EFE, BOLIVIA.- El director alemán Werner Herzog afirmó ayer en La Paz que el Salar de Uyuni, uno de los lugares elegidos para el rodaje de su nueva película, “Sal y Fuego”, es un sitio “extraterrestre” y de “ciencia ficción”.

En una charla abierta al público en La Paz, Herzog aseguró que el Salar de Uyuni, situado en la región de Potosí, le “encanta tanto como la selva”.

“Para mí el salar técnicamente es un paisaje boliviano, pero como he visto el salar, para mí no pertenece ni a Bolivia ni a nuestro planeta, es algo extraterrestre, es algo de ciencia ficción, de las neblinas de Andrómeda, es un sitio vacío lleno de sueños de fiebre”, sostuvo Herzog.

Agregó que le “encanta poder trabajar” en este país, a donde llegó el martes.

El Salar de Uyuni, el fondo de un antiguo mar disecado de 10.000 kilómetros cuadrados, es uno de los principales destinos turísticos bolivianos y alberga la mayor reserva mundial de litio.

La nueva película del director alemán será un “thriller” romántico, cuyo personaje principal es una científica confrontada a los intereses económicos de una empresa frente a la defensa del medioambiente y ante el inminente peligro de una catástrofe global volcánica, según trascendió en febrero pasado.

El filme, que se rodará en Bolivia durante este mes y mayo próximo, también contará con escenas filmadas en zonas rurales de la región de Santa Cruz.

“Sal y Fuego” estará protagonizada por Michael Shannon, Veronica Ferres y Volker Michalowskiy será producida por las compañías Construction Film, de Alemania, y Canana, de México.

Herzog declinó hacer mayores comentarios sobre su nuevo filme al considerar que “es demasiado temprano” para hablar al respecto.

“Siempre tengo mis sorpresas durante la filmación” dijo. “Mañana tengo que escribir una nueva parte del guión, así que no hablemos de la película que estoy preparando”, agregó.

“Ojalá que vaya bien, ojalá que no sea una decepción para el público. Yo voy a hacer todo lo posible que esté dentro de mi alma”, añadió el cineasta.

Herzog respondió preguntas sobre su trayectoria, sus películas y la gente con la que trabajó.

Además, animó a los cineastas a luchar para lograr sus objetivos y les instó a no “quejarse” de la falta de respaldo estatal para la producción cinematográfica porque, según dijo, no le gusta “la cultura de quejas en cine”.

El alemán dialogó durante casi dos horas con una concurrencia de alrededor de 500 personas, incluidos varios argentinos, peruanos y colombianos que llegaron a Bolivia para asistir a la charla, organizada por el Ministerio de Culturas y Turismo y EDOC Lab/Laboratorios del Otro Cine.

Después de la conferencia, se proyectó la película “Aguirre, la ira de Dios” (1972).

Más temprano, Herzog y el ministro boliviano de Culturas, Marko Machicao, visitaron el Palacio de Gobierno para una reunión con el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera.

Deja un comentario