El conflicto de Achacachi sube en tensión. Los vecinos liderados por Felipe Quispe, el Mallku, mantienen sus medidas de presión, mientras que los Ponchos Rojos de los cantones de Omasuyos advierten con tomar acciones de hecho y cercar a la capital provincial.

Los vecinos de Achacachi mantienen su bloqueo en el altiplano desde el 22 de agosto, y sus mujeres realizan una vigilia en La Paz en demanda de la renuncia del alcalde Édgar Ramos y la liberación de tres de sus dirigentes detenidos por este conflicto.

En los últimos días surgió otra polémica por un supuesto secuestro del dirigente Poncho Rojo cantonal Modesto Clares. El Gobierno insiste en que esta persona fue tomada rehén por los bloqueadores, pero el mismo Clares sostuvo que está con los vecinos por voluntad propia y no fue agredido.

Los Ponchos Rojos realizaron el jueves un ampliado en el cual reclamaron por esta situación. El dirigente Pedro Lucana aseguró que Clares fue agredido y torturado con ganchos incluso hasta escupir sangre. Según esta versión, Clares salió en medios de comunicación negando el secuestro porque estaría amenazado por los vecinos.

Molestos los Ponchos Rojos, por el prolongado bloqueo y el supuesto secuestro de Clares, decidieron dar 24 horas para que se suelte al dirigente o caso contario los mismos pobladores cantonales irán a desbloquear y, además, se cercará a la capital Achacachi, según Lucana.

Felipe Quispe, a quien los Ponchos Rojos amenazaron con quitar su propiedad, dijo el jueves que Clares se quedaría en el punto de bloqueo y que el dirigente ya se unió al movimiento de los vecinos. Anunció que los manifestantes tienen más estrategias, pero las mantendrán en secreto puesto que no quieren dar guerra avisada.

El viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga, lamentó que el conflicto de Achacachi haya pasado a de la disputa entre la urbe y los cantones, a los hechos delictivos.

Quiroga ratificó que Clares fue secuestrado y está retenido contra su voluntad. Aseveró que los golpes que recibió el dirigente se pueden evidenciar en las imágenes que tomaron medios de comunicación.  

  

La autoridad dijo que no habrá intervención policial y que no se caerá en el juego de los dirigentes de los vecinos, pero aseguró que no se permitirán actos delictivos.

Fuente: Erbol

Deja un comentario