La edición genética logra en ratones prevenir una rara enfermedad hepática

MADRID |

Una nueva versión de la técnica de edición genética CRISPR logró en ratones prevenir una rara enfermedad hepática genética que se sabe es causada por cientos de mutaciones diferentes y mejoró, además, los síntomas clínicos.

Se trata de una prueba de concepto cuyos resultados se publican en la revista Science Advances, en un artículo que lideran investigadores de la Universidad de Pensilvania y el Hospital Nacional Infantil de Washington.

Los hallazgos sugieren que en un futuro esta herramienta podría potencialmente tratar a los pacientes con un raro trastorno del ciclo metabólico causado por una deficiencia en una enzima u otras enfermedades hereditarias desencadenadas por diferentes mutaciones en el gen OTC.

Y es que el “trastorno OTC” puede provenir de más de 300 mutaciones diferentes en el gen del mismo nombre, detalla en una nota de prensa la Universidad de Pensilvania, que recuerda que dado que esas mutaciones se producen en el cromosoma X, se encuentra típicamente en los hombres.

Esta enfermedad es la más común de una familia de afecciones llamadas trastornos del ciclo de la urea, que afectan a 1 de cada 30 000 personas. Este ciclo es un proceso por el cual los desechos se eliminan del cuerpo, y están implicadas una serie de seis enzimas hepáticas que ayudan a eliminar el amoníaco.

Cuando una de estas enzimas falta o es deficiente, el amoníaco se acumula en la sangre y viaja al cerebro, lo que puede causar daño cerebral e incluso la muerte, agrega el comunicado.

Para tratar la enfermedad, los pacientes toman medicamentos para estimular vías alternativas de eliminación de estos elementos o, en casos graves, un trasplante de hígado; sin embargo, la mortalidad sigue siendo elevada, por lo que se necesitan terapias más nuevas y eficaces.

El enfoque de CRISPR ahora presentado se basa en uno anterior que se limitaba a corregir una sola mutación que beneficiaba a los ratones recién nacidos pero no a los adultos. Esta vez, la técnica -que emplea un novedoso virus dual adeno-asociado para transportar sus componentes- insertó un “minigen” en el genoma para lograr una activación sostenida de OTC en las células del hígado.

Con esto no se corrigen las mutaciones, sino que se añade un nuevo conjunto de instrucciones a las células; como resultado, los investigadores observaron un beneficio clínico en ratones recién nacidos que se mantuvo hasta la edad adulta.

“Los tratamientos tempranos efectivos a largo plazo son esenciales”, resume James Wilson, uno de los autores de este trabajo, para quien en este estudio se avanza en el enfoque de CRISPR, no solo para mantener la expresión del gen OTC en las células, sino también para ampliar las capacidades de la herramienta.

Ahora la meta de los investigadores es tratar de aplicar esta técnica en pacientes con desórdenes OTC y otras enfermedades genéticas provocadas por mutaciones diseminadas en todo el gen.

Fuente:lostiempos.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here