La demanda de agua de los carros cisterna no disminuye en el municipio de Cercado a pesar de que el Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Semapa) recibe 480 litros de agua por segundo desde el lunes, casi 200 más que hace dos meses.

Los vecinos van hasta las tomas de agua en la zona de Queru Queru a contratar un carro cisterna para sus viviendas. “La demanda de agua es constante, nunca disminuye, porque Semapa no abastece y nosotros tenemos que salvar a los vecinos, porque no se puede hacer nada sin agua. Los vecinos se desesperan y vienen hasta aquí para llevar una cisterna”, dijo el aguatero Eduardo Aguilar.

Explicó que la demanda de agua de las cisternas es constante durante todo el año y sólo disminuye en época de lluvia. “Eso debe ser porque en la zona sur agarran agua de lluvia en lo que pueden; en cambio, en los edificios no se puede hacer eso”, dijo.

Añadió que llevan el agua a hoteles, condominios, viviendas y municipios como Sacaba, Quillacollo y Tiquipaya. “Llevamos a todo lado, ayer la 1:30 están entregando agua al Hotel Capitol, debemos ir a esa hora porque no podemos entrar al centro de la ciudad durante el día”, dijo.

El representante de Control Social del Distrito 10, Fernando Vargas, indicó que la entrega de agua de Semapa continúa siendo irregular debido a que sólo reciben agua dos veces por semana.

Dijo que pagan entre 250 a 300 bolivianos por una cisterna. “Esta agua, cuidando, nos dura una semana y tenemos que comprar cuatro veces al mes; al mismo tiempo, pagamos por el aire a Semapa. Como la calidad no es buena, compramos en botellón. Es una gran cantidad de plata”, declaró.

La semana pasada, vecinos del centro de la ciudad denunciaron que un turril de agua se comercializaba a 35 bolivianos, cuando las cisternas pagaban sólo 40 bolivianos por una cisterna llena.

Aguilar dijo que cobrar 100 a 120 bolivianos por cisterna y que nunca cobraron 35 por turril. “El turril está a 7 bolivianos, no pedimos más”, manifestó.

El conflicto acerca de la los costos del agua continúa a un año de la crisis del agua en 2016, cuando los vecinos solicitaron a la Autoridad de Fiscalización y Control Social del Agua Potable y Alcantarillado (AAPS) regular las tarifas de las cisternas. El gerente de Semapa, Gamal Serhan, indicó el martes se registró un desfase en la entrega por una fuga de agua de un ducto.

 

CARROS NO TOCARÁN BOCINA

Después del paro de 48 horas de 500 choferes de cisternas que cargan agua en la OTB Queru Queru, los vecinos y aguateros llegaron a un acuerdo para que los carros circulen adecuadamente, por lo que el servicio se restituyó el jueves.

Los vecinos estaban molestos con las cisternas por la contaminación acústica y el deterioro de las aceras. “Hemos acordado que no vamos a tocar bocina, no vamos a correr y no vamos a derramar agua en la calle para que el cemento no se deteriore”, dijo un cisternero, Eduardo Aguilar.

Los vecinos también pedían que los aguateros no carguen agua en la noche, pero eso fue descartado. “Nos hemos comprometido a no hacer ruido por las noches, porque no podemos dejar de cargar porque en el centro sólo entramos de noche”, dijo Aguilar.

Respecto a la posibilidad de regulación de la AAPS, explicó que eso no es posible porque la distancia no siempre es la misma, por lo que el costo va en función a la distancia.

El jueves, la Empresa Misicuni incrementó la entrega de agua de 430 a 480 litros por segundo (l/s) a Semapa. El ducto de Semapa puede transportar 700 l/s como máximo y prevé habilitar otro del plan de emergencia para captar 250 l/s adicionales.

Fuente: Los tiempos

Deja un comentario