La aceptación de las renuncias de Evo Morales y Álvaro García pusieron al descubierto la grieta que existe en la bancada azul.

La sesión fue conducida por la presidenta del Senado, Eva Copa,  yel senador secretario Omar Aguilar, ambos del MAS, quienes facilitaron el tratamiento de las cartas de renuncias y su aceptación por mayoría.

Sin embargo, su colega del MAS, el diputado Franklin Flores, expresó a gritos su reclamo, porque consideraba que no existía los votos necesarios para aceptar las renuncias, y que hubo una “maniobra” de Copa y Aguilar.

Flores, considerado del ala radical del MAS, increpó a Omar Aguilar, cuando éste salía del hemiciclo.

Ambos protagonizaron una trifulca a gritos, delante de los periodistas que cubrieron la sesión.

Flores acusó a Aguilar de no haber contado los votos y manipular la sesión, mientras que el senador, considerado del ala conciliadora del MAS, le dijo “corrupto” al diputado y lo cuestionó por el caso Rodolfo Illanes.

Aguilar le echó en cara a Flores los cuestionamientos sobre la muerte del Rodolfo Illanes, puesto que el diputado fue el que encontró el cuerpo del exviceministro que fue asesinando en Panduro en agosto de 2016.

Luego, Franclin Flores acusó directamente a Copa y Aguilar de cometer una “manipulación tremenda” de la sesión. Recalcó que no hubo los votos suficientes para aceptar las renuncias y que los senadores hicieron como se hubiese logrado el apoyo suficiente.

El diputado anunció que impugnará la sesión para revisar la votación. Dijo que Aguilar y Copa rendirán cuentas ante el pueblo que votó por Evo Morales.

No es la primera vez que se conoce de discrepancias entre las alas radical y conciliadora del MAS. Antes, ambos bandos ya chocaron en otros temas, como la gestión de Eva Copa, quien denunció trabas de parte de funcionarios de Adriana Salvatierra, la pacificación del país y la aceptación de la prórroga de mandato.

Fuente:erbol.com.bo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here