<

p class=”MsoNormal”>Italia se quedó afuera del Mundial de Rusia 2018. No irá. No estará. La historia marca que será la primera vez en los últimos 60 años que no dirá presente en una Copa del Mundo. Es un golpe tremendo para los tifosi. Pero no sólo para ellos: en todo el mundo hay muestras de dolor por ese 0-0 que metió a Suecia y dejó con las manos vacías a la Azzurra. Y el gran responsable de generar tanta empatía se llama Gianluigi Buffon.

Con 39 años (cumplirá 40 el 28 de enero), el arquero quería seguir haciendo historia. Tenía por delante la posibilidad de disputar su sexto Mundial, alcanzando un récord. Tenía la ilusión de repetir ese título que consiguió en Alemania 2006. Y tenía, también, la chance de seguir sumándole capítulos de gloria a una carrera única. Pero lo único que se confirmó tras el encuentro disputado en Milán fue que Buffón no volverá a jugar nunca más para Italia.

Y el propio arquero de la Juventus lo aceptó. “Lo siento, hemos fallado… A nivel social es algo importante… El tiempo pasa y es justo que sea así. Siento que mi último partido oficial sea esta eliminación”, dijo, con lágrimas en los ojos, al borde del campo de juego. Y no pudo seguir hablando. Se tapó la cara y se fue.

Antes, claro, ya había hecho lo que mejor sabe: jugar al fútbol, brindarse entero. E incluso dar algunas lecciones. Como la que se vio antes de que comenzara el partido, cuando los hinchas italianos chiflaron y silbaron a más no poder el himno de Suecia. Y él, consciente de la importancia del encuentro pero también de que el respeto es clave, comenzó a aplaudir. Un gesto que habla del Buffón persona y de por qué se lo va a extrañar.

 

“Me da pena por la gente, lo mío es lo de menos. No importa por mí, sino por todos los italianos”, insistió. Y ya como despedida, agradeció el cariño que le dieron a lo largo de su carrera. “Tenemos orgullo, fuerza. Nos levantaremos como siempre lo hicimos. Un abrazo para todos, especialmente para aquellos que compartieron este maravilloso viaje conmigo”.

(Clarín) 

Fuente: Erbol

Deja un comentario