El edificio del Concejo Municipal y el Teatro Achá albergan numerosos momentos de la historia de Cochabamba. En el pasado, 5 de junio de 1578, las dos edificaciones formaban parte de la iglesia del convento de San Agustín, que  en 1826 pasó a ser teatro.

Según los registros históricos, el convento de los agustinos funcionaba donde ahora se encuentra el Comando de la Policía. En tanto, a lado estaba una iglesia de estilo arquitectónico neoclásico, cuyo ingreso era por el actual Concejo Municipal.

La edificación contempla un primer patio que lleva a la puerta principal de la iglesia. En la actualidad, este ingreso se redujo y sólo queda una puerta de madera que conecta el Concejo con el teatro.

La Orden de San Agustín utilizó estos ambientes hasta 1826. Luego, el expresidente José María de Achá decidió reformarlo y convertirlo en un gran teatro. Es así, que se construyeron camerinos para los artistas, donde ahora son las oficinas del Concejo Municipal, contó el jefe de Patrimonio de la Alcaldía de Cercado, Gustavo Siles.

“Si derribamos las oficinas que están próximas a la puerta de la iglesia, en el patio, podríamos ver la estructura de piedra original de la iglesia de los agustinos”, indicó.

Por otro lado, algunos historiadores comentan, pero no existen registros históricos precisos, que la población no sentía total seguridad de acudir al teatro por el tipo de material utilizado. Por este motivo, Achá decidió recorrer todos los ambientes galopando en su caballo.

El Teatro Achá se fundó el 9 de agosto de 1864. Casi 100 años después, se paró la actividad teatral debido a que se conoció que algunos camerinos fueron utilizados para tortura, pues los artistas eran bastante subversivos.  

Poco tiempo después, cuando reabrió sus puertas el teatro se separó del Concejo Municipal. Empero, la conexión histórica aún permanece a través de una puerta de madera.  

Numerosos mitos y leyendas cuentan que existían túneles subterráneos que conectaban las iglesias del casco viejo. Sin embargo, estos están sellados y otras personas aseguran que sólo se trata de inventos de la población. A pesar del paso de los años, aún quedan algunos espacios que revelan cómo fue la estructura original de la casona.   

Unas escalinatas ubicadas detrás del escenario llevan a la parte inferior, donde se observa el empedrado de lo que en algún momento fue el piso de la iglesia de los agustinos.

El escenario fue construido años después y por este motivo, aún se puede ver este lado del teatro.    

De igual modo, muchos telones que se utilizaron durante varios años están guardados en la parte posterior y están ubicados, a manera de separación, detrás de la puerta de madera del Concejo Municipal  de la ciudad de Cochabamba y el teatro.

2_b_1_rochaaaaaaaaaa.jpg

El concejal Iván Tellería muestra pinturas patrimoniales.
José Rocha

3_b_1_rochaaaaaaaa.jpg

La plaqueta de fundación del convento de San Agustín.
José Rocha

4_b_1_rochaaaaaaaaaa.jpg

Las instalaciones del Teatro Achá de Cochabamba.
José Rocha

Fuente: Los tiempos

Deja un comentario