La atención de los servicios de salud en los barrios se centra en niños, mujeres y ancianos, por lo que se ha empezado a requerir que se contraten las especialidades básicas como pediatría y ginecología.

Un ejemplo de la creciente demanda de atención médica es el centro Lacma, ubicado en el extremo sur de la ciudad.

Un pasillo de dos metros de ancho sirve como sala de espera del centro que, además, tiene cinco consultorios. El lugar está lleno de pacientes y no cuenta con el personal necesario.

La directora del centro, Marisol Zambrana, explicó  que el servicio de consultas y emergencia colapsan.

Los pacientes madrugan para sacar ficha, la mayoría proviene de los barrios de la zona sur como Pucara.

El consultorio de Tuberculosis ni siquiera tiene espacio para la ventilación.

“Para la atención del Bono Juana Azurduy tampoco hay espacio, vienen a hacerse sellar, pero no hay consultorio”,  declaró.

Un adulto mayor que acudió a la consulta, Félix Ríos, dijo que para recibir el suplemento nutricional Carmelo debe  quedarse toda la mañana en el hospital.

“No hay cuándo nos atiendan”, reclamó. La directora explicó: “Necesito (personal), pero cómo puedo pedir si no tengo donde ubicarlo”. La responsable de la Farmacia, Carla Muñoz, dijo que hace un mes no cuenta con Nutribebé.

Sarcobamba

En el Centro de Salud Sarcobamba, donde el 2 de octubre se le negó la atención a una mujer que tuvo a su bebé en el banco de una plaza, se repite la misma historia.

Una vecina, Carla Terrazas, contó que a veces los pacientes esperan todo el día por atención médica. “Vemos como la gente se acerca desde las 6:00”, declaró.  

Otros llegan desde Cala Cala, como es el caso de Daniel Rocha, que ayer esperó cinco horas por una ficha y otro tiempo para ser atendido.

El centro consta de dos plantas con salas de internación y de trabajo de parto. Sin embargo, estas áreas no funcionan por falta de personal.

La mayoría de las personas que asiste a estos dos centros son niños menores de cinco años, mujeres embarazadas y mayores de 65 años.   

El centro envió un requerimiento de 22 profesionales entre bioquímicos, radiólogos y ginecólogos.

Por otro lado, la directora del  Sedes, Leny García, señaló que en una reunión con los directores de los 31 centros de salud se observaron deficiencias como la falta de personal.

En cuanto a los ítems señaló: “Hasta el momento no ha llegado el crecimiento vegetativo, el municipio no solamente tiene que proveer de los equipos sino de los técnicos”.  García pidió el “reordenamiento del personal” para cubrir este déficit vegetativo.   

A nivel municipal, existen  31 centros, cuatro atienden 24 horas.  Se tiene un déficit de 500 ítems para completar la atención médica.

El secretario interino de Salud de la Alcaldía, Andry Salazar, manifestó que las gestiones para abrir el Hospital del Sur están avanzadas y que el Sedes se comprometió a gestionar los ítems.

 

Más déficit. Según Sirmes, el departamento requiere 5.000 ítems en salud, 3.000 sólo para el personal médico.

 

OPINIONES

“Se les ha pedido que vayan reorganizando los centros de salud y hagan llegar sus solicitudes,  pero hasta ahora no han llegado los ítems de crecimiento vegetativo al departamento”. Leny García. Directora del Sedes

“En salud tenemos 78 millones de bolivianos que corresponde al 15,5 por ciento de Participación Popular, 60 millones para renales y 18 para insumos. Nos queda corto”. Andry Salazar. Secretario de Salud

Fuente: Los tiempos

Deja un comentario