Padre de juku muerto en Huanuni: "Mi hijo no es delincuente, fue ahí por necesidad"

0
66

ANF

Mario Acerico, papá de unos de los jóvenes que murió por impacto de bala en Huanuni, denunció que su hijo fue arremetido con disparos de arma de fuego por los militares, que no le dieron la oportunidad de entregarse.

Una bala ingresó a la altura de la clavícula de Miguel Ángel Acerico (21), recorrió su cuerpo de forma oblicua destrozando los órganos internos y salió a la altura de la cintura.

“Es mentira lo que dicen los personeros del gobierno, el ministro de Minería, de que ellos son delincuentes, la pobreza lleva a la necesidad, mi hijo fue por necesidad a Huanuni, mi hijo no es un delincuente”, dijo entre lágrimas Mario Acerico, que vela a su hijo en su humilde hogar de Llallagua, Norte de Potosí.

Indicó que ante el agotamiento de los yacimientos mineros en Llallagua, muchos jóvenes cooperativistas optan por buscar su subsistencia en otros lugares.

“Ya no hay cómo sobrevivir en Llallagua, ellos tienen que ver cómo llevar el pan a sus casas, mi hijo trabajaba aquí en Llallagua, pero como el cerro ya no rinde se ha ido sin previo aviso a la localidad de Huanuni”, contó. Miguel Ángel esperaba familia. Su ahora viuda tiene programado dar a luz en abril.

Según la versión a la que accedió el padre, los cuatro jukus (o ladrones de mineral) fallecidos fueron sorprendidos por un vehículo militar que abrió fuego cuando ellos se encontraban en la carretera. Dijo que ninguno de los jukus estaba armado.

“Han sido arremetidos totalmente, les han metido bala, es mentira lo que dicen que los jóvenes tenían dinamitas, eso es una vil mentira, les han apuntado desde sus autos los militares y les han metido bala con armamento de guerra, ni siquiera quisieron detenerlos”, dijo acongojado.

Miguel Ángel llegó muerto a Llallagua y “hemos encontrado el casquillo que se había quedado en su ropa, es casquillo de armamento de guerra”.

“No estaban en interior mina, no estaba con carga de mineral, estaba en la carretera, porqué le han disparado”, expresó don Mario. El cuerpo de Miguel Ángel fue velado en Llalagua y este jueves será sepultado.

Don Mario pide justicia por su hijo. Adelantó que acudirá a las instituciones de su región para que la muerte de Miguel Ángel no quede impune.  “Por lo menos debían agarrarlo y detenerlo para llevarlo a la cárcel, pero no, directamente le han metido bala”, lamentó.

El ministro de Minería, César Navarro, informó la víspera que los cuatro jukus murieron por disparos de armas de fuego del Ejército que se encuentra acantonado en el lugar.

Agregó que el argumento de que existe el juqueo por falta de trabajo y pobreza es justificar el robo de mineral. Ya en dos ocasiones, jóvenes de Huanuni llegaron hasta la sede de Gobierno para exigir al Ejecutivo fuentes de empleo.

Fuente:paginasiete.bo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here