Rosario Guthrie, estudiante de octavo semestre de Comunicación Social de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM) y otros compañeros trabajar en un proyecto desde inicio de este año, requisito que se exige para postular a la beca de extensión; sin embargo, ella quedó sorprendida al ver que estaba fuera de la lista de alumnos aprobados por la Dirección Universitaria de Bienestar Social (DUB). Al igual que ella otros estudiantes quedaron fuera. Por este motivo, ayer decidieron protestar en las puertas de la UAGRM. “Las becas se han distribuido de manera política, no se les ha dado a los que realmente las merecemos”, dijo Guthrie.

El grupo se apostó en las puertas de ingreso a los nuevos módulos y por algunas horas impidió el ingreso al campus. Elio Franklin Poma y Paola Delgadillo, estudiantes de Sicología, que forman parte del proyecto inducción y apoyo académico, también protestaron porque no fueron beneficiados con la beca de extensión, pese a haberse postulado.

Por la tarde, estudiantes y autoridades de la estatal cruceña llegaron a un acuerdo. Se comprometieron a ampliar las listas de las becas y hacer una redistribución, pero a través de un trabajo conjunto, buscando los mecanismos adecuados y estos que se enmarquen en las normas y en el presupuesto.

“El proceso es transparente”
Al respecto, el vicerrector, Oswaldo Ulloa, manifestó que el proceso de calificación y distribución de las becas IDH se ha hecho de manera transparente, toda vez que han participado los centros internos y se han tomado en cuenta los requisitos que se exige, por lo que calificó de político el movimiento.
No obstante, Ulloa reconoce que la demanda de becas es elevada, especialmente para las becas trabajo y de extensión universitaria.

Fuente: Roxana Escobar / El Deber

uagrm

Deja un comentario