Eva Copa: El sin-Evo nos llevó a repensar el ‘instrumento’

Según la agencia de noticias Fides, para nombrar al nuevo presidente del Senado, el MAS conformó la terna Pedro Montes, Omar Aguilar y Eva Copa; la elegida fue ella. ¿Por qué cree que pasó esto? “Yo creo que mis compañeras, porque la mayoría somos mujeres, han depositado su confianza en mí y también por el trabajo que hemos realizado estos cuatro años. Evidentemente, nosotras no hemos estado en la palestra política, porque había voceros, pero siempre hemos tratado de estar con nuestra gente, junto con las bases, las cuales nos han mandado y veían que era importante poder mandar a la presidencia una mujer joven y del pueblo. Creo que eso ha hecho que me elijan”. No poco se ha removido en el MAS tras la salida de Evo Morales a México.

—Tiene que moverse entre las líneas dura y conciliadora del MAS.

—Sí, la verdad que se me ha sido bien difícil, pero creo que con el apoyo de mis compañeras, y debatiendo las ideas que teníamos, hemos llegado a un consenso. No podemos obligar a todos a pensar igual que uno, pero creo que es importante también pensar en el bien mayor antes que en uno mismo.

—El bien mayor eran, son, las elecciones, pero elecciones sin Evo, ¿o cuán fuerte es la idea en el MAS del retorno de Evo? 

—El presidente Evo siempre ha sido para nosotros un líder nato, que con toda la trayectoria sindical que tuvo era de reconocimiento en cuanto a las reivindicaciones que él ha posesionado en su gestión. Muchas organizaciones sociales han pedido que él se ratifique y que nuevamente podamos ir a elecciones con él, [pero] la situación cambió, la coyuntura cambió; el presidente Evo al salir del país dijo enfáticamente que él declina esto y que no se presentará porque no quiere ver más muertos entre sus hermanos. Creo que esto ha hecho que muchos dentro del proceso de cambio y del MAS, que tiene organizaciones sociales, profesionales de clase media o invitados, tengan que repensar en la reestructuración [del partido].

—Pero, ¿no volvió la tensión cuando Evo dijo que esperaba que la Asamblea le rechace su renuncia?

—Para nosotros, al asumir la presidencia de la Cámara de Senadores y de la Asamblea Legislativa —una doble carga que me di cuenta recién cuando me posesionaron—, lo prioritario era ir a una elección y pacificar el país, esa era nuestra prioridad y la sigue siendo; puede ser que tengamos disyuntivas como bancada mayoritaria, pero el objetivo es ese, ir a una elección.

—O sea, ¿no se consideró rechazar la renuncia?

—En ese momento no, porque estábamos viviendo un momento tan difícil, donde había persecución política por uno y otro lado, quemando casas, reteniendo a tus familiares, presionando para que renuncies; nadie tenía cabeza para pensar en eso; estábamos pensando en qué va pasar con mi familia, a dónde los voy ir a dejar a mis hijos. Y hubiera sido fácil decir ‘yo renuncio y me voy’, pero también era dejar un vacío de poder y dejar una incertidumbre.

—¿Cómo está el MAS ahora, en la bancada y el partido? ¿Se puede diferenciar todavía?

—Claro que sí. Una cosa es estar dentro de la Asamblea Legislativa, donde el MAS busca dar estabilidad y paz a nuestro país, enmarcándonos en la Constitución y así encaminar las elecciones. También existen nuestras organizaciones sociales, que están fuera de la Asamblea Legislativa, nuestros simpatizantes y militantes, que no aceptaron la renuncia del Presidente y siempre lo van a ver como un emblema de este proceso de cambio, nosotros de igual manera; pero también ellos sufrieron una sicosis como nosotros, porque persiguieron a nuestros ejecutivos. Las movilizaciones tan violentas que se presentaron en su momento, eso ha hecho que tomemos una postura en pro a que no haya más este tipo de violencia, que entremos a un clima de paz y que dentro de nuestras bases y en nuestras regiones podamos reorganizarnos, llamar a congresos, asambleas, ver nuevos cuadros desde ahí.

—Se decía que la reorganización partirá desde las direcciones departamentales.  

—Personalmente pienso que serán el Pacto de Unidad, la Conalcam y el Instrumento que convocarán a congresos en los departamentos y ahí, entre profesionales, organizaciones sociales, el Instrumento y simpatizantes, tomarán las decisiones de buscar a los mejores cuadros.

—“El MAS nos divide y Evo nos une”, bromeaba un dirigente hace un tiempo; y ahora ¿sin Evo?

—Llamar a la unidad es importante. Pero hay que ser realistas: el MAS como MAS tiene su voto, pero Evo como Evo tiene un voto duro, entonces, es importante lo que él diga en cuanto al tema de las decisiones, pero ya serán, insisto, las [reuniones] regionales, nacionales, sus congresos, los que definan; ellos verán lo conveniente.

