Los costos de los congresos cuestan incluso hasta 200 bolivianos para los estudiantes de la misma universidad, los cuales no siempre son organizados por el Rectorado, Extensión Universitaria, ni facultades de la institución, sino que reciben la solicitud de préstamos de ambientes para desarrollar las actividades. En ese sentido, el director de Extensión Universitaria de la UAJMS, Hernán Flores, mencionó que oficialmente no tiene conocimiento de muchas actividades que se desarrollaron dentro de la estatal.Para el funcionario es necesario aclarar que los talleres, seminarios y congresos pueden organizarse por parte de los centros de estudiantes, sociedades, científicas, directores de departamento, vicedecanatura, decanatura y todas las unidades académicas, pero todas están en la obligación de rendir cuentas, cuánto ingresó y donde se destinará el beneficio económico si es que lo hubiese. Incluso si es que alguna de esas instancias decide asociarse con un ente externo, como colegios de profesionales u otra institución. Como ese tipo de actividades se realizan dentro de las facultades, Flores asegura que son las autoridades de esa instancia las que deben pedir rendición de cuentas, de no hacerlo, se estaría en un caso de incumplimiento de deberes. Por lo cual puede actuar otra instancia de la misma universidad. El decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Financieras, Anselmo Rodríguez, observó que en las últimas gestiones hubo eventos donde los estudiantes cancelando montos entre 100 y 200 bolivianos. Lo cual fue tomado como una alerta de un posible lucro con el dinero los universitarios.En consecuencia, como nueva autoridad de esa facultad dijo que no permitirá que nadie lucre con el sacrificio estudiantil. Por eso a partir de la fecha están prohibidos que los estudiantes realicen congresos que no estén dentro de los objetivos de su instancia. Si antes eso dio, desconocemos si hubo alguna rendición de cuentas. “Si bien existirán talleres, estos deben ser gratuitos o cobrarse como máximo 20 bolivianos, que será un costo que permite participar de esos seminarios-sostuvo la autoridad. Esos gastos serán usados en material que serán entregados al propio estudiante. Se verá que nadie tenga beneficios económicos con la participación de los estudiantes”.Por su parte, el decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas, Walter Raña, dijo que como autoridad le interesa que desarrollen los cursos para que los estudiantes adquieran conocimientos, por lo cual prestan los salones, pero no piden rendición de cuentas porque los organizadores son otros, que en varios casos él no los conoce, porque tiene su propio equipo de logística y también son los que fijan los costos del evento. “Nosotros no organizamos ni administramos, son otras instituciones que ven eso, nosotros solo damos el salón y nos interesa que el curso se desarrolle dentro de la facultad-sostuvo la autoridad- no tenemos porque pedir cuentas porque sería inmiscuirnos en lo que no nos compete. Pero todos los que realiza la facultad son gratuitos”.Para el estudiante Paolo Martínez, los congresos se volvieron un negocio, porque son un grupo de personas que los organizan y los depósitos de dinero por parte de inscripción van a cuentas personales de dirigentes estudiantiles, además no emiten ni facturas. Asegura que parte de los eventos no son reconocidos ni por el Colegio de Profesionales del rubro ni por la propia universidad. En ese sentido, manifestó que pidieron que se intervenga y se investigue a profundidad esa situación. Es de la idea de que todas las actividades de ese tipo sean realizadas por la universidad en coordinación de docentes y estudiantes para que no haya ganancia para nadie y se cobre lo justo.

decanos coinciden en transparentar la “U”

Walter RañaNosotros no organizamos ni administramos, son otras instituciones que ven eso, nosotros solo damos el salón y nos interesa que el curso se desarrolle dentro de la facultad. No tenemos porque pedir cuentas porque sería inmiscuirnos en lo que no nos compete. Pero todos los eventos que realiza la facultad son gratuitos.

Anselmo RodríguezSi bien existirán talleres, estos deben ser gratuitos o cobrarse como máximo 20 bolivianos, que será un costo que permite participar de esos seminarios. Esos gastos se usarán en material que serán entregados al propio estudiante. Se verá que nadie tenga beneficios económicos con la participación de los estudiantes.

Fuente: www.elpaisonline.com

Deja un comentario