Con su breve anuncio sobre Jerusalén como excluyente capital de Israel, el mandatario norteamericano Donald Trump destruyó años de potencia mediadora de Estados Unidos en un conflicto crónico y explosivo que compromete la seguridad internacional.

Este es el mayor efecto de esta novedad. Esa constatación explica el inmediato repudio mundial que recogió el mensaje de la Casa Blanca.


La reacción no fue en respaldo de las demandas palestinas, sino por la ansiedad de que no se quiebre el status quo de una situación sujeta de hilos cada vez más endebles.


No se advierte que esta acción de Washington sea consecuencia de una meditada planificación estratégica. Por el contrario, irrumpe de modo negativo contra la propia agenda de EEUU para la región unificando aliados y enemigos en una misma vereda justo en momentos en que se está tejiendo la posguerra en Siria, con Irán y Rusia coronados como los conductores de ese espacio.


Tampoco es posible observar esta movida sin tener en cuenta el marco interno en el cual es adoptada.


 El mensaje de Trump mostró las inconsistencias de algo poco meditado. Defendió la demanda israelí de que esa ciudad sea su capital, pero al mismo tiempo sostuvo que respalda una solución de dos Estados.


Pero esa fórmula incluye precisamente el destino de Jerusalén este como capital del futuro y pendiente del Estado Palestino.


Sostuvo que este es un paso necesario para la paz pero dejó en el desamparo las demandas palestinas que ahora se volverán radicales.


Los efectos inmediatos de esta medida son una serie de disparos en el pie también para el propio Trump. Derrumba el lento tejido que el yerno del presidente Jared Kuschner, su virtual canciller en las sombras y también en el blanco del rusiagate, venía labrando con la corona saudita y con Israel para limitar la expansión de la teocracia persa en la región tras el virtual


final de la guerra interna en Siria. Irán se ha fortalecido con ese conflicto, con un brazo que toma Líbano, Irak, Siria y alcanza al desmadre de Yemen.


Ahora todos estos jugadores, incluyendo a Turquía, se amontonarán en el mismo espacio con sus propios relatos.


El siguiente agravante es la tensión que tomará formas violentas por el extremismo que se liberará desbordado de justificaciones en medio de esta ira en el mundo árabe. Y, en fin, el aislamiento con que Trump acaba por agravar la situación objetiva norteamericana. Ya Alemania, la mayor economía europea advirtió que no se puede contar con EEUU por su furor proteccionista pero también por su erosión estratégica.


Oriente Medio es la mayor usina de odio que enfrenta la humanidad había advertido hace años el inigualable Eric Hobsbawn.


Comprender el tamaño de ese desafío implicaría asumir la enorme cuota de prudencia que supone.


Pero es improbable que Trump jamás haya leído al notable historiador inglés y no sepa siquiera de quién se trata.


 

6 de Diciembre de 2017. Pasará a la historia por los efectos que producirá la decisión de Trump sobre Jerusalén.

 


DATOS


Dividida en dos. Cuando en 1948 se creó el Estado de Israel, la ciudad de Jerusalén, considerada sagrada tanto para musulmanes como para judíos, fue formalmente dividida en dos. La parte occidental quedaría bajo administración israelí, mientras que la parte oriental sería la capital del futuro Estado palestino.


Incumplimiento del acuerdo y ocupación- Desde 1967 -tras la Guerra de los Seis Días- Israel ocupó la región este y no se  cumplió lo acordado en 1948.


 


PREOCUPACIÓN MUNDIAL POR DECISIÓN DE EEUU


La comunidad internacional ha expresado su preocupación por el cambio de statu quo de Jerusalén, después que el presidente de EEUU, Donald Trump, oficializó al mediodía de ayer el reconocimiento de la ciudad santa como capital de Israel y el traslado hasta allí de la embajada estadounidense.


De esta forma, EEUU se convertirá en el primer y único país del mundo que reconoce como capital de Israel a Jerusalén, cuyo sector Este ocupó en la guerra de 1967 y se anexionó en 1980, contraviniendo la legalidad internacional y donde los palestinos aspiran a establecer la sede de su futuro Estado.


