Los millones que a sus 27 años Juan P. desfalcó durante casi un año al Banco Unión los utilizó para financiar muchos lujos, desde una decena de vehículos de última generación hasta bebidas y habanos top. Incluso llegó a realizar inversiones y compró una discoteca en China, con ayuda de cómplices y palos blanco, según datos acumulados hasta la fecha por la Fiscalía.

El principal acusado por este ilícito había obtenido ilegalmente una fortuna de Bs 37,6 millones unos $us 5,4 millones hasta el 28 septiembre, cuando fue detenido por la Policía.

  • Las fotografías de las bebidas y los habanos que publicó Juan P. en Facebook.

El fiscal departamental de La Paz, Edwin Blanco, explicó el miércoles que se verificó la compra de una discoteca a nombre de un palo blanco; asimismo, la inversión de dinero en China en una empresa de curtiembres.

Parecía tener el talante de un empresario visionario o al menos mostraba esa imagen para justificar su estilo de vida. Según informes preliminares a los que accedió la edición impresa de La Razón, el exgerente de la entidad financiera en las agencias rurales de Achacachi y Batallas, donde cometió el hurto, planeaba abrir una cadena de tiendas de venta de pieles chinas y otros artilugios.

También se conoce que invirtió en la compra de maquinaria a través de un banco chino en una empresa de ese país.

En publicaciones en su cuenta en Facebook que ahora está desactivada, Juan P. promocionaba a Servicios de Auditoría Legal Tributaria y Contable (Saltcon SRL), una firma que sumada a otra, según la Fiscalía, eran pantalla para lavar el