El exalcalde y concejal de Cochabamba en la gestión de Nueva Fuerza Republicana (NFR), David Torrelio Pacheco, fue elegido ayer como nuevo presidente del Comité Cívico en medio de una polémica sesión por el hermetismo en el anuncio de las candidaturas y la acreditación de dirigentes de instituciones paralelas.   

La Comisión de Poderes  no divulgó las candidaturas hasta el día de la votación y sólo habilitó a dos de los 10 postulantes, siete para la presidencia y tres para la vicepresidencia de los  cívicos.

Sólo quedaron en carrera por la presidencia María de la Cruz Baya  de la Confederación Nacional de Instituciones Femeninas (Conif)  y David Torrelio de la Federación de Cooperativas de Agua.

La Central Obrera Departamental (COD) abandonó el congreso y lo calificó de ilegal, porque más del 50 por ciento de los candidatos fue inhabilitado por  algunas observaciones en su documentación.

“Nosotros no formaremos parte de esta ilegalidad”, señaló un representante.

Torrelio fue elegido en medio de altercados con 39 votos a favor y uno en contra. Se comprometió a trabajar por Cochabamba dejando de lado los colores políticos.

“Trabajaremos en el pacto fiscal, el estatuto autonómico y las  reivindicaciones de Cochabamba,  atendiendo las demandas de las provincias que fueron olvidadas”, manifestó.

Torrelio estuvo vinculado a NFR entre 2003 y 2007.

El Comité Electoral, elegido en el congreso, posesionó al nuevo presidente. Los vicepresidentes y el resto del directorio del Comité Cívico serán elegidos en la primera asamblea de la cochabambinidad.

“Estas personas serán elegidas en la próxima asamblea  por el presidente del Comité Cívico”, señaló el representante de la Comisión de Poderes, Giovanni Saavedra.

Paralelismos

El artículo siete del estatuto del Comité Cívico establece que “la entidad cívica departamental no reconoce representación paralela de las organizaciones sociales del departamento”.

La participación del Comité Cívico Femenino fue cuestionada,  porque actualmente existen dos comités que se pelean la legitimidad.

“Estas elecciones son ilegales por sólo haber dejado participar a una institución paralela”, dijo Juan Flores. La Fejuve no fue acreditada porque existen cuatro representantes en el municipio.

Nueva convocatoria

El expresidente de los cívicos, Juan Flores, señaló que convocarán a una nueva asamblea de la cochabambinidad para elegir a una nueva Comisión de Poderes.  

“Si por esta vía no podemos llegar a un acuerdo, entonces se podría llamar a un cabildo donde todos los cochabambinos pueden elegir al nuevo comité”, señaló.

El  presidente saliente  expresó que la elección en el Comité  Cívico se  convirtió en una pugna “de azules y verdes”.  Dijo que no asistió al congreso porque “no quieren antimasistas”.

 

OPINIONES

“Juan Flores ya no representa al Comité Cívico, sus declaraciones van a saco roto, se fue sin dar informes de gestión”. David Torrelio. Presidente electo del Comité Cívico

“Esta elección es ilegal, porque participaron organizaciones paralelas y eso está fuera de nuestro estatuto”. Juan Flores. Expresidente del Comité Cívico

 

ANÁLISIS

Fernando Salazar. Docente investigador del IESE-UMSS de Cochabamba

Comité está cooptado y en una crisis

No hay un Comité Cívico de la sociedad, no hay una representación cívica que sea independiente. Ésa es la gran debilidad de la institución

En este momento lo que se tiene como una gran debilidad del Comité Cívico de Cochabamba y una crisis básicamente se basa en una cooptación que existe de todas las instituciones cívicas por parte de los diferentes frentes y partidos políticos, sobre todo, en este caso el MAS como oficialismo y la oposición.

Todos las instituciones cívicas y sociales de Cochabamba están básicamente segmentadas en un panorama dividido entre el oficialismo del MAS y lo que son los Demócratas.

Es la única expresión de estos partidos políticos de querer tomar control del Comité Cívico de Cochabamba.

No hay un  Comité Cívico de la sociedad, no hay una representación cívica que sea independiente de estas dos fuerzas.  Ésa es la gran debilidad institucional.

Entonces, no es posible pensar en un marco de unificación, de una sola representación cívica, cada uno  va  a jalar por su lado, desde el reconocimiento o desconocimiento de las representaciones o delegaciones, desde las juntas vecinales y distritales.

Ahí, obviamente, los que tienen la coordinación con las direcciones nacionales son los que van a dar o no el aval de estos representantes sea o no legales o legítimos de las representaciones sectoriales o territoriales.

Ésa es su primera gran debilidad y la segunda es un carácter de representación real.

El Comité Cívico sólo representa a Cercado, porque no tiene un reconocimiento ni representación plena de las instituciones y organizaciones provinciales y de municipios de las áreas rurales.

Hasta allá está deslegitimado en los espacios rurales.

El Comité Cívico queda disuelto de lo que fue en el pasado, un representante regional y organización intermediaria donde podía hacer demandas y propuestas.

Ahora ya no es posible, más en esta coyuntura de alta polarización que tenemos, y sobre todo, definiciones que se están dando en  cuanto a tener un nuevo modelo o un prorroguismo que se quiera dar.  

No va haber una defensa de los intereses regionales; sino más bien políticos.

Fuente: Los tiempos

Deja un comentario