—Parece que Evo no habló con usted desde la crisis.

—Yo no hablo con él desde dos semanas antes que haya la elección y, al igual que todos, yo vi su renuncia por la televisión; pero, para mí él siempre va ser un buen líder, como lo he conocido; puede ser que otros piensen diferente, pero él nos ha dado la oportunidad de poder estar donde estamos, ha tenido la voluntad política de que las mujeres entremos en estos roles, en estos espacios de poder y creo que hay que rescatar siempre lo bueno de una persona.

—Viendo la agenda electoral, el Gobierno transitorio durará al menos seis meses; su idea, con razón o sin razón, parece ser desmontar todo lo hecho por el MAS.

—Como MAS estamos desconcertados por la actitud que se toma; no podemos tomar radicalidades en la situación tan difícil por la que pasa el país. Un Gobierno de transición no tiene la tarea de cambiar embajadores, de cortar de raíz entidades estratégicas; no puede hacer un dibujo libre. El Gobierno de transición y nosotros tenemos la tarea de encaminar una elección libre y transparente y dar esa garantía a la población, que va ser quien elija a sus mandatarios; y el gobierno que venga, elegido por el voto del pueblo boliviano, será quien tome las decisiones, no nosotros.

—¿Un gobierno con un poder que no le corresponde?

—Efectivamente, pero es el pueblo quien lo va juzgar; será el pueblo el que nos diga cómo pasaremos a la historia.

—¿Cómo se va a elegir a los candidatos presidenciales del MAS?

—Dentro de sus congresos, de sus ampliados. Hay muchos nombres que se barajan en las redes sociales, pero ellos [los congresos] son los que tienen la última palabra; nosotros siempre nos hemos manejado orgánicamente, y ahí será donde vayan a elegir a los mejores cuadros.

—¿Cómo dialogarán los sectores, mineros, cooperativistas, cocaleros, profesionales?

—Sí, siempre hubo una lucha de candidatos por la diversidad que tiene el MAS, pero no es imposible, se puede llegar a consensos; mucho dependerá de cómo lo manejen nuestros representantes nacionales, departamentales y regionales, junto con los representantes de las organizaciones sociales.

—Pero, Evo Morales era el que muchas veces al final decidía, mediaba. Ahora ya no está él, o lo hará desde el exilio.

—Eso lo va a decidir la nacional; ellos serán los que decidan cuál es la participación [de Evo].

—¿Cómo debería ser la autocrítica de todo lo que ha pasado?

—El MAS se hecho una autocrítica sobre las decisiones que deberían haberse tomado para que esto no hubiera llegado a estos extremos. Una autocrítica de decir: ¿Qué pasó?, ¿con quiénes estábamos andando?; pero también que no por culpa de unos paguen todos. A mí me molesta mucho que digan: ‘Los del MAS son unos vándalos, unos narcotraficantes’; por ser del MAS, ¿no somos bolivianos, no tenemos derechos?, ¿eres lo peor por ser masista? La gente del MAS es gente trabajadora, es gente honesta también. Creo que lo que ha pasado nos ha dado la lección de que tenemos que ser más analíticos con lo que pasa en nuestro país y tomar decisiones oportunas.

—¿Está habiendo un cambio generacional en el MAS, acaso incluso al margen de Evo?

—Creo que sí; esto nos ha ayudado a abrir un espacio de un cambio generacional; hay la esperanza de encontrar personas que va a trabajar por nosotros, por la gente humilde, sin descuidar tampoco los requerimientos de la clase media. 

—En verdad, ¿no ha vuelto a hablar con Evo?

—No, yo no he tenido contacto con él; quisiera tenerlo, para saber qué está pasando, pero creo que habrá su momento; yo, al igual que ustedes, veo los tuits y pienso que él que está allá y yo que estoy aquí creo que estamos trabajando con un objetivo común, que es dar paz a nuestro país; él nunca ha querido ver a su gente así como ahora estamos; en todos estos conflictos los que siempre sufrimos somos los pobres y creo que por ellos hay que seguir armándose de fuerzas y seguir adelante.

Eva Copa Murga. La senadora fue presidenta dos años de la Comisión de Fuerzas Armadas y Policía, presidenta de la Liga parlamentaria contra el hambre en América Latina y el Caribe, “representé a Sudamérica en un congreso mundial donde han participado 89 países”.

Datos

Nombre: Mónica Eva Copa Murga

Nació: el 3 de enero de 1987 en El Alto, La Paz.

Profesión: Trabajadora Social (UPEA).

Ocupación: Presidenta del Senado.

Perfil

Viene de la dirigencia universitaria: fue secretaria general de la FUL de la UPEA, activista por la defensa de los derechos de la juventud y de la mujer alteña.


Fuente:la-razon.com