, el animal emblema de las islas. George fue el último ejemplar de Chelonoidis abigondi y murió sin descendencia en 2012 al negarse a aparearse con hembras de especies similares. 

Para Danny Rueda, director de ecosistemas del Parque Nacional Galápagos (PNG), haber encontrado esta tortuga implica un compromiso y la urgencia de ampliar una expedición en Fernandina para lograr, ojalá, encontrar otro individuo, de preferencia macho, para iniciar un programa de reproducción y crianza. 

La última vez que se reportó un ejemplar de Chelonoidis phantasticus en Galápagos fue en 1906. Ese animal hoy es pieza de museo y le pertenece a la Academia de Ciencias de California. 

Desde que ese individuo fue colectado por la academia ninguna otra tortuga de la especie volvió a aparecer frente a expedicionarios, pero existe un informe de 1964 en el que un investigador afirma haber visto heces de tortuga en apariencia muy viejas en Fernandina, según Tapia. 

Desde ese reporte pasaron 42 años hasta que trabajadores del PNG alertaron que habían hallado un cactus aparentemente mordido por una tortuga, recordó el director del GTRI.  Es pequeña (59,3 cm) comparada con otras hembras de especies de tipo montura.

 

Fuente:paginasiete.bo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here