El alcalde Eduardo Mérida aspira a convertir a Quillacollo en una ciudad santuario y en parte de las rutas de la fe como las Misiones Jesuíticas de la Chiquitanía.

En una conversación con Los Tiempos a propósito del relanzamiento del periódico, Mérida habló de este desafío y de los procesos que han marcado la mitad de su gestión.

 

– ¿Qué le parece el nuevo diseño del periódico?

– Los Tiempos es un medio escrito que ha sido valorado desde hace mucho tiempo. Veo que está innovando.

 

– ¿Le parece más cómodo?

– Sí y es algo nuestro, de los cochabambinos. Es una marca cochabambina.

 

– ¿Qué está haciendo para que Quillacollo sea una ciudad santuario?

– Yo no entendía qué es una ciudad santuario, de dónde viene el nombre. Fue el equipo sacerdotal el que vio la gran fe en la Virgen de Urkupiña.

Además, observan que este acto de amor irradia al país. El denominativo de ciudad santuario es porque llegan devotos durante todo el año.

 

– ¿Se invierte para esto?

– La ciudad tiene que tener esas condiciones. Todas las obras y el POA se deben dirigir a que Quillacollo se convierta en una verdadera ciudad santuario, no sólo la plaza.

Por eso, nosotros hemos apostando por los jardines, asfalto. Se avanzó en el tema de limpieza eso se acordó con la parroquia. Mi misión es una ciudad santuario, una ciudad pacífica, limpia, llena de jardines y ordenada.

 

– ¿Qué proyectos tiene para lograr esa meta?

– Se avanzó en puentes, accesos y servicios . Hemos atacado el ingreso a Quillacollo.

El otro reto en dos años y medio es la plaza Bolívar. Estamos en contacto con una empresa china Vicstar que nos va entregar el proyecto a diseño final de pasos a desnivel. Vamos a peatonalizar lo que es la plaza Bolívar y el templo.

 

– ¿Cómo van a retomar el plan maestro de servicios?

– Nosotros estamos atravesados con la soga al cuello. Estoy resolviendo el contrato con la empresa. A partir de ese momento, puedo ejecutar sus boletas de garantía.

Pero eso es en el plano administrativo. El Viceministerio de Aguas ya nos ha mencionado que si no invertimos de nuestro POA para encaminar el plan es inminente que nos devenguen los recursos.

Pero, más allá del tema administrativo y volver a gasta plata, lo que más preocupa es que nos responsabilizan porque no vamos a poder recibir agua de Misicuni.

Voy a tener que volver a invertir la plata de los quillacolleños para hacer un nuevo plan maestro de servicios.

 

– ¿Cómo resuelven ahora el servicio de alcantarillado?

– Todo el alcantarillado de Quillacollo y el desagüe pluvial culmina en el río Rocha. Es decir no hay un lugar, va al río y en época de lluvia ni siquiera entra al río; más bien, el agua retrocede. No puede ser que nos hayan postergado como Quillacollo.

 

– ¿Cómo lo han afectado los 14 procesos en su contra?

– Esto ha afectado tremendamente a mi familia, va a ver a mi esposa muy enferma, le ha afectado emocionalmente, ha causado sufrimiento.

Hemos sufrido incluso la pérdida de su padre. Entiendo yo por preocupación.

En mi caso, también por saber que puedo entrar a la cárcel injustamente. Esto hace que, evidentemente, yo la ponga a buen recaudo a mi esposa.

 

– ¿Cómo ha enfrentado cada uno de los casos?

– Yo garantizo que todos estos procesos no tienen razón de ser. No hay daño al municipio, no hay daño a personas. Lo único que han hecho los concejales es montar procesos. El éxito de la defensa que he tenido es porque lo único que he hecho es defender la verdad. Qué pena que algunos jueces se presten al juego político.

 

– ¿ Cómo espera dejar a Quillacollo cuando culmine su gestión y cree que los procesos seguirán ?

– Yo confieso que si sigue la persecución, a mí no me van a hacer poner de rodillas.

Si sigue la persecución, voy a enfrentar, porque peleo por la verdad.

Mi sueño es dejar a Quillacollo con un mercado de cinco pisos, una plaza Bolívar ordenada, con parques. Estoy expropiando 12 mil metros para dejar parques y campos deportivos. Además hospitales, he inaugurado ya tres de primer nivel. Dos coliseos para los jóvenes.

 

– ¿Y en turismo?

– Hace poco, participé en un evento internacional de las Rutas de la Fe, en San José de Chiquitos, en Santa Cruz.

Yo fui casi por no fallar por tercera vez a una tercera invitación que me hizo el alcalde de San José, pero cuando estuve en el evento he comprendido que esto es otra forma de captar recursos.

San José de Chiquitos tiene como 35 mil habitantes, nosotros 350 mil habitantes.

San José no tiene la festividad de Urkupiña; aquí llegan millones. Allá van 8 mil turistas al año.

Y nosotros no hemos tenido la capacidad de vender los destinos turísticos, como las qollqas, Chocaya, Liriuni, Potrero y otros. No hemos tenido la capacidad de generar inversiones, no tenemos un hotel cinco estrellas para que el turista se quede.

 

7_me_2_rochaaaaaaaa.jpg

EDUARDO MÉRIDA BALDERRAMA
José Rocha

FICHA PERSONAL

EDUARDO MÉRIDA BALDERRAMA

CARGO: Alcalde de Quillacollo

FECHA DE NACIMIENTO:

22 de julio de 1971, Cochabamba

LUGAR: Bolivia

MILITANCIA: Invitado FPV

VOTACIÓN: Ganó con el 46 por ciento

TRAYECTORIA:

Más de 20 años como abogado penalista

 

LAS FRASES

“Yo quiero tomar el ejemplo de San José de Chiquitos, donde los pobladores han hecho inversiones y aquí realmente no sabemos aprovechar ni en el ámbito público ni en el privado.”

 

“No puede ser que estos alcaldes que tenían que ejecutar el plan maestro de servicios básicos estén con medidas sustitutivas y nadie nos diga cómo van ayudar a los quillacolleños para terminar el proyecto.”

 

“Todas las obras del municipio y el POA se deben dirigir a que Quillacollo se convierta en una verdadera ciudad santuario, no sólo la plaza y sus alrededores.”

Fuente: Los tiempos

Deja un comentario