El complejo frutícola, construido en la estación experimental de San Benito en el valle alto, está abandonado desde hace tres semanas debido a que la Gobernación aún no contrató personal técnico. La maleza crece dentro de los tres viveros, dos invernaderos y los sembradíos de durazno y manzana que costaron 11,5 millones de bolivianos.

En la actualidad, sólo una persona se hace cargo del mantenimiento de las cinco hectáreas que tiene el centro. En 2019 trabajaron más de 10. “Es el primer año que demoran en la contratación de técnicos. Desde fin de año que estoy solo y limpiando lo que puedo”, dijo Toribio, el único trabajador en la estación experimental.

En la visita realizada ayer también estaba Gladis Zurita. Señaló que va de manera voluntaria a cosechar durazno y manzana, pero no tiene contrato con la Gobernación.

En un recorrido por el complejo, se ve maleza creciendo alrededor de los plantines de manzana y durazno dentro de los viveros e invernaderos. Se evidencia que las plantas están expuestas a plagas por la falta de atención. Además, el laboratorio está cerrado y la maquinaria, parada desde hace semanas, según el portero.

El centro experimental tiene 150 mil plantines listos para la venta y en el laboratorio hay 100 mil más, informó el secretario de Desarrollo Productivo de la Gobernación, Pedro Padilla.

El funcionario explicó que la contratación del personal para la estación ya está en proceso y se espera que concluya a fin de mes. Agregó que el portero es quien se encarga de hacer la limpieza de la maleza que va creciendo junto a un grupo de personas voluntarias (estudiantes).

“Tenemos personal permanente, el portero, que de a poco está haciendo el desmalezado y el control de San Benito. Además, tenemos pasantes que están a cargo de san Benito. El portero tiene su lactancia y por eso su contratación ha sido continua”, dijo Padilla.

Al respecto, el asambleísta Freddy Gonzales señaló que pedirá un informe a la gobernadora, Esther Soria, y al responsable de la Secretaría de Desarrollo Productivo. Pide que expliquen por qué hay una sola persona en el complejo.

“Es lamentable que teniendo una infraestructura nueva, que ha costado 11,5 millones de bolivianos, esté abandonada. Nos parece que es irresponsable que haya una sola persona trabajando. La Gobernadora ha abandonado este lugar”, dijo Gonzales.

El complejo frutícola fue implementado en San Benito, en 2016. La inversión fue de 11,5 millones de bolivianos, financiados por el Fondo Nacional de Desarrollo Alternativo (Fonadal) con 9 millones y la Gobernación con 2,5 millones.

En septiembre de 2016, el Fonadal y la Gobernación cofinanciaron este proyecto para fomentar la producción de plantines in vitro.

La maleza va creciendo dentro de los tres viveros, dos invernaderos y entre los sembradíos de durazno y manzana.

PLANTINES A 15 BOLIVIANOS

En el complejo frutícola de San Benito, en el valle alto, existen 150 mil plantines de durazno y manzana que están a la venta; cuestan 15 bolivianos.

El complejo produce al menos tres variedades de durazno: Gumucio-Reyes, TGV y Texas. Desde 2009, el Servicio de Departamental Agropecuario (Sedag) apoya a los productores con plantines de durazno y manzana.

San Benito es un municipio con tradición de producción de durazno.

Fuente:lostiempos.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here