Dan último adiós a voluntario con una procesión

0
67

El bombero voluntario que murió el sábado en la comunidad Villa Nueva cerca de la zona de Palestina, en el municipio de Concepción, luego de participar en la sofocación de un incendio, Pablo Miguel Suárez, fue despedido con una misa y una procesión.

En tanto, la autopsia descartó que el voluntario haya perdido la vida por la inhalación de monóxido de carbono y un golpe como se informó inicialmente. El reporte final da cuenta que Suárez del grupo Ajayu, que había llegado el martes a Concepción, murió por un infarto agudo al miocardio que fue provocado por varios factores.

Entre ellos el esfuerzo físico que realizó y las altas temperaturas a las que estaban expuestos.

“El señor Pablo Miguel Suarez Núñez  presenta sobrepeso que junto al esfuerzo físico realizado con las condiciones de adversidad de estar expuesto a las altas temperaturas, mala oxigenación de un medio ambiente circundante con carencia de oxígeno, derivaron  en un sobre esfuerzo del corazón lo que desencadenó en un infarto”,  indica el informe del IDIF.

El examen indica que el cuerpo presenta lesiones superficiales en el rostro debido a la caída que tuvo al momento del infarto. Asimismo, aclara que no existen otras lesiones en huesos del cráneo.

Pese a la dramática pérdida, el grupo de voluntario Ajayu decidió permanecer en Concepción, a 500 kilómetros de Santa Cruz, para continuar con la sofocación de los incendios que arrasan con la naturaleza en comunidades como Campamento y Palestina. La decisión se tomó en memoria de Pablo Miguel Suárez Núñez (34), informó a la prensa la representante, Kelly Tejada.

Fuente:laprensa.com.bo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here