Pese a las amenazas de los Ponchos Rojos de intervenir el bloqueo que mantienen los pobladores de Achacachi desde el pasado 22 de agosto y de expulsar y quitar sus tierras a Felipe Quispe, El Mallku, los vecinos del municipio determinaron continuar con las medidas de presión pero además ratifican que Modesto Clares no está secuestrado y que, por el contrario, más Ponchos Rojos se están sumando a la movilización.

Los residentes de Achacachi y las mujeres que hacen vigilia en la ciudad de La Paz desde hace tres semanas realizaron un cabildo en la plaza San Francisco, exigiendo la renuncia del alcalde Edgar Ramos y la liberación de sus tres dirigentes.


El presidente del Comité Cívico de este municipio, Elsner Larrazábal, en contacto con Los Tiempos, informó que el Gobierno y algunos dirigentes afines buscan intimidar a la población y sus representantes con advertencias de plazo, intervención, denuncias penales, pero que no tiene efecto toda vez que el movimiento cívico de Achacachi se fortalece y que en las últimas horas se ha sumado otro dirigente provincial poncho rojo y que hay otros que anunciaron su presencia.


No vamos a quitar nuestras medidas, hemos tenido una gran asamblea y el hermano Modesto Clares, miembro del ejecutivo provincial, de manera clara y abierta ha informado que está convocando a los (ejecutivos) cantonales para que se sumen, dijo.


Por otra parte, cuestionó al dirigente Pedro Lucana por la amenaza que lanzó y el plazo, señaló que hace quedar mal a los Ponchos Rojos porque muestra su parcialización con el Gobierno.


Solicitamos (que) recapaciten y puedan sumarse a un pedido clamoroso, justo y sano que está en contra de la corrupción, no por una sola persona van a denigrar a los Ponchos Rojos, dijo.


Respecto a Felipe Quispe, el Mallku, indicó que se encuentra fortalecido porque el líder campesino es un legítimo representante de esta agrupación.


Hemos estado en la gran asamblea y todos los participantes han minimizado la palabra de Lucana porque el Mallku es un dirigente nuestro y un legítimo poncho rojo. Va a continuar organizando a su pueblo, señaló.


Sin embargo, la Policía informó que estará alerta ante cualquier acontecimiento en Achacachi o sus alrededores.


 


RECHAZAN DIÁLOGO CON TEZANOS 


El defensor del Pueblo, David Tezanos, convocó a instalar un diálogo, con mediación de la Iglesia católica, en el que participen las partes involucradas y los sectores afectados por el bloqueo que existe en el sector de Cúcuta, camino a Copacabana, para poner fin al conflicto.


En este conflicto, con hechos cometidos por móviles políticos desde el 13 de febrero de 2017, queda demostrado que la persecución penal no cumple fines de prevención, sino que entorpece la solución al mismo. Se llama a deponer posiciones de ambas partes, para evitar enfrentamientos o intervenciones que podrían traer la pérdida de vidas humanas, señaló.

Aclaró que la Iglesia católica sería la mediadora en la instalación del diálogo e informó que por parte de la Defensoría del Pueblo sería la delegada defensorial departamental de La Paz, Teresa Subieta. Sin embargo, en el cabildo de los residentes achacacheños se determinó ir al diálogo pero con la mediación de instituciones imparciales como los representantes de la Universidad Mayor de San Andrés y la Universidad de El Alto, además de la representante de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, porque el Defensor del Pueblo no es un interlocutor válido.

Fuente: La Prensa

Deja un comentario