Coronado, la chica de oro, ahora tiene la mira en los JJOO Río 2016

Hace cuatro años cuando Stefany Coronado empezó a trabajar con la entrenadora Martha Marín, se planteó llegar al Campeonato Mundial de Menores y lo logró en 2013, al clasificar al Mundial de Donetsk, Ucrania, con marca mínima. Un año antes, Coronado ya había logrado el título Sudamericano de Menores 5 km, en Mendoza, Argentina y desde ahí no para en busca de hacer realidad su sueño, llegar a los Juegos Olímpicos. “‘Tefy’ es una atleta muy disciplinada, perseverante y sencilla”, es la definición que le dio su entrenadora Marín y precisamente su disciplina es la que la llevó a convertirse en la primera atleta en lograr una medalla de oro en un Campeonato Panamericano Juvenil. Así ingresa a la historia del atletismo boliviano, porque en los 35 años que tiene el Campeonato Panamericano Juvenil que nació en 1980 en Sudbury, Bolivia nunca obtuvo una presea dorada ni de plata, porque las únicas dos medallas ganadas son de bronce y ambas en marcha femenina, con Ángela Aliaga en los 5.000 metros de 1995 y Ariana Quino en los 10.000 metros del 2001. “Empecé con una representación con mi colegio, fui a la pista sin saber que era marcha atlética. Yo pensé que era lo que hacían los militares, luego vi como marchaban las demás competidoras y empecé a copiarles. Clasifique a un departamental y luego a un nacional. Ya desde mis 14 años comencé a entrenar con seriedad”, comentó Coronado, a tiempo de indicar que no fue la marcha atlética la disciplina que le llamó la atención en un principio. “Quería correr o saltar pero como empecé con marcha me quedé en ello y se llegó a convertir en una pasión”. Una pasión que la llevó a hacer historia porque el sábado 1 de agosto será recordado siempre, fue el día en el que Bolivia sumó por primera vez un título Panamericano con Coronado en los 10.000 metros marcha, además que ese día también el país festejó la primera medalla de plata obtenida por el orureño Vidal Basco en la prueba de los 10.000 metros planos. En Edmonton, Canadá, Coronado, además de lograr una medalla de oro impuso un nuevo récord en el campeonato con un tiempo de 47’05”11. Pero para Coronado esta medalla no es casual, porque las dos preseas doradas obtenidas primero en marzo en el Challenger de Chihuahua (47’32”) y en la Copa Panamericana de Marcha en mayo en Arica (47’05”) son gracias al arduo entrenamiento y la dedicación a esta exigente disciplina, además a su perseverancia, un temple que la define, como ella misma señala. “Soy muy perseverante en busca de mis metas”. Ya el año pasado mostró que puede lograr lo que quiera, en 2014 ingresó en el Top 10 en el Mundial Junior que se desarrolló en Eugene, con una marca de 46’42”06 en los 10.000 metros marcha, que significó un nuevo récord nacional en su categoría. Pero para Coronado no existe descanso, porque ahora tiene la mirada puesta en cumplir su meta “llegar a los Juegos Olímpicos” y el objetivo es ir a Río 2016 con marca mínima. “Ahora el entrenamiento se incrementa porque cambio de kilometraje de 10 km a 20 km”, comentó Coronado, al momento de explicar que debe buscar la marca mínima en los 20 km, prueba en la que se compite en los JJOO. “El sueño de mi entrenadora Martha Marín es llegar a los Juegos Olímpicos con equipo completo. Estoy muy agradecida a mi entrenadora, quien planificará el nuevo entrenamiento y sin duda será más exigente pero quiero llegar a cumplir la marca olímpica y dar lo mejor de mí para el país”, dijo. En cuanto a la posibilidad de que la falta de apoyo podría generar que en algún momento podría competir por otro país, como en su momento lo hicieron algunos compatriotas, como es el caso de la raquetbolista cruceña María José Vargas, que desde el 2013 representa a Argentina, aseguró que esa idea nunca se le pasó por la cabeza. “No, yo amo mi país y nunca lo cambiaría”, finalizó la marchista en su retorno al país, tras su paso por Canadá. Stefany Coronado “Quiero agradecer a toda Bolivia por su apoyo, a mi familia y amigos que siempre estuvieron ahí para mí; pero sobre todo al Comité Olímpico Boliviano, Jacha, Inti y Siga institución y empresas privadas que me dieron su confianza y apoyo que me brindaron. !Gracias Bolivia!” HOJA DE VIDA Stefany Mildred Coronado Gemio Fecha de nacimiento: 16 de septiembre de 1996 Lugar de nacimiento: Chuquisaca Apodo: Tefy Vive en La Paz: “Paceña de corazón, vivo toda mi vida prácticamente en mi linda La Paz” Madre: Rosio Gemio Hermana: Nagueli Coronado (12 años) Estudios colegio: San Ignacio Títulos: Sudamericano menores 5 km Mendoza 2012, Panamericano Chile 10 km 2015, Challenger de México 2015 Récords nacionales Categoría menores: 5.000 metros marcha 23’23”04 en Lima, Perú 15/06/2013; 5 Kilómetros marcha 24’29” en Arica, Chile 09/03/2013 Categoría juvenil: 10.000 metros marcha 46’42”06 en Oregon, Estados Unidos 23/07/2014 Categoría junior: 10.000 metros marcha 46’42”06 en Oregon, Estados Unidos 23/07/2014 Mejores marcas: En los 5.000 metros marcha 25’16”33, obtenida en Mendoza, Argentina 27/10/2012; en los 10.000 metros marcha 46’42”06 lograda en Eugene 23/07/2014; en los 10 Kilómetros marcha 47’05” lograda en Arica, Chile 09/05/2015 Progresión de sus marcas 5.000 metros marcha Fecha    Marca     Lugar 02/06/2013     25’22”60     Sucre, Bolivia 27/10/2012     25’16”33     Mendoza, Argentina 10.000 metros marcha Fecha    Marca     Lugar 01/08/2015     47’05”11     Edmonton, Canadá 23/07/2014     46’42”06     Eugene 20/10/2013     49’09”92     Nacional 20/10/2013     49’09”92     Nacional 10 Kilómetros marcha Fecha    Marca     Lugar 09/05/2015     47’05”     Arica 22/02/2014     49’09”     Chihuahua Mejor participación en Mundial Octava en el Mundial Junior de Atletismo con una marca de 46’42”06 en 23/07/2014 MARÍN ES LA AUTORA La entrenadora Martha Marín fue la moldeadora de la campeona que es hoy en día Stefany Coronado, al igual que lo son los otros pupilos de Marín como ser Marco Rodríguez, Pablo Rodríguez, Wendy Cornejo, Ángela Castro entre ellos. Coronado, con 18 años, lleva más de cinco años trabajando con Marín, con quien inició a entrenar cuando cumplió 13 años. “Empezamos progresivamente en la categoría infantil, luego cuando cumplió 15 años ya se trabajó con miras al Campeonato Mundial de Menores y así fuimos subiendo de categoría hasta llegar a Juveniles con objetivos claros de ser primero Campeona Sudamericana y luego Campeona Panamericana y mejorando todas las marcas”, comentó Marín sobre la planificación de los entrenamientos con Coronado. Para Marín los objetivos son claros, pero no se quedan a nivel nacional, sus metas siempre son altas, medallas en torneos internacionales y hasta ahora no ha fallado. El objetivo a largo plazo es conquistar una medalla olímpica, tal vez la primera quien sabe, pero por lo pronto pretende llegar a los Juegos Olímpicos de Río 2016 con un equipo completo de marcha y todos clasificados con marcas mínimas. El primero en conseguir ese objetivo fue Marco Rodríguez, mientras que Wendy Cornejo se quedó a segundos de conseguirlo en Arica. MUCHO ESFUERZO Stefany Coronado no fue elegida para ser parte del programa de los Tunkas, como sus compañeros de equipo Marco Rodríguez y Wendy Cornejo, porque en ese momento no estaba entre las primeras del ranking nacional. Sin embargo, ahora merece estar en ese grupo privilegiado, porque a diferencia de otros deportistas de élite, que prácticamente deben mendigar apoyo económico para poder entrenar y para los viajes, los Tunkas tienen un presupuesto que cubre toda su preparación. Pero pese a no tener ese respaldo económico Stefany Coronado, con un esfuerzo económico de su familia, amigos y algunas empresas privadas que le dieron el espaldarazo, no dejó de cosechar medallas a nivel internacional. Pese a ser la atleta con mejor proyección para conseguir una medalla en el campeonato Panamericano Juvenil de Edmonton, Coronado estuvo a punto de no viajar a ese campeonato. Después de varias gestiones de su entrenadora, Martha Marín, el Comité Olímpico Boliviano pagó su pasaje (2.674 dólares) a Canadá y la marchista no defraudó, como no lo hizo en todas sus salidas a torneos internacionales. Su familia y amigos tuvieron que hacer una kermesse para pagar algunos de los costos del viaje. Además, decidieron no mandar a su entrenadora, pese a que ella se encontraba en Toronto, Canadá. Fuente: Los Tiempos