Las inconsistentes versiones del gobierno interino sobre los respiradores mecánicos que no llegan

Trabajadores de la empresa española con sede en Barcelona, GPAinnova, ensamblan un equipo de automatización y monitoreo de una bolsa de resucitación manual (BVM o AMBU), de su proyecto -recientemente aprobado por las autoridades españolas- "Respira". Estos equipos son similares a los adquiridos por el gobierno interino de Jeanine Añez y que fueron duramente criticados por sus capacidades limitadas.

Si en algo han coinciden los países respecto a la pandemia de SARS-CoV-2, como se conoce a la enfermedad causada por el Coronavirus o Covid-19, es que para luchar contra ella se necesitan dos cosas: pruebas para detectar el Coronavirus tipo 2 de forma temprana y respiradores mecánicos para las personas cuyos pulmones se encuentran debilitados o inflamados por el síndrome respiratorio agudo grave (SARS).

A más de 2 meses desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara a la enfermedad de Covid-19 como “pandemia”, y a 50 días desde que el gobierno interino hiciera el anuncio de compra de respiradores, ninguna de las dos cosas existen en Bolivia en los volúmenes y con las características mínimamente requeridas.

Acá le contamos sobre una de ellas: la compra de respiradores mecánicos, anunciada por la presidenta interina Jeanine Añez, que hasta ahora no llegan.

El anuncio de compra de 500 respiradores mecánicos

El primer anuncio que hemos podido verificar, se registró durante la entrega que hizo la presidenta interina Jeanine Añez de 150 ítems de salud e insumos de bioseguridad, en la ciudad de Potosí el 27 de marzo pasado, evento informado por la Agencia Boliviana de Información (ABI).

En esa oportunidad, según ABI, Añez dijo que “en las siguientes semanas vamos a contar con el primer stock de respiradores, que haremos llegar de acuerdo a las necesidades de cada departamento o cada municipio”.

Luego, el 1º de abril, en su cuenta oficial de Twitter, la presidenta interina publicó un video en el que el embajador de Ciencia, Tecnología e Innovación, Mohamed Mostajo-Radji, hablaba “sobre la compra de los 500 nuevos respiradores que están llegando al país y todos los avances en la lucha contra el Coronavirus”.

Desde el Centro de Coordinación Estratégica del Covid-19, instalado en la Casa Grande del Pueblo –construida durante la gestión el ex presidente Evo Morales– Mostajo-Radji  señaló que el gobierno interino estaba instalando 500 camas de terapia intensiva y 1.080 camas de internación en todo el país. Asimismo, indicó que “hasta el momento lo más difícil ha sido encontrar 500 ventiladores, que no solamente cumplan todos los requisitos de la Organización Mundial de la Salud, pero también funcionen en altura, dada la geografía de nuestro país.

Como se observa, el gobierno interino no sólo anunció la compra de ventiladores mecánicos, sino de unos ventiladores mecánicos con características especiales para su funcionamiento a más de 3.600 metros de altura sobre el nivel del mar -altura a la que se encuentran varias ciudades del país- y que debían llegar una semana después, es decir, aproximadamente en la semana del 6 al 11 de abril.

Los hemos encontrado y los ventiladores estarán llegando la próxima semana y serán distribuidos en todos los departamentos del país”, concluyó diciendo el científico boliviano con estudios en Harvard.

Ya vienen los ventiladores mecánicos o el cuento del pastorcito mentiroso

17 días más tarde de dichas declaraciones, la presidenta interina volvió a anunciar la llegada de los 500 ventiladores. Esto lo hizo durante la inauguración de dos hospitales móviles y un centro de aislamiento para el coronavirus en Oruro.

En una nota titulada Presidenta anuncia que la próxima semana comienzan a llegar respiradores, El Deber informó que la “presidenta del Estado, anunció esta tarde en Oruro que la próxima semana llegará el primer lote de respiradores comprados para cubrir el déficit ante la emergencia del coronavirus en Bolivia.” En dicha nota, El Deber señaló que “Bolivia anunció hace semanas la compra de 500 respiradores para ser distribuidos en todo el país”.

Luego, el 23 de abril, mientras entregaba un ventilador en Trinidad -una de las ciudades más golpeadas por la pandemia de Coronavirus en el país-, en una conferencia de prensa la presidenta interina dijo que “En las próximas semanas, en los próximos días, ya estamos esperando los siguientes stock de respiradores…” (desde el minuto 2:11 del video)

Como en el cuento del pastorcito mentiroso, que anunciaba la venida del lobo para reírse de los habitantes de su aldea, Añez continuó anunciando la llegada de los respiradores en los siguientes días, sin embargo, los primeros no llegarían sino hasta ¡21 días después!

Llegan 170 respiradores pero no sirven para terapia intensiva

El 14 de mayo pasado, el país se vio gratamente sorprendido por el anuncio de la presidenta interina, Jeanine Añez, de que por fin había llegado un primer stock de respiradores mecánicos al país, para salvar las vidas de aquellos que padecían la enfermedad de Covid 19.

Estoy muy feliz de anunciarte que hoy llegaron 170 respiradores a Bolivia” dijo Añez a través de Twitter, añadiendo que “30 de estos serán distribuidos en distintos hospitales de Santa Cruz, 30 en La Paz, 10 en Beni y el resto en los demás departamentos del país”.

