Cuestionan la factibilidad de la Planta de Propileno de Yacuiba

0
118

Lidia Mamani / La Paz

 La Planta de Propileno y Polipropileno que se busca instalar en la localidad de Yacuiba, Tarija, está en el limbo por la falta de gas y de materia prima una vez que esté terminada. Expertos cuestionan la factibilidad del proyecto, que demandará una inversión de 2.000 millones de dólares.

Hace unos días, el Ministerio de Hidrocarburos solicitó informes a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) sobre la planta, para tener datos de la obra y que no se cometa el error de construir factorías que operan por debajo de su capacidad instalada, como es el caso de la Separadora de Líquidos Gran Chaco, en Yacuiba; la de Río Grande, en Santa Cruz, o Bulo Bulo, ubicada en Cochabamba.

El asambleísta departamental de Tarija Mauricio Lea Plaza afirmó que si bien el proyecto -que data de 2015- causó gran expectativa, también causó desazón porque tuvo varios problemas.

“La planta tuvo problemas desde que se la pensó, inicialmente con la elaboración del diseño y luego con la fase de construcción, en la que también le fue mal. No sabemos si esta planta podría funcionar y ser rentable, pero lo que está claro es que es necesario socializar los alcances de este proyecto y compatibilizarlo con la reducción de las reservas de gas y su alimentación (materia prima)”, manifestó.

Lea Plaza precisó que el hecho de que haya habido una “manipulación” de la cantidad real de las reservas de gas del país y que estén por debajo de lo que se pensaba (8,95 TCF y no 10,7 TCF) hace que se deba replantear los proyectos de industrialización.

“La idea es tener un estudio de factibilidad del proyecto; si bien tenemos la expectativa que se emplace en Yacuiba, también estamos preocupados porque no sea un proyecto viable y no genere los resultados que esperamos, porque hay que ser realistas en el contexto actual. Con el anterior Gobierno hubo mucho manoseo político”, enfatizó Lea Plaza.

El analista de hidrocarburos Augusto Vargas afirmó que hay dos aspectos que se deben evaluar para la construcción de la nueva planta. En primer lugar, pensar que las reservas de gas natural están en descenso y, segundo, que la factoría no contará con la materia prima necesaria.

“Con esos dos elementos es imposible que se tome una decisión. Las reservas de gas están en duda, el Gobierno anterior nunca explicó realmente por qué la planta Gran Chaco opera por debajo de su capacidad. Ahora la duda es si conociendo esos datos se puede hacer una planta (la de Yacuiba) de 2.000 millones de dólares”, apuntó el experto.

Vargas señaló el caso del Compejo Petroquímico de Bulo Bulo, cuyas operaciones se sitúan por debajo de su capacidad de procesamiento, además de que fue emplazada en un lugar que no es estratégico para el negocio.

“¿Qué pasa con la obra de la úrea?,  ¿qué resultados nos da ahora? No es aconsejable que al calor político se instalen plantas que no cumplirán el objetivo planteado”, manifestó.

Cifras y plazos del proyecto

La Planta de Propileno y Polipropileno tiene los estudios de ingeniería conceptual y de mercado estratégico y licencias de operación de los procesos productivos, entregado en 2015.

Todos los estudios de ingeniería básica fueron concluidos con una inversión ejecutada de 23 millones de dólares; acabada esa fase, se debía publicar la convocatoria de adjudicación de construcción del proyecto, que desde dicha etapa debe estar listo para la entrega en tres años.

La petrolera del Estado afirmó que el proyecto  de Yacuiba estará dedicado a la producción de polímeros para la obtención de plásticos blandos y duros.

Además, indicó que permitirá añadir valor agregado al gas natural y así fomentar la industria de transformación de plásticos para “consolidar” la industria petroquímica en Bolivia.

Punto de vista
Mario Cavero, Comisión de Hidrocarburos de Tarija

Se debe hacer una auditoría

Se debe hacer una auditoría integral a todos los proyectos que encaró el  gobierno del MAS. Los proyectos estratégicos, principalmente en el sector de hidrocarburos, no han sido tomados con la seriedad y responsabilidad necesaria.

En caso de que los informes apunten a que no es factible la construcción de la planta, pues hay que mirar atrás, porque ya hay una planta de más de 600 millones de dólares, como es la separadora de Gran Chaco y su producción es mínima.

También hay datos que están en duda como es el caso de la compra de terrenos para emplazar el Complejo de Petroquímica, ya que al principio se dijo que se iba a hacer al lado de la Separadora Gran Chaco;  para eso se compró un terreno adicional, pero luego se adjudicó otra propiedad ubicada a 15 kilómetros.

Ese cambio representa un costo extra porque se tiene que aumentar el presupuesto para las obras de líneas de flujo de líquidos hasta ese lugar, asfaltado; entonces, son gastos extras que suben el proyecto inicial y se tiene que investigar todo aquello.

Se tiene que investigar desde la compra de los terrenos donde se iba a emplazar la Planta de Petroquímica, todo eso debe ser investigado y se deberá tomar las decisiones correspondientes.

 

 

Fuente:paginasiete.bo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí