Las petroleras Andina y Chaco repuntan utilidades en un año

0
66

Página Siete / La Paz

Las empresas petroleras Andina y  Chaco  reportaron a  septiembre de 2019 utilidades de 104 millones de bolivianos y de 72,2 millones de bolivianos respectivamente, según datos publicados por las empresas en la Bolsa Boliviana de Valores (BBV).

   En el primer caso, las ganancias representan un repunte porque, en 2018, la compañía había reportado perdidas  de 248 millones de bolivianos. En el caso de Chaco las utilidades obtenidas representan una mejora respecto a los 12 millones de bolivianos obtenidos por la empresa en similar período de 2018.

El analista del sector Hugo del Granado señaló que en los resultados de Chaco influyen un crecimiento de los ingresos operativos, aunque sus gastos administrativos se elevaron.

 En la petrolera Andina los ingresos operativos  se redujeron por la mitad al igual que sus gastos financieros y los gastos administrativos, añadió.

“Otro factor de importancia que incide en los resultados son los ajustes efectuados de gestiones anteriores y cuyo detalle no se conoce”, puntualizó.

Para el analista no se puede aceptar que una empresa petrolera genere pérdidas, ya que el año 2018 debían introducirse los ajustes requeridos después de obtener resultados negativos el año anterior.

En su criterio se tendría que racionalizar el personal, reducir los gastos y bajar los costos financieros. 

“Ambas subsidiarias realizan el mismo trabajo, lo que es un absurdo dentro de una misma empresa, se tendría que negociar la participación accionaria de Repsol en Andina y fusionarlas junto con la repartición de Oficina Matriz, que también hace exploración. De esta manera se reducirían todos los costos operacionales y no operacionales”, opinó del Granado.

También es necesario eliminar la injerencia política en la toma de decisiones que ha supeditado lo técnico a lo mediático.

El analista del sector Bernardo Prado señaló que las ganancias obtenidas por las dos subsidiarias de YPFB son muy bajas como para ser de una empresa petrolera. “Son utilidades irrisorias,  esos nos demuestra que se ha estado manejando estas empresas de forma poco profesional, son cifras que no corresponden al mundo petrolero”, dijo.

Es necesario en su criterio que  se designen nuevas cabezas para que impriman un nuevo dinamismo a las dos empresas.

“Es necesario dar a los inversionistas  reglas claras para que inviertan en el país y se reactive la exploración petrolera, mientras no se haga eso,  no se podrá incrementar reservas. Chaco y Andina son subsidiarias de la empresa petrolera más grande de Bolivia (YPFB) y deberían tener mayor protagonismo”, apuntó.

El exministro de Hidrocarburos Álvaro Ríos opinó que YPFB en general ha sido  manejada  con criterio  político y  no ha desarrollado proyectos comerciales estables. Es  una empresa que debe importar combustibles, tiene supernumerarios y que, con la caída de precios  y volúmenes de gas, sus ingresos han mermado.

En ese sentido, es necesario frenar proyectos que no sean rentables o buscar asociaciones público-privadas.

“De esa manera, YPFB debe concentrarse en garantizar los contratos con Brasil y Argentina, el mercado interno y manejarse con visión empresarial, alejada del manejo político”, sugirió.

   Andina tiene participación mayoritaria en los campos San Alberto y San Antonio mientras que  Chaco opera los campos El Dorado, Vuelta Grande, Caigua y  Los Cusis, entre otros.

 

 

Fuente:paginasiete.bo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí