Desde palco: Y a pesar de todo… ¡Tenemos ópera!

El pasado 25 de septiembre, en un esfuerzo conjunto con el Espacio Simón I. Patiño, la Sociedad Filarmónica de Bolivia, la Secretaría Mayor de Culturas del GAMLP y la Embajada de Alemania en Bolivia, se compartió por YouTube una versión de la Ópera “Fidelio” conmemorando los 250 años del nacimiento del compositor Ludwig van Beethoven. 

La dirección general y artística así como el rol de Florestán estuvieron a cargo del maestro Jorge Villarroel Ribera y a él le debemos que a pesar de todo… ¡Tenemos ópera!

———–

Extrañé sin duda alguna toda la emoción que conlleva el ritual de preparación y asistencia a una ópera en el teatro. Una vieja lap top y una manta poco fashion para cubrirme del frío jamás reemplazarán la adrenalina que se siente al conseguir un buen asiento ni el sortear al tránsito y a todos los imprevistos de nuestra ciudad para llegar al teatro por lo menos con un abrigo decente, porque ir a la ópera ha sido y sigue siendo – por lo menos para mí – algo especial, muy especial.

Se abre el telón – en realidad me conecto al enlace compartido para este evento – y escuchamos atentos las palabras de bienvenida y agradecimiento, y pienso que los agradecidos deberíamos ser nosotros por todo el esfuerzo que ponen las personas para que esta versión virtual sea lo más parecida a una real y para que no nos falte la mitad del pan de cada día, aquella mitad que nos alimenta el espíritu.

Una breve y clara explicación del contexto, del libreto y de la historia del nacimiento de esta ópera da inicio a la propuesta virtual de “Fidelio”, la única ópera que fuera compuesta por Ludwig van Beethoven. 

A continuación la infaltable obertura. Créanme, ¡qué difícil es tocar reducciones de orquesta!, pero en las manos de Carlos Tejeda, parece ser que no cuesta nada tocar el piano y da gusto seguir escuchando.

¡Oh sorpresa! Los diálogos en alemán son reemplazados por un narrador, ¡qué gran idea!, en lugar de pelear con un idioma de pronunciación tan difícil como el alemán, esta propuesta nos acerca y nos hace entender toda la trama a quienes no sabemos ni una pizca de alemán.

Voces jóvenes y nuevas en los papeles de Jaquino, Marzzelline y Rocco: Daniel Mamani, Gabriela Blanco y Huaskar Plaza, respectivamente… mmm…. también voces jóvenes y nuevas en el coro “Orfeón”.  Otro acierto – pienso – pues no hay nada mejor que promover el trabajo de nuevos talentos, así, combinando con las voces ya conocidas de Jorge Villarroel y Alejandra González, así, con la dirección de un formador de generaciones de cantantes: el maestro Carlos Illanes, así, con toda la trayectoria del maestro Ricardo Estrada.

Y de seguro que también se debe reconocer las horas de trabajo que invirtieron los técnicos de sonido y los editores del video, sin duda alguna. 

Al final, después de los aplausos virtuales, tiene lugar un conversatorio donde algunos de los artífices de este proyecto explican los detalles de la producción, quizá lo vea después, por el momento quisiera quedarme con la obra, así como uno se queda después de asistir al teatro, sin mayor explicación. 

———–

Una vez más me reivindico en lo importante que es estudiar a los clásicos, como diría Italo Calvino cada relectura de un clásico es tanto un viaje de descubrimiento como la primera lectura del mismo y de esta manera es como la relectura de esta ópera desde La Paz Bolivia cobra su propia importancia.  

Sachiko Sakuma
Sachiko Sakuma C. es organista y pianista, además cuenta con una licenciatura en física y una maestría en escritura creativa. Sachiko ha dado conciertos como solista y acompañando a grandes músicos y elencos tanto en territorio nacional como en algunos países del extranjero. Actualmente trabaja como docente en el COPLUMU y la UNITEPC.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here