LT.- Respecto al Puerto de Ilo que es otro de los proyectos importantes que tiene con Bolivia, ¿qué trabajos concretos ya se tienen sobre esta alternativa portuaria?

MV.- Nosotros tenemos que ver el desarrollo de Ilo en dos horizontes: un horizonte de corto que vaya hasta el mediano plazo y el otro que vaya desde el mediano hasta el largo plazo.


Para el horizonte de corto y mediano plazo, ya tenemos un puerto en Ilo y un muelle que puede dar servicio a Bolivia, pero esto es como para la carga que va actualmente por Arica o Iquique, que va por camión. Tenemos la capacidad de atender 100 mil, 200 mil, 500 mil, 800 mil toneladas de carga al año. Pero si hablamos de volúmenes de arriba de 1, 2, 3 millones de toneladas al año, ya tenemos que hablar de un nuevo terminal portuario.


Para el corto plazo tenemos capacidad, al actual muelle queremos darle sólo algunas mejoras como Gobierno peruano. Eso lo vamos a hacer con inversión estatal para mejorar las condiciones de Ilo, que permite acoger carga de Bolivia en función de la demanda proyectada de acá a uno, dos, tres, cinco años. Pero, si la carga sigue aumentando y si pensamos ya en el corredor bioceánico, a través de una línea férrea, ese terminal ya no es suficiente y tenemos que pensar en un nuevo terminal portuario, lo que se llama un megapuerto, que pueda ser el eje de esta parte del litoral del Océano Pacífico.


Entonces, para eso hay que hacer una serie de inversiones que tendrían que empalmar con el mismo horizonte del corredor bioceánico, es decir, con una proyección de aquí al 2025. No podemos hacer inversiones ahora menores, de aquí al 2020 para ver y eso podía servir para entender la demanda hasta el 2025, pero si ya comienza a construirse el tren bioceánico, definitivamente, tenemos que hacer un nuevo puerto con otras características que tendría que terminar coincidentemente con  la construcción del corredor bioceánico.


LT.- Para este corto plazo, ¿se ha previsto una inversión desde el Gobierno peruano y qué trabajos en específico se van a realizar? Y para este largo plazo, ¿existe ya algún avance de trabajo conjunto con Bolivia para ver si invertirá de manera conjunta para potenciar este puerto?


MV.- Para este corto plazo se requieren obras menores, de eso no hay ningún problema que se puedan asumir por el Estado peruano, pero hay una obra sí que es de mayor inversión que es el rompeolas. Tiene las características adecuadas de calado, pero en Ilo el mar algunas temporadas no permite el atraco de embarcaciones. Para ser un puerto factible, que sea usado todos los días del año, necesita un rompeolas que es lo que llaman el abrigo. Eso sí es ya una inversión que supera los 100 millones de dólares, y eso es lo que se está proponiendo como una inversión público-privada, es decir, con el aval del Gobierno puede hacerse la inversión privada con un horizonte para que pueda recuperarse esta inversión.

Esto lo está trabajando actualmente Proinversión y al respecto también estamos hablando con las autoridades bolivianas si es que también tienen algún interés de participar en este dique de abrigo que es el rompeolas, la inversión más importante para que pueda ser confiable el actual terminal portuario de Ilo.

Fuente: La Prensa

Deja un comentario