Vecinos de Cerro Verde, en alerta por aumento de jaurías de perros

0
25

Molestos y atemorizados. Así viven la mayor parte del tiempo los vecinos de Cerro Verde, cerca de La Cancha, cuando salen a la calle por la presencia de jaurías de perros en los espacios públicos en la avenida Los Andes casi Utama.

En esta zona está la casa de Fernanda (5), quien perdió la vida el pasado 3 de abril tras ser atacada presuntamente por un perro rottweiler.

“Siempre vengo a verla a mi mamá y veo en la calle a muchos perros que no dejan pasar a las personas, cuatro son de esta casa con un molle (señala la vivienda de un vecino)”, dijo una vecina.

Contó: “A mi hermano le mordieron y tardó más de un mes en recuperarse. Como la mascota es del vecino, no quiso hacer la denuncia para no hacer problemas”.

Luego, reprochó que, tras el infortunado hecho de la niña Fernanda, Zoonosis aún no haya inspeccionado Cerro Verde, donde los perros paran en la calle. Además, lamentó que los vecinos no cuiden a sus perros como verdaderas mascotas. La mayoría los deja en la calle todo el día.

“Yo tengo mis dos perritos y no los dejo salir de la casa para no tener problemas. Se quedan ahí y los cuido como a un familiar porque así debe ser”, reflexionó esta vecina.

En las calles de Cerro Verde se ve a los perros pasear por las distintas vías, deshaciendo la basura, persiguiendo a los motociclistas o impidiendo a los transeúntes caminar con tranquilidad.

Según este vecino, el hambre obliga a los perros a buscar sobras en la basura. En tanto, otros perros se animan a sustraer huesos de las carnicerías.

“A veces me descuido un rato y hasta eso me roban pedazos de mi carne y me dan ganas de darles con mi cuchillo”, contó una comerciante de la calle Huanchaca.

Según el director del Centro de Zoonosis de la Alcaldía, Javier Rodríguez, la zona de Cerro Verde es uno de los tantos lugares que existen en la ciudad con perros callejeros.

“Toda la serranía de Cerro Verde está llena de perros. De ahí bajan hacia la laguna y también a la avenida 6 de Agosto”, dijo.

Siguió: “En esta zona, como en toda Cochabamba, la gente está mal acostumbrada, abre la puerta al perro para que salga a hacer sus necesidades y ahí lo dejan. Varias veces vimos a los perros que rascan la puerta de sus casas o esperan que sus dueños les abran, ahí es donde se acostumbran a quedarse en la calle”.

La perrera municipal hace controles en los barrios los lunes y martes. El resto de la semana espera que los propietarios recojan a su mascota y cancelen la multa por descuidarse de sus animales.

El jefe de Zoonosis lamentó que algunas personas en Cerro Verde sólo acojan a sus mascotas cuando ven llegar a la perrera para capturarlos y luego los vuelven a soltar.

En Cochabamba existen cerca de 200 mil perros. 27 mil viven en la calle, aunque el 50 por ciento tiene dueños que los dejan fuera de casa.

El responsable de Zoonosis recomienda asumir la tenencia responsable de una mascota, y no criar más especialmente si no se tienen los recursos para ello.

La sobrepoblación de mascotas también se puede controlar con campañas de esterilización, pero éstas tienen un alcance limitado.

El responsable de Zoonosis anunció que trabajan en acciones para registrar masivamente a las mascotas, ya sea con la chapa que tiene un costo accesible o con un chip.

27 mil perros callejeros. Según el reporte de Zoonosis, 27 mil los perros viven en las calles de Cochabamba. El 50 por ciento por descuido de los propietarios.

ALQUILERES OSCILAN ENTRE BS 100 Y 300

Según algunos vecinos de Cerro Verde, uno de los factores para que varias personas, incluyendo los presuntos malhechores, vayan a vivir en la zona de Cerro Verde es el bajo costo que hay en los alquileres, los cuales oscilan de 100 a 300 bolivianos por mes, precio con el cual sólo pueden acceder a alquilar un dormitorio para que descansen durante la noche, porque “por el día se dedican a delinquir”.

“Les dan un cuarto o un depósito por 100 o 200 pesos al mes y para ellos es suficiente. Ellos roban en el día y en la noche van a descansar. A algunos vecinos sólo les interesa cobrar el alquiler, no les interesa qué tipo de personas están alquilando su casa”, dijo Edgar Lobo, vecino.

LOCALES FUNCIONAN A PLENA LUZ DEL DÍA Y TIENEN ENTRE SUS CLIENTES A ANTISOCIALES

REDACCIÓN CENTRAL

Otra preocupación que tienen los vecinos en Cerro Verde es la inseguridad. Según algunos vecinos, es muy frecuente escuchar sobre robos en vía pública, personas apuñaladas, intentos de secuestros y hasta acoso a las niñas que van a la tienda o escuela.

Los locales como Mil Moscas, La Frontera, Cynthia y Claudia, según los vecinos, atienden desde muy temprano a personas que se dedican a delinquir.

En una visita por estos locales, se verificó que muchos funcionan desde las 10:30 o antes. A esa hora ya tienen 20 personas en estado de ebriedad en cada uno de ellos.

Estos locales ayudan a que haya un consumo excesivo de bebidas alcohólicas en la zona, que luego da lugar a peleas callejeras, robos e intentos de atracos con armas blancas.

Ante este temor, algunos padres de familia optan por salir a esperar a sus hijos a la avenida Los Andes cuando llegan del colegio y de la universidad.

Hace dos meses, los vecinos comenzaron a organizarse a raíz de un intento de secuestro de una mujer de 19 años, en la puerta de su casa.

Cuando ocurre algún incidente, los vecinos hacen sonar un petardo y todos salen de sus casas para tomar sus precauciones; después, por un grupo de WhatsApp, se alertan de lo que pasa en el barrio. También cuelgan muñecos en algunos postes como señal de que “los ladrones que sean capturados serán linchados”.

Fuente:lostiempos.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here