El 19 de julio de 2009, en el inicio del torneo Clausura de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano (LFPB), un hito sin precedentes se registró en el balompié nacional: un jugador de 12 años hizo su debut con la camiseta de Aurora en un certamen de Primera División. El caso se refiere a Mauricio Baldivieso, quien a escasos días de cumplir 13 años hizo historia en ser el futbolista más joven del mundo en jugar a ese nivel.

Pero así como el caso de Mauricio, hay otros que se han registrado en Bolivia, aunque muchos han quedado en el olvido o simplemente  no se supo más.


El caso más reciente de un debut precoz en el fútbol nacional se registró en la Copa Simón Bolívar Adecuación 2017: Enzo Mirlo Rodríguez Fuentes hizo su aparición en el pórtico del pandino Vaca Diez a sus 13 años, en la derrota 5-2 ante Universitario de Beni, el 1 de noviembre pasado, en el estadio Lorgio Zambrano de Beni.


Así como los citados casos, hay muchos en el fútbol boliviano y seguramente muchos otros vendrán en próximas temporadas.


Caso Baldivieso


En la antesala del inicio del campeonato Clausura 2009, Aurora llegaba de haber afrontado el torneo Apertura y la Copa Libertadores de América.


Sin mayor fortuna pero con la determinación de recuperar la corona que meses antes había conseguido, el Equipo del Pueblo inició un nuevo camino en el certamen, esta vez debutando ante el siempre complicado La Paz FC.


El técnico de aquel entonces, Julio César Baldivieso, llegó con un equipo mermado por lesiones a la sede de gobierno.


En la banca figuraba un joven futbolista y de apellido muy conocido en el fútbol: Mauricio Baldivieso, quien recibió la confianza del entrenador (su padre) e ingresó a la cancha sobre 35 minutos del segundo tiempo.


Este hecho marcó un verdadero récord internacional, aunque el ingreso del joven Mauricio fue bastante criticado por algunos sectores y días más tarde su padre, el entrenador, fue cesado del cargo.


Mauricio volvió más adelante al Celeste, aunque también tuvo su paso por Real Potosí, Nacional Potosí, Wilstermann, Universitario y actualmente juega en San José.


Caso Chumacero


El pasado 6 de junio, se cumplieron 10 años del debut del futbolista atigrado Alejandro Chumacero. Su primera presentación se registró en esa misma fecha, pero en 2007.


La primera incursión de Chuma no pudo ser mejor: debutó a sus 16 años con el equipo de sus amores y marcó su primer tanto en el profesionalismo, en el triunfo 2-1 sobre Universitario de Sucre.


El presente de Chumacero es quizás de los más importantes entre aquellos futbolistas que debutaron precozmente: es uno de los goleadores de la Copa Libertadores 2017 (ocho goles) y también tuvo un paso por el club Sport Recife (BRA).


Actualmente, el volante ofensivo se mantiene jugando en The Strongest, club con el que consiguió cinco títulos en los últimos seis años.


Diego Suárez


Al igual que Chumacero, el cruceño Diego Suárez militó en el fútbol extranjero. Su salida de la Academia Tahuichi hacia el Dinamo de Kiev de Ucrania a una corta edad le permitió formarse en otro fútbol.


En su regreso al país, Suárez  llegó a jugar en Blooming junto al DT Álvaro Peña, quien también lo dirigió en el Dinamo de Kiev. A sus 14 años y unos meses, Suárez jugó en 2007 la Copa Libertadores de América con la Academia cruceña. Hoy juega en el club Oriente Petrolero.


Otros casos


Además del mencionado ejemplo de Enzo Rodríguez, en Bolivia hay otros que merecen ser rescatados.


En 2011, el juvenil Víctor Machaca jugó en Enrique Happ el Nacional B 2011-2012 con sólo 15 años. Meses después, el lateral derecho se fue a La Paz FC, donde jugó aún con esa edad. Hoy milita en el club Real Potosí.


Antes, en 1993, Sergio Galarza debutó con el club Metalsan de Cochabamba y ante Wilstermann, equipo donde militaba su padre Luis.


Antes, Mauricio Adorno saltó a Bolívar con 15 años, siendo quizás uno de los principales referentes del valle.