Además, echaría por tierra cualquier perspectiva de un proceso de paz con Washington de mediador y la solución de los dos Estados.


Jordania, a petición de Palestina, solicitó la convocatoria de una reunión de emergencia de la Liga Árabe para el sábado apenas horas después de que Trump comunicara ayer la intención de trasladar de Tel Aviv a Jerusalén la embajada estadounidense.


 


PAPA PIDE QUE JERUSALÉN SIGA CON SU ESTATUS ACTUAL


El papa Francisco expresó ayer su preocupación por el posible reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte de Estados Unidos y pidió que se respete el estatus actual de esta ciudad.


Mi pensamiento va a Jerusalén. No puedo callar mi profunda preocupación por la situación que se ha creado en los últimos días, expresó Francisco en el aula Pablo VI del Vaticano, en una declaración en la que no citó directamente el anuncio del presidente de EEUU, Donald Trump, sobre Jerusalén.


Francisco también hizo un llamamiento para que se realicen todos los esfuerzos para respetar el status quo de la ciudad, conforme a las pertinentes resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas.


El Pontífice agregó que Jerusalén es una ciudad única, sagrada para los hebreos, cristianos y musulmanes, que venera los lugares santos de las respectivas religiones y tiene una vocación especial para la paz. Por ello, rogó al Señor para que esta identidad sea preservada y prevalezca la cordura .


 


PRONUNCIAMIENTOS EN VARIOS LUGARES


Franja de Gaza: Cientos de palestinos protestaron contra Trump


Cientos de manifestantes se concentraron ayer  en Gaza capital para protestar contra la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel y quemaron fotos del Presidente estadounidense y banderas de ese país.


Las manifestaciones con ira son un paso en una serie de pasos que nosotros, los países árabes e islámicos, vamos a tomar en contra la decisión (norte)americana de tomar la ciudad de Jerusalén, declaró el líder de Hamás Salah al Bardawil, en una intervención durante la protesta.


Bardawill definió el anuncio de  Trump de muy peligroso para la causa palestina, así como una violación de la doctrina  y llevará a un levantamiento popular y entonces la resistencia hará quemar la tierra.


China: Advierte agravamiento de la situación en Oriente Medio


China manifestó ayer su preocupación ante un posible agravamiento de la situación en Oriente Medio causado por el  anuncio por parte de EEUU del traslado de su embajada en Israel a Jerusalén.


Estamos preocupados por un posible agravamiento de la situación, señaló en conferencia de prensa un portavoz chino del Ministerio de Exteriores, Geng Shuang.


La situación de Jerusalén es muy complicada y delicada, y las partes implicadas deberían tener en cuenta la paz de la región, evitando causar nueva confrontaciones e influir en la resolución final sobre el Estado palestino, añadió el portavoz chino.


Recordó que China siempre ha apoyado y promovido el proceso de paz en Oriente Medio. 


Jordania: Árabes se reunirán el sábado para analizar medidas


La Liga Árabe convocó ayer  a una reunión de emergencia de los ministros de Exteriores de la región para abordar el reconocimiento de Estados Unidos  a Jerusalén como capital de Israel.


La convocatoria de la reunión fue solicitada por Jordania, a petición de Palestina, después de que el presidente de EEUU, Donald Trump, comunicó su intención de trasladar de Tel Aviv a Jerusalén la embajada estadounidense.


La Liga Árabe juzga que  el anuncio de Trump puede destruir por completo el proceso de paz y suponer una amenaza a la seguridad y estabilidad en Palestina y en la región.

Jerusalén Este, que los palestinos reclaman como capital de su futuro Estado, está ocupada por Israel desde la Guerra de los Seis Días, de 1967, y fue anexionada en 1980 en una decisión unilateral israelí que no reconoció la comunidad internacional.

Fuente: La Prensa

Deja un comentario