Hasta aquí, todos los bolivianos entendíamos que el gobierno interino había comprado 500 respiradores mecánicos -especialmente diseñados para trabajar en la altura, donde el oxígeno disminuye- y que de esos 500 habían llegado 170.

Si uno confronta la información recibida hasta ahora y toma el anuncio del embajador Mostajo-Radji y el de la presidenta interina Añez, sobre la compra de 500 camas para las Unidades de Terapia Intensiva (UTIs) y 500 respiradores mecánicos, uno se puede imaginar que estos artefactos de respiración artificial debieran servir al propósito de instalación de UTIs en todo el país.

Sin embargo, el día de ayer, dos medios de comunicación informaron que los 170 respiradores entregados por la presidenta interina, Jeanine Añez, no eran los apropiados para este tipo de eventos (pandemia de Covid-19) y que no servían para las UTIs.

Uno de estos medios fue Detrás de La Verdad.

En una publicación de Facebook, este medio indicó que “El jefe del servicio de Terapia Intensiva Pediátrica del Hospital Regional San Juan de Dios (HRSJD), Nils Cazón, informó que los respiradores gestionados por el Gobierno no cumplen con especificaciones para áreas críticas en el área de salud”, posición a la que -según el medio- se habría sumado el secretario Departamental de Salud de Santa Cruz, Oscar Urenda.

Médico advierte que respiradores comprados por Gobierno ‘no sirven’ para Terapia Intensiva El jefe del servicio de…

Gepostet von Detrás de la Verdad am Freitag, 15. Mai 2020

El otro medio fue El Deber.

En la nota del periódico El Deber titulada Los respiradores que compró el Gobierno no son aptos para terapia intensiva, se indica que el médico José Luis Prieto, presidente de la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva de Santa Cruz, habría dicho sobre estos artefactos que “Su sistema de oxigenación es muy precario. No creo que se vaya a usar en terapia intensiva y esa fue nuestra opinión junto a colegas que participaron en la recepción de los ventiladores”.

El Deber además señala que “Con él coincide el médico intensivista Luis Candia, de la Caja Nacional de Salud, quien afirma que estos equipos pueden ser utilizados por entre una y dos horas, cuando un paciente crítico de coronavirus necesita asistencia respiratoria durante 24 horas por más de 10 días”.

Contradicciones sobre cantidades y utilidades de los respiradores

A partir de los cuestionamiento a la llegada de los 170 respiradores mecánicos, el gobierno interino ha empezado a dar versiones dispares y contradictorias sobre la cantidad adquirida y la real utilidad de dichos artefactos.

Uno de sus actores que lo ha hecho con menor sutileza, ha sido el ministro de Salud, Marcelo Navajas. En conversación con El Deber, Navajas dijo que se trataba “respiradores de emergencia” que sirven para un “primer instante, cuando no hay a dónde conectarte en las salas de emergencias”.

Publicación de El Deber, en la que destacó las declaraciones del ministro de Salud, Marcelo Navajas.

En ese sentido, Navajas volvió a anunciar la llegada de los esperados 500 respiradores: “La otra semana ya están llegando los respiradores convencionales y no sabemos qué tipo son y cuáles son, porque se han comprobado de diferentes marcas, de diferentes proveedores, lo que se está haciendo es, conforme vayan llegando, que se irán mostrando y entregando”.

Sin embargo, el mismo día, ABI informó que el ministro Navajas había declarado que “Los otros que son los convencionales van a llegar hasta un número de 530 o 560, pero con certeza que vamos a pasar de los 600 respiradores hasta finales de julio, ya que empiezan a llegar en partidas”. Es decir, ahora resulta que no son 500 respiradores mecánicos especiales sino 530, 560 o 600… usted elija.

Para mayor confusión, contrariamente a lo dicho ayer, según ABI, el día de hoy el Ministerio de Salud “aseguró que los nuevos respiradores de fabricación española que compró Bolivia, y que comenzaron a llegar al país esta semana, son apropiados para el cuidado intensivo”.

¿A quién creerle: al ministro o al ministerio?

Es difícil saber qué es lo que está sucediendo en realidad con la compra de los respiradores mecánicos.

Si el ministerio de Salud anuncia que los respiradores comprados “comenzaron a llegar al país esta semana” ¿quiere decir que los 170 recibidos son parte de los 500 adquiridos? En una reciente publicación, el embajador Mostajo-Radji lo negó y desmintió al ministerio de Salud, señalando que de los famosos 500 respiradores mecánicos, Bolivia aún no recibe ninguno.

Es importante aclarar que los respiradores recibidos ayer provenientes de España son en complemento a los 500…

Gepostet von Mohammed Mostajo-Radji am Freitag, 15. Mai 2020

Lo único cierto de todo esto es que al día de hoy, mientras el gobierno interino se encarga de revisar con mayor detenimiento las especificaciones técnicas de los artefactos comprados y nos sigue anunciado la llegada de los verdaderos respiradores -que el ministro de Salud no sabe “qué tipo son y cuáles son”-, en Bolivia se han reportado 3.577 casos de personas infectadas y un total de 164 fallecidas por Covid-19, a muchas de las cuáles bien le habría podido servir un respirador mecánico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here