Así funciona instagis, el “gran hermano” de las campañas políticas que contratan en chile

Un reportaje construido por el Centro de Investigación Periodística (CIPER), retrató la oscura metodología que ocuparon decenas de políticos en las últimas elecciones chilenas. El software en cuestión se llama Instagis y, entre otras cosas, entrega datos sobre la concentración de votantes, caracterización socioeconómica e incluso su tendencia política de los mismos. ¿Qué tan legítimo es? Saber dónde viven los adherentes, ciudadanos indecisos o detractores políticos y cómo perfilarse para conseguir mayor adhesión es un arma poderosa; esto lo saben bien los políticos que han contratado los servicios de Instagis. El cuestionado método habría sido medular en las últimas elecciones presidenciales de Chile, y fue contratado por más de una docena de políticos, principalmente del conglomerado Chile Vamos, donde pertenece el recién electo Sebastián Piñera. El negocio es el siguiente. El software cruza diferentes bases de datos con información obtenida, por ejemplo, en redes sociales (sí, Facebook, Twitter, Instagram y otros), para predecir patrones de comportamiento, consumo y, lo más polémico: la preferencia política. El programa monitorea constantemente el contenido para cruzarlo con el número identificatorio personal, el domicilio y otras bases de datos que entregan sus clientes, donde se encuentra el Servel, el sistema de Compras Públicas o Senda. Según el reportaje de CIPER, toda esta información crea un mapa georreferenciado con las inclinaciones políticas. ¿Para qué? Entre otras cosas para venderlo en momentos claves, como elecciones. Desde el sitio no escatiman en decir que es útil para estos períodos, mencionando que en “época de elecciones, al tener precargado el padrón electoral, InstaGIS le permitirá descubrir la concentración de votantes, su caracterización socioeconómica y tendencia política para desarrollar un trabajo territorial eficiente dentro de su comuna” Dentro de los elementos mencionados en el reportaje, se menciona que el software ha sido usado por “más de una docena de municipios para seguridad ciudadana o desarrollo comunitario, pero alcanzó notoriedad con candidatos de Chile Vamos”: Fue utilizada por varios candidatos de Renovación Nacional (RN) y la UDI electos en las municipales 2016 y parlamentarias 2017. Aunque hay quienes no le atribuyen un papel determinante en los resultados electorales, lo cierto es que tras firmar contrato con Instagis, RN se transformó en el partido más votado de Chile en las municipales de 2016. El registro de gasto electoral del Servel indica que para las primarias presidenciales de Chile Vamos, Piñera desembolsó al menos $20 millones por el arriendo de la licencia del software de Instagis. La misma herramienta sirvió de insumo para el desarrollo de distintas estrategias desplegadas post primarias por el comando del abanderado de la centro derecha. ¿Qué tan legítimo es? Los antecedentes entregados mencionan que el software opera en una delgada línea y que aprovecha “los forados de una normativa”, la ley 19.628 “Sobre protección de la vida privada”. Paralelamente, exponen que fue justamente Renovación Nacional, el partido de Sebastián Piñera, quien recibió un precio referencial de CLP 18 millones, bajo condición de que la empresa pudiese conservar los resultados de ese trabajo, los cuales, dicen “podrá comercializar sin restricción para los fines que estime conveniente”. En el caso de la perfilación de las preferencias CIPER, conversó con Pablo Viollier, miembro de la fundación Derechos Digitales de América Latina, quien dijo: Es discutible si se aplica la excepción de fuente accesible al público, porque la inclinación política de una persona puede ser considerada un dato personal sensible, y en ese caso se requiere de la autorización del titular o habilitación legal. Es algo que tendrían que resolver los tribunales porque está sujeto a interpretación. La empresa del software también recibió cuantiosos aportes de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), una cifra que asciende a los $1.400 millones. Paralelamente RN no fue el único partido que contrató el servicio, también hubo personajes de otros partidos como Joaquín Lavín (UDI), quien invirtió CLP 4,5 millones en el arriendo del software para su campaña en Las Condes, donde es alcalde. CIPER quiso contactarse con Instagis en reiteradas oportunidades, pero no encontraron respuesta. Si quiere leer el reportaje en detalle, te dejamos el link. ¿Te parece legítimo el uso de este tipo de software en las campañas electorales? The post Así funciona Instagis, el “gran hermano” de las campañas políticas que contratan en Chile appeared first on FayerWayer.
Fuente: www.fayerwayer.com