Para este año, la Cepal estima para Bolivia un crecimiento económico de 4,5 por ciento, menor al 5,2 por ciento pronosticado en abril pasado. La proyección es ahora similar al 4,5 por ciento previsto también en abril por el Banco Mundial y al 4,3 por ciento del FMI. Mientras que el Gobierno apunta a cerrar el año con 5 por ciento de crecimiento.

El analista Armando Méndez dijo que las cifras sólo confirman que terminó el boom económico para el país. “Es hora de pensar qué hacer para no tener problemas”, señaló.

Para Méndez, el 5 por ciento previsto por el Gobierno “es una ilusión” y las cifras de los organismos internacionales confirman la tendencia a la baja del PIB en Bolivia. Recordó que ya en marzo pasado el Gobierno redujo sus estimaciones de 5,9 a 5 por ciento para este año. Sin embargo, dijo que aún si Bolivia no pasa del 4,5 por ciento de crecimiento, seguirá teniendo una de las tasas más altas de la región, considerando las bajas previsiones para las grandes economías como Brasil (-1,05 por ciento) Argentina (0,7 por ciento) o Venezuela  (-5,5 por ciento).

Sobre el desempeño regional, en el “Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2015”, presentado ayer en Santiago de Chile, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) pronosticó que América Latina y el Caribe crecerá 0,5 por ciento este año, una fuerte revisión a la baja frente al 2,2 por ciento previsto en diciembre de 2014. El lastre es Sudamérica, cuyo crecimiento se contraería a -0,4 por ciento. Centroamérica y México crecerían en 2,8 por ciento, y el Caribe en 1,7 por ciento.

A nivel de países, Panamá liderará la expansión regional con un alza de 6,0 por ciento, seguido de Antigua y Barbuda (5,4 por ciento), República Dominicana y Nicaragua (ambos con 4,8 por ciento). México alcanzará un producto interno bruto (PIB) de 2,4 por ciento y Argentina de 0,7 por ciento. Al presentar su más reciente informe anual, la Cepal llamó a dinamizar el proceso de inversión para retomar el crecimiento y mejorar la productividad de las economías de la región.

Según el estudio, la desaceleración económica se debe a factores tanto externos como internos. En el ámbito externo, se destaca el lento crecimiento de la economía mundial durante 2015, en particular la desaceleración de China.  A la menor demanda externa se suma la tendencia a la baja de los precios de los productos básicos y la mayor volatilidad e incertidumbre en los mercados financieros internacionales.

En lo interno, la publicación señala que la contracción de la inversión y la desaceleración del crecimiento del consumo explican la reducción de la demanda interna, factor principal para el crecimiento en los últimos años.

Estímulo a inversión, la clave

En su informe, la Cepal recalca que estimular la inversión será clave en la disminución de los efectos de los choques externos en las economías de la región.

El organismo agrega que la inversión no sólo afecta el ritmo y la acumulación de capital, sino que también se relaciona directamente con la productividad de las economías. Por ello es necesario instaurar un marco de políticas públicas que promuevan tanto la inversión pública como la privada.

Según la Cepal, la inversión pública puede ampliar el espacio fiscal al estimular el crecimiento, sin que eso necesariamente implique un incremento en la deuda de los países. Asimismo, las inversiones en infraestructura pueden ser centrales para lograr un desarrollo sostenible. Si bien ésta ha aumentado en los últimos años, aún persisten importantes brechas.

En el ámbito de la inversión privada, la Cepal indica que es necesario mejorar el acceso de las pequeñas y medianas empresas (pymes) al financiamiento productivo e invertir en innovación tecnológica.

Fuente: Los Tiempos

cepal

Deja un comentario