El Juzgado Primero de Instrucción en lo Penal de Santa Cruz condenó a Alejandro Rivero Arteaga a 25 años de privación de libertad en el penal de Palmasola, tras declararse culpable de violar a su propia hija desde los 12 hasta los 17 años, informó la Fiscalía.

El Fiscal Departamental, Gomer Padilla, mencionó que el hecho se registró en la ciudad de Santa Cruz, en el kilómetro 6 doble vía La Guardia.

“La víctima fue violada por su progenitor desde sus 12 hasta los 17 años de edad y en la actualidad tiene un embarazo de aproximadamente 13 semanas”, señaló Padilla.

De acuerdo con la relación de los hechos, las violaciones comenzaron una noche que sus padres llegaron en estado de ebriedad. Alejandro aprovechó que la madre de la víctima se quedó dormida profundamente para cometer su delito y para que la menor no grite solía morderle o apretarle el cuello.

La Fiscal asignada al caso, Yovanna Castro, manifestó que el agresor amenazaba a la menor con matar a su madre, si es que avisaba de los abusos que sufría, incluso le dijo que si quedaba embarazada tenía que abortar.

Fuente: Erbol