Página Siete / La Paz

 El ministro de Economía, José Luis Parada, aseguró ayer que el aumento de la deuda externa “no se justificaba” después de los 14 años de gobierno de Evo Morales.

“No se justificaba el endeudamiento  porque ellos ejecutaron algunos proyectos y también suben los costos de las carreteras desproporcionalmente, se hace un gasto adicional a este tipo de inversiones”, manifestó Parada.

Al cierre de 2019, la deuda externa se situó en 11.079 millones de dólares, monto que representa el 26% del Producto Interno Bruto (PIB) boliviano y que fue en ascenso desde que el Movimiento Al Socialismo (MAS) administró las arcas del Estado.

El anterior  Gobierno recibió una condonación del 60% de la deuda externa;  sin embargo, esta se incrementó en cinco veces para financiar proyectos de inversión pública no rentables.

Un año antes de la asunción de Morales al poder, en 2005, la deuda pública internacional era de 4.942 millones de dólares, y para 2007 rebajó a 2.208 millones de la divisa extranjera, “producto de la condonación lograda por gobiernos anteriores al de Morales”, reportó ayer el Ministerio de Economía, en un boletín.

Más tarde, la cifra fue incrementándose “de forma exponencial”, al pasar de 2.443 millones en 2008 a los 11.079 millones de dólares en  2019.

“Ellos (el Gobierno anterior) cubrieron el déficit fiscal con deuda externa y deuda interna”, remarcó el ministro Parada.

La autoridad sostuvo que no era necesario llegar a ese nivel de endeudamiento, porque el PIB creció cinco veces y el Gobierno disponía de la liquidez necesaria para ejecutar proyectos.

“Si se hubieran ejecutado de forma racional esos recursos adicionales en proyectos rentables, no se hubiera despilfarrado el dinero”, indicó el ministro.

Parada mencionó, como ejemplo, la millonaria inversión en el edificio de Unasur, en Cochabamba, que ahora está abandonado y no cumple su función.

Además, está la construcción de canchas y coliseos de gran envergadura con capacidad de no menos de 30.000 personas cuando la población en esos distritos alcanzaba los 10.000 habitantes.

Asimismo, afirmó que utilizaron recursos del Banco Central de Bolivia (BCB) para “megaproyectos” de poca rentabilidad, para los que no se exigieron fiscalización y se licitaron llave en mano. “Si hubieran justificado esos proyectos, se podía haber financiado por cualquier organismo internacional”, apuntó.

El responsable de las finanzas públicas acotó que el anterior Gobierno despilfarró los recursos económicos adicionales que se recibieron por el incremento de los precios de las materias primas durante los años de bonanza económica y no se tomaron medidas concretas para reducir el déficit fiscal y comercial.

“Tuvimos que  tomar medidas  para reducir el gasto y de viáticos a funcionarios que no dependen del sector público”, manifestó.

 

Fuente:paginasiete.bo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here