Las clases en el campus central de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) se normalizaron en un 90 por ciento luego de la peor crisis que vivió la institución desde la dictadura, informó la responsable de la Dirección de Planificación Académica (DPA), Elena Ferrufino.

Sólo en la Facultad de Economía persiste el conflicto. El pasado viernes un grupo de estudiantes trató de impedir que el Consejo Facultativo sesione en el edificio de Medicina y ayer tapió la oficina de la decana, Mercedes Albornoz, quien en junio interpuso un amparo para pedir la apertura del campus.

Los estudiantes explicaron que no están de acuerdo con el calendario académico reformulado, que determina que el semestre finalice el 18 de septiembre. Manifestaron que recuperar tres meses de paro en seis semanas es antipedagógico. Añadieron que los docentes están tomando represalias contra los universitarios que apoyaron la movilización estudiantil en contra de la titulación de catedráticos sin seguir el proceso previsto en el estatuto.

“Los docentes han programado exámenes cada semana, se nos ha sobrecargado el trabajo y nos piden que nos pongamos al día de las tres semanas de clase que han pasado en las plazas”, expresó María del Carmen Rodríguez, una estudiante.

El sector dio un plazo de 24 horas para que la decana llame a Consejo Facultativo para modificar el calendario académico y solicitó que las clases se amplíen por lo menos un mes más.

La responsable de la DPA afirmó que las facultades pueden modificar el calendario sin alejarse del plazo del 18 de septiembre para concluir el primer semestre y del 1 de octubre para comenzar el segundo que será hasta febrero de 2016. “Pueden existir facultades que terminen el segundo semestre en marzo”, dijo.

Amparos

Los dirigentes de la Federación Universitaria Local (FUL), Alejandro Mostajo, Marcelo Arévalo, Miguel Coca, Jarlin Coca y Ana Rodríguez declararon en la Fiscalía de Distrito por desobediencia a la resolución del amparo presentado por los trabajadores administrativos de la UMSS.

La abogada Verónica Ballón informó que presentaron una ampliación de denuncia contra el comandante departamental de la Policía, Luis Aguilar. Explicó que el amparo disponía el resguardo de la fuerza pública para reabrir el campus, tomado por tres meses por la FUL en rechazo a la titularización.

ful

Seguro descarta embolia

Los médicos tienen diferentes criterios sobre el estado de salud del estudiante de la UMSS, Jhon Copaga, herido con una granada de gas el 30 de junio en un enfrentamiento con la Policía.

Después de que un especialista del hospital Viedma, a solicitud de los familiares que pidieron una segunda opinión, detectó que el paciente sufrió una embolia cerebral, ayer el director del Seguro Social Universitario, Óscar Ferrufino, manifestó que el paciente es muy “joven” para sufrir una embolia.

Dirigentes de la FUL y la familia del estudiante solicitaron que Jhon sea trasladado a hospitales en Chile o Argentina. El ministro de Gobierno, Carlos Romero, visitó al paciente por “solidaridad” y comentó que el joven fue herido en un hecho fortuito que no es responsabilidad del Gobierno ni de la Policía.

Aseguró que en el caso de trasladarlo al exterior el seguro deslinda toda responsabilidad. El gobernador Iván Canelas manifestó que envió una carta al consulado de Argentina para gestionar el trasladado. Hoy, universitarios y familiares realizarán una marcha para pedir justicia y castigo para el policía que lo hirió, informó la dirigencia estudiantil. Por otra parte, la dirigente Marcia Torrico levantó su huelga de 78 días, luego de que un juez declaró procedente la apelación sobre la guarda de su hija adoptiva, que le fue arrebatada durante el conflicto universitario. Sin embargo, la toma del Rectorado se mantiene.

Fuente: Laura Manzaneda / Los Tiempos

Deja un comentario