La presidente de transición Jeanine Añez informó este domingo que la mazamorra en Tiquipaya dejó 320 personas de 95 familias damnificadas y unas 25 viviendas sufrieron daños severos en su infraestructura, por lo que encomendó al ministro de Gobierno Arturo Murillo conformar una comisión encargada de estudiar una solución de corto, mediano y largo plazo para que no se vuelva a repetir un desastre de esa naturaleza.

Añez visitó la población afectada y dijo que registraron 18 viviendas inundadas y unas 45 personas atrapadas por el lodo, fueron evacuadas con la ayuda de helicópteros, mientras los grupos de ayuda humanitaria lograron ubicar a los damnificados en albergues donde reciben vituallas, colchones, frazadas, comida y medicinas ante un posible brote del dengue.

Explicó que el operativo movilizó a unos 400 efectivos militares, policías, bomberos y más de un centenar de maquinaria pesada trabaja en la limpieza de las calles inundadas por el lodo, piedra y otros desechos que trajo la riada.

Confirmó que la causa del desastre fueron las fuertes lluvias que cayeron en el parque nacional Tunari, haciendo que baje la mazamorra y la tierra acumulada consecuencia del asentamiento de vecinos sobre las torrenteras del río Taquiña.

Indicó que al momento “el peligro es latente” motivo por el que decidieron evacuar a más gente de sus casas, aunque lamentó que algunos se resistan a dejar sus viviendas, exponiéndose a un peligro debido a que hay reportes en sentido que las lluvias continuarán.

Por ahora la prioridad es poner a salvo a muchas vidas y paralelamente la maquinaria pesada comenzó a reencausar el río para prevenir la inundación. La autoridad dijo que es comprensible la desesperación de la gente por “semejante desastre” que provocó la mazamorra.

Anunció acciones inmediatas como la conformación de una comisión a la cabeza de Arturo Murillo, encargada de la reconstrucción de las casas afectadas, la reubicación de las familias y de reactivar el Programa Manejo Integral de Cuencas (PROMIC) que fue suspendido por el gobierno anterior.

La presidenta explicó que mucha gente reclamó en sentido que ese programa era absolutamente necesario para evitar inundaciones y anunció que buscarán los recursos necesarios para estudiar una solución estructural hacia adelante, porque “ha sido una mezquindad del régimen anterior hacer desaparecer el PROMIC”.

Advirtió que tampoco olvidarán de identificar a los responsables que pudieron tomar medidas para evitar este desastre y que más de 23 cuencas hayan sido destruidas y descuidadas durante 14 años de gobierno.

La autoridad agradeció los anuncios de cooperación y espera que sea materializado en el corto plazo y valoró la decisión de la Alcaldía de Tiquipaya de suspender los festejos de carnaval, porque no hubiera sido correcto que mientras en una zona se festeje y en otra la gente esté luchando por la emergencia.

Fuente:erbol.com.bo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here