Después de la helada de principios de octubre que dañó los cultivos del valle alto y otras zonas, Tito Moreira dijo, al  observar sus cultivos de maíz quemado por el frío: “Si tuviera los papeles vigentes, alzaba las maletas y volvía a  España, ahora ya no puedo, todos se han vencido”.

Moreira regresó confiado en que generaría más ingresos. Relató  que hace días sus vecinos dejaron el municipio por mejores oportunidades después de perder una hectárea de sembradíos.

“Yo sembré en agosto y tenía que cosechar para diciembre. Todo lo he invertido en esto y se ha ido al tacho. Los cultivos están quemados, ya nada sirve”, dijo Juan García, productor de papa y maíz.

Relató que desde muy joven trabaja en el campo y que nunca vivió una helada de estas características.

“Antes las heladas eran mínimas, apenas se secaban las hojas y se podía recuperar”, aclaró.  En su caso, perdió más de 3 mil bolivianos entre semillas, fertilizantes y riego.

La situación afecta a casi todas las comunidades y la desesperanza se ha vuelto un sentimiento común.  

“Lastimosamente la helada nos afectó totalmente, hemos invertido 500 dólares por parcela y es imposible que recuperemos ese capital. No sabemos cómo volver a sembrar,  no tenemos los recursos y esta es nuestra única fuente de ingreso”, expresó Jesús Claure, productor de Toco.   

Los maizales que ya alcanzaban casi  el metro de altura y que en dos meses podían ser cosechados, de un momento a otro quedaron sin vida.

“Hace dos semanas todo este sector era verde, ahora está totalmente desierto y lo perdimos todo. Ahora, nuevamente estamos sembrando y arando, no nos queda otra opción, vivimos de esto”, señaló  Martín  Moreira, productor de  Toco.  Comentó que perdió  3 mil bolivianos.

Un ambiente desolador se apodera de las parcelas del valle alto de Cochabamba. Los productores de Toco y Cliza  atraviesan una situación compleja que los obligó a empezar un nuevo sembradío, después de perder más del 90 por ciento de sus cultivos.

La helada del 2 de octubre y el granizo del 7 del mismo mes causaron pérdidas de aproximadamente 100 hectáreas de plantines que se cosecharían en diciembre.

La declaratoria de desastres en los municipios es insuficiente y la ayuda  institucional es escasa y tardía.

En tanto, migrar a la ciudad u optar por otros oficios se vuelven en opciones válidas para salir de la crisis. Sin embargo, los productores se someten a un nuevo intento pese a sus reducidos recursos.

Ayuda insuficiente

La Gobernación de Cochabamba prevé entregar ayuda a los afectados con los desastres naturales en dos semanas.

“La Alcaldía en anteriores ocasiones nos mandó media arroba de urea y algunos fertilizantes, pero eso no nos alcanza para nada, para una parcela se necesita dos quintales”, dijo Jesús Claure.

Por otro lado, los agricultores se quejaron de la poca cantidad de fertilizantes otorgados por el municipio. “Algunos tenemos grandes parcelas, otros medianas y otros pequeñas e igual nos toca la misma cantidad de insumos”, declaró  Martín Moreira.  

Por su lado, responsables de Desarrollo Productivo de los municipios de Toco y Cliza declararon que sus recursos son insuficientes, por lo que, acudirán al Gobierno para solicitar atención.

“Las familias que han perdido sus sembradíos están optando por migrar o seguir con otro oficio, es lamentable”, dijo Wilder López Torrico, responsable del área productiva de Cliza.  Ayer muchos  decidieron volver a sembrar  para poder cosechar en marzo.

 

TESTIMONIOS

“La recuperación de los cultivos afectados por heladas  es  complicada, porque las plantas se queman por una variación de temperatura entre 5 a 10 grados, que la planta no resiste y se quema. Lo que hacen algunas personas para evitar esto es humear el cultivo o crear microclimas”. Rodrigo Meruvia. Ingeniero medioambiental

“Tengo 63 años viviendo en el campo y nunca había visto una helada de tal magnitud, cuando vi mi sembradío estaba todo quemado y ya nada servía”. Juan García. Productor de maíz en Cliza

“Hemos perdido dos camionadas de maíz y no se las puede recuperar, se tiene que volver a sembrar.  La Alcaldía estuvo ayer aquí pero la ayuda no llega”. Silverio Rodríguez. Productor de maíz en Cliza

“Vino la helada y nos arruinó todo. Ahora estamos volviendo a cultivar y eso significa más gastos para nosotros, después de haber invertido tanto”. Daniel Panozo. Productor de maíz en Toco

“Hace un año también hubo una helada pero leve y se recuperaba la planta. Ahora, está totalmente seco y ya no podemos continuar con el cultivo”. Daniel Panozo. Productor de maíz en Toco

“Hace años habían heladas pasajeras, pero esta vez nos ha matado totalmente las parcelas. Primero fue la helada y después la granizada que terminó con todo”. Jesús Claure. Agricultor en Toco

 

CIFRAS

Después de 15 años,  el municipio de Toco sufre una helada de gran magnitud. La helada afectó los cultivos de 31 comunidades, 1.028 familias y 766 hectáreas.

La helada en Cliza afectó a más de 32 comunidades y 700 familias. En tanto las hectáreas dañadas suman aproximadamente 500.

43 municipios han sido afectados por heladas, sequías y granizadas en todo el departamento de Cochabamba. En 2016, fueron sólo 28.

Fuente: Los tiempos

Deja un comentario