EFE / Salta

En total fueron 32 los vehículos que ratificaron su abandono
después de la exigente excursión a Bolivia, en la antesala del regreso de hoy a
territorio argentino.

Quince deserciones en
la llegada desde Jujuy a Uyuni en la quinta etapa y 17 en la jornada de ayer,
alrededor del Salar de Uyuni, con una especial de 542 kilómetros.

Once motos, dos
cuadratracks y tres coches fue el saldo de una jornada caracterizada por la
altitud y el trazado con más navegación de la competición que, además de
abandonos, generó varios pilotos hospitalizados.

Los 11 pilotos de
moto que dijeron adiós a la carrera fueron el español Joan Barreda (Honda), el
portugués Ruben Faria, el holandés Humphrey Senn van Basel (KTM), el argentino
Javier Pizzolito (Honda), el lesotense Wessel Bosman (KTM), el eslovaco Ivan
Jakes (KTM), el chileno Cristobal Guldman González (Kawasaki), el francés Eric
Croquelois (KTM), el chileno Marco Reinike (KTM), el estadounidense Alexander
Smith (Husqvarna) y el italiano Alessandro Barbero (Husqvarna).

A esta nómina se sumó ayerel austríaco Matthias Walkner (KTM), que ocupaba la tercera posición en
la clasificación general, que sufrió una rotura de fémur y fue trasladado en un
helicóptero de emergencia de retorno hacia el campamento de la localidad de
Uyuni.

De esta manera, de las 136 motos que superaron las
verificaciones técnicas y administrativas en Buenos Aires, quedan en
competencia en el regreso a Argentina 112.

“Todo el trabajo de
un año se ha ido al traste. Será duro asumirlo porque ya es el segundo año que
me pasa. Es un año completamente
dedicado a esta carrera que se va otra vez al traste”, reiteró Barreda.

Cuadratracks

Entre los cuadratracks, ayer abandonaron el chileno Ignacio
Casale (Yamaha), campeón de la edición 2014, y el peruano Enrique Umbert Okumura
(Yamaha), para dejar en 36 los participantes de un total de 45 que tomaron la
partida en la capital argentina.

Entre los coches, los abandonos fueron los del holandés Bernhard Ten Brinke,
con su Toyota incendiado, el checo Josef Machacek (Nissan) y el británico Derek
Pierce (Desert Warrior). Con estos tres coches fuera de competencia, la nómina
de participantes quedó reducida a 96, de un total de 111 que iniciaron el
camino de esta octava edición sudamericana del Dakar, mientras que en camiones,
sin abandonos en la jornada de ayer, los participantes son 52 de los 55 que
escucharon el pistoletazo de salida de la carrera.

En cuanto al derrotero de abandonos, la etapa prólogo
registró uno con el espectacular accidente de la china Guo Meiling (Mini), la
primera entre Rosario y Villa Carlos Paz fue suspendida, la segunda de la
ciudad cordobesa a Termas de Río Hondo registró cinco (tres motos, un
cuadratrack y un auto), mientras que la tercera de la ciudad santiagueña a
Jujuy contabilizó seis (una moto, cuatro coches y un camión).

En el inicio de la etapa maratón, en Jujuy, los abandonos
fueron 10 (dos motos, un cuadratrack y siete coches), mientras que en la quinta
jornada en el camino hacia Uyuni dejaron la carrera 15 vehículos (seis motos,
cinco cuadratracks, dos autos y dos camiones). La expedición de la caravana del
Dakar a Bolivia dejó un total de 32 vehículos fuera de acción, en una muestra
más de la dificultad y exigencia del trazado de la prueba.

Evo anuncia “Rally
Dakar de Ciclismo” para 2018

El presidente Evo Morales anunció ayer que el Gobierno boliviano comenzó las
gestiones para organizar el primer “Rally Dakar de Ciclismo” en la gestión
2018, en el marco de los juegos Odesur (Organización Deportiva Sudamericana).

“Nos hemos propuesto el Dakar en ciclismo y conversamos con
los organizadores para que sea el más alto del mundo. Tenemos una gran
iniciativa para inaugurar el Dakar de ciclismo en 2018 con motivo de los Juegos
Odesur”, informó.

Morales dijo que
incluso ya se definió con los organizadores del Dakar la ruta que seguirá esta
competencia y que tendrá una extensión de al menos 3.000 kilómetros. Esa ruta,
precisó, incluye La Paz, Oruro, Uyuni, Potosí, Tupiza, Villazón,
Tarija, Sucre, centros mineros y Cochabamba.

Remarcó que las características de la competencia serán similares a los tours
de ciclismo más importantes del mundo, como de Francia y España. También indicó
que congregará a ciclistas de todo el mundo y tendrá repercusión a nivel
mundial porque se correrá entre los 2.000 y4.000 metros sobre el nivel del mar. Morales dijo sentirse convencido de
que esta prueba se realizará con la venia de los organizadores del Dakar.

fuente:http://www.paginasiete.bo

Deja un comentario