Tres bomberos voluntarios mueren por ahogamiento en Concepción

0
95

Tres bomberos del Grupo de Respuesta Inmediata (GRI) fallecieron ayer en la tarde ahogados en un atajado en la comunidad de Santa Elena, a 40 kilómetros del municipio de Concepción, donde acudieron a combatir los incendios forestales de la región de la Chiquitanía, confirmó el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas.

Los fallecidos fueron identificados como Dilan Alberto Vega, de 21 años, nacido en la ciudad de Santa Cruz; José Elmar Roca Nuñez, de 23 años, nacido en San Ignacio de Velasco, y Renzo Enrique Flores, de 37, nacido en Charagua. Los tres residían en la ciudad de Santa Cruz.

Según los datos, los tres bomberos estaban en su día de descanso y aprovecharon el mismo para visitar una propiedad en laguna Campeche, donde compartieron un asado a invitación del dueño de la finca.

Tras el almuerzo, uno de los jóvenes entró a un atajado y no pudo salir, por lo que los otros dos bomberos acudieron en su ayuda. Los tres se ahogaron en el intento.

El levantamiento de los cadáveres se realizó a las 16:15 y los cuerpos llegaron al hospital municipal César Banzer de Concepción cerca a las 18:30.

El dirigente cívico de Concepción José Serrate informó que los tres bomberos llegaron para combatir el fuego como voluntarios.

Los tres fallecidos trabajaban combatiendo el fuego desde el 8 de septiembre y el viernes habían terminado su turno. Su grupo debía regresar a Santa Cruz este fin de semana.

El médico del hospital de Concepción, Juan Eloy Monje, explicó que recibieron la alerta de los fallecimientos cerca a las 14:00. “Ellos no estaban trabajando; estaban en su día de descanso alistándose para retornar a Santa Cruz. Parece que el dueño de la haciendo les invitó un churrasco de agradecimiento por su trabajo y luego vieron el atajado y se metieron”, dijo Eloy Monje, según el reporte del periodista Hugo Bailaba.

Los cuerpos de los bomberos serán velados en la plaza de Concepción, y luego serán trasladados a la ciudad de Santa Cruz para su autopsia de ley.

El Gobernador de Santa Cruz declaró duelo de tres días sin suspensión de actividades y la iza a media hasta de los símbolos nacionales y departamentales.

Se trata del cuarto bombero que fallece en la Chiquitanía en ocho días. El pasado sábado, el bombero Pablo Miguel Suárez, del grupo de voluntarios Ajayu, de La Paz, falleció a causa de un infarto en la comunidad Villa Nueva, Concepción, cuando retornaba de realizar trabajos de mitigación del fuego.

A nivel nacional se registraron cinco decesos de bomberos el mes de septiembre. A los cuatro voluntarios mencionados, se suma la muerte del bombero Efraín Mamani, que perdió la vida tras caer a un barranco cuando combatía un incendio en Coroico, en los Yungas de La Paz.

 

5 victimas fatales

dejaron los incendios en Bolivia sólo en el mes de septiembre. Todos los fallecimientos fueron de bomberos.

Fuente:laprensa.com.bo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here