Así como los nombrados, hay muchos casos de jugadores que han debutado bastante jóvenes, empero muchos de ellos se quedaron sólo como recuerdo.


 


LA PROMOCIÓN DE JÓVENES HA DISMINUIDO EN BOLIVIA


Freddy Bolívar. Director Técnico


Cuando funcionaba la escuela Enrique Happ, muchos jugadores han salido jóvenes de este prestigioso club. La diferencia estaba en que el trabajo que se realizaba en esta escuela era tipo alemán y se tenían las mejores condiciones, se manejaba mucho la gestión de la logística y con muy buenos profesores.


Producto del trabajo es que han salido jóvenes jugadores desde Cochabamba, donde se puede mencionar a muchos futbolistas.


Se puede nombrar a una serie de jugadores, pero en el contexto nacional ha mermado el hecho de las exigencias de los dirigentes y las condicionantes que tienen los entrenadores, particularmente con los resultados, ya que nuestro fútbol es bastante resultadista.


No arriesgan con jugadores jóvenes, ha bajado mucho en relación con otros años. Particularmente, creo que el problema del fútbol boliviano no está arriba, sino abajo. Está en las divisiones menores.


En los equipos que están en la Liga, se le da poca importancia al trabajo en las divisiones menores. Hay clubes con buena infraestructura, pero el trabajo con las menores es muy deficiente.


Este es el camino más equivocado que toma la dirigencia, ya que las fuerzas básicas son el sustento para el futuro, para sus equipos. El dirigente debe ver que apostar por las divisiones menores no es un gasto, sino una inversión.  Cabe resaltar que estos jugadores salen de las asociaciones.


En lo particular, me tocó darle oportunidad a los jugadores más jóvenes donde me tocó trabajar.


Varios jugadores han salido bastante jóvenes, como el caso de Edward Zenteno, quien fue campeón con la selección de Cochabamba en 2004, también con Juan Carlos Sánchez que jugó en 2003 y luego por Aurora.


Luego fueron muy pocos los jugadores jóvenes que se vieron debutando a temprana edad en el fútbol nacional.


Todo esto es producto del poco o mal trabajo que se realiza en las divisiones menores. Todo lo contrario sucede en el exterior. Sólo viendo a nuestros vecinos del continente, el trabajo es fundamental. Eso se ve en el fútbol argentino, brasileño, colombiano, ecuatoriano o incluso en el venezolano, que es un gran ejemplo para nosotros.


Acá en Bolivia, lamentablemente no se está haciendo nada por mejorar aquello.


 


O REI PELÉ, EL JUGADOR MÁS JOVEN EN GANAR UN MUNDIAL


A sus 17 años, Edson Arantes Do Nascimiento, más conocido en la esfera futbolística como Pelé, se consagró como el futbolista más joven de la historia en conquistar un Mundial.


Tras varios tropiezos en ediciones anteriores, el joven Pelé guió a la Canarinha a conquistar su primer mundial en Suecia 1958, luego de vencer a los anfitriones por 5-2.


Pero la leyenda de Pelé quedó enmarcada en las imágenes de la época, pero   mucho más cuando fue artífice del bicampeonato en Chile 1962 y el recordado tricampeonato de México 1970.


Fue Pelé el responsable de romper todos los récords existentes y establecer otros aún vigentes.


La figura del astro brasileño es, quizás, el mejor ejemplo de constancia y trabajo para convertirse, desde joven y hasta adulto, en un ícono mundial.


 


EN EL EXTERIOR


Ianis  Stoica - Debut a  los 14 años

El futbolista rumano  debutó con gol en el club Steaua Bucarest, con tan sólo 14 años.

José Luis Chilavert - Debut a los 15 años

El  histórico guardameta paraguayo hizo su primera aparición en 1980 con el club Sportivo Luqueño.

Diego Maradona - El 10 a sus 15 años

Salido de Villa Fiorito, en Buenos Aires, Diego Armando Maradona debutó en 1976 con Argentinos Juniors.

James Rodríguez - Un crack precoz

James Rodríguez, figura estelar de Colombia, arrancó una ascendente carrera a los 14 años en el Envigado de su país.

Fuente: La Prensa

Deja un comentario