LAS ADICCIONES TIENEN CURA CON EL LÁSER FRÍO

0
52

Las adicciones son un sello de estos tiempos: a la nicotina, al alcohol, a diferentes tipos de drogas… A ello se suman las tendencias al estrés excesivo, a las ansiedades y depresiones. Con toda esta demanda, el mercado de “ofertas milagrosas” para lidiar o superar estas adiciones ha crecido en el mundo. Desde pastillas, parches, terapias e incluso, en casos extremos, internaciones se ofertan como respuesta. Algunos son más efectivos que otros, y en todas ellas la voluntad –tan esquiva– juega un papel muy importante.

Entre las terapias más efectivas que se reconocen actualmente está el láser frío. Se trata de un láser de baja intensidad, no invasivo y sin efectos secundarios que es aplicado en puntos específicos del cuerpo. El láser bioestimula el sistema nervioso central y causa una liberación de endorfinas entre otros neurotransmisores, lo que genera una sensación de bienestar, relajación y disminuye la ansiedad. El láser ayuda a aliviar los síntomas de la abstinencia a las drogas, el alcohol y el tabaco, así como permite superar la depresión, la ansiedad y el insomnio.

En Bolivia, la única especialista en este tratamiento es Vannia Ávalos, de Paradise Centro de Vida Saludable. Ávalos,  formada en Buenos Aires, Argentina,  desde hace una década viene rescatando de las adicciones a cientos de personas. La especialista, que atiende en Santa Cruz y La Paz, dice que la cantidad de adictos a diversas sustancias y drogas es cada vez más visible, pero que  es posible superar estas esclavitudes con el láser.

Testimonios

“Todo empezaba con una copa de vino, con conocidos o sólo en mi habitación. Era el inicio de un largo camino de sufrimiento que terminaba conmigo encerrado en mi dormitorio consumiendo cocaína sin control”, dice Boris (40) de la ciudad de La Paz.  “Esto se hacía cada vez más frecuente: empezó una vez al año, subió luego a dos, para terminar en una vez a la semana. Ocasionó que me alejé de mis padres, pierda a seres queridos, agote mis recursos económicos y me genere un sinfín de problemas, pero, sobre todo, que  pierda mi alma y razón de vivir. Así que desde hace cuatro años tomé la decisión de salir de este martirio. Intenté varios métodos: terapias de grupo, meditación, pastillas, remedios caseros; hasta el año 2018, en que conocí a Vannia Ávalos y su método de láser frío. El láser me quitó el deseo y la angustia incontrolable por consumir alcohol que luego conducía al consumo de cocaína”.

“Fui fumadora por más de 40 años –dice Sandra (51)–. Intenté dejar de fumar con diversos métodos: parches y chicles de nicotina, medicamentos, cigarrillos electrónicos, etc. La verdad es que ninguno de ellos me dio un resultado mayor a dos semanas. Encontré información sobre el tratamiento de láser frío que imparte Vannia Ávalos del centro Paradise y le propuse a mi esposo Miguel, quien también era gran fumador, que intentáramos juntos el tratamiento. Hoy, después de más de dos años de haber dejado fumar, mi esposo y yo podemos estar agradecidos con este tratamiento, no sólo porque ganamos muchísimo en salud, sino también porque hemos hecho feliz a nuestro entorno, especialmente nuestras queridas hijas». 

Aniversario

Los 10 años de Paradise Centro de Vida Saludable son festejados por Vannia Ávalos con el compromiso y dedicación que todos sus pacientes dicen recibir de ella, incluso años después de superadas sus adicciones. A ello se añade, en este mes aniversario, un serie de descuentos y promociones en tratamientos. Mayor información en el teléfono 760-46555.
 

 

Fuente:paginasiete.bo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here