En la masiva manifestacin que le dijo No al intento reeleccionista de Evo Morales, realizada el martes en numerosas ciudades de Bolivia, hubo una gran cantidad de ideas expresadas, eslganes reiterados y demandas recalcadas. Uno de los pedidos, sin embargo, pareca ser ms fuerte: no al derroche y a la mala administracin. Por eso es buena la alternancia en el poder: porque permite “corregir el rumbo.

Pero el Gobierno est lejos de la idea de mirar sus actos con autocrtica. Lejos. La obcecacin del Presidente es fenomenal y est llevando al pas, como si fuera un poderoso flautista de Hameln, al despeadero. Veamos algunas de sus decisiones:

Planta de rea sin viabilidad. Slo en la construccin de la planta se gast 957 millones de dlares, cifra a la que hay que sumar el gasto para la construccin del tramo ferrocarrilero Bulo Bulo-Montero (que no se ha terminado debido a las irregularidades de la empresa china CAMC). Se podra haber instalado la fbrica ms cerca de los supuestos mercados para el producto, Brasil o Argentina, pero por la demaggica idea de contentar a su base cocalera, Morales la sito en el Chapare.  Con la cada estrepitosa del precio de este producto, la viabilidad de la planta hoy es nula (su precio cay de 825 dlares por tonelada en 2008, cuando se inici el proyecto, a 185 dlares en 2017). Para que la planta sea rentable, el Estado deber proveerle el gas que necesita a un precio de regalo, en vez de exportarlo a mayor precio. Slo por la terquedad del Presidente.
 
Total: 1.000 millones de dlares malgastados.

 Planta de azcar sin caa. Desde los aos 50 que el departamento de La Paz suea con la posibilidad de instalar una planta de azcar en San Buenaventura. Pero distintos anlisis sealaban que ésta sera inviable puesto que no podra obtener (pequeo detalle) la caa necesaria para su operacin debido a que la tierra de la zona no tiene vocacin agrcola y el permanente clima nublado impide que tenga suficiente sacarosa. Hoy la planta funciona a un mnimo de su capacidad, tal como se haba advertido desde los aos 50. Total: 265 millones de dlares malgastados.

 Aeropuertos sin pasajeros. El Presidente se empecin en construir dos aeropuertos: en Oruro y Chimoré. Por su escasa poblacin y su cercana a dos ciudades importantes (Cochabamba y La Paz), esa idea era ilgica, sin sustento racional. Quienes se oponan terminaron teniendo razn.
 
Hoy ambos aeropuertos son instalaciones fantasmas, casi exclusivamente visitadas por aviones contratados por el Gobierno o las FFAA. Total: 60 millones de dlares malgastados.

 Palacios y museos: En el nuevo palacio presidencial de 29 plantas se calcula que todo el personal del Ministerio de la Presidencia ocupara cuatro pisos. A Morales, entonces, le quedarn, para él solito, 25. Pasar a ser unos de los jefes de Estado con dependencias ms grandes de la regin. Y ojo que preside uno de los pases ms pobres. Luego est el palacio para el exministro Luis Arce, que no logr ocupar, debido a su enfermedad, el de su exesposa (la gerenta del Banco Unin, que también tiene nueva sede), otro edificio enorme para el Legislativo, varios palacios menores para YPFB, ms el jocoso museo de Evo, ubicado en un lugar casi inaccesible, que no tiene cuartos de hotel ni restaurantes permanentes. Pero all, orondas, se exhiben sus camisetas y cachos de ftbol: Total: 152,5 millones de dlares de malgasto.

 Estadio sin espectadores. Al Presidente le gustan sobre todo dos cosas: uno, discursear, dos, jugar ftbol. Por lo tanto, inaugurar canchas y coliseos para él es algo especial. El problema es que esas obras tienen enormes capacidades para las localidades que las albergan. En Pucara, Santa Cruz, poblacin de menos de 1.500 habitantes,  se hizo un estadio para 1.500 personas. Para que se llene deberan asistir todos los vecinos, desde el bebé que acaba de nacer hasta la persona ms anciana. Por eso, ese coliseo siempre est vaco. 

Esta es una constante a nivel nacional. El caso ms conocido, y cuya inauguracin dio vuelta al mundo, es el de Chimoré, en medio de la selva. Tiene capacidad para 15.000 espectadores y la poblacin de la localidad de ese nombre es de 15.000 personas, por lo que sus graderas estn virtualmente vacas desde su inauguracin. Obvio. Sera como construir un estadio para 800 mil espectadores en El Alto. Comparemos: monto usado mediante el programa Evo Cumple en postas de salud: slo 104 millones; usado en canchas sin espectadores: 484 millones de dlares de malgasto.

 Se imagina el lector que al Presidente le gustara ms bien inaugurar postas sanitarias y escuelas y conversar con médicos y profesores en vez de jugar ftbol? Soar no cuesta nada. Slo en los ejemplos mencionados en esta columna, el desperdicio es de 1.961,5 millones de dlares. Y hay muchas obras ms: satélite sordo y ciego, planta separadora de lquidos sobredimensionada, cumbres de movimientos sociales, etcétera.

 El total general dilapidado puede llegar a tres, cuatro o cinco billones de dlares. Esta cifra no se refiere a la corrupcin (casos taladros, escneres de SEGIP, Fondo Indgena, Banco Unin, Ministerio de Defensa, Catler, tarjetas de Entel, Barcazas, etc.).

 Por eso la democracia invent la alternancia en el poder. Para que los pases se salven de sus lderes ms iluminados.

Ral Pearanda U. es periodista. Twitter: @RaulPenaranda1

Fuente: Pagina Siete

Deja un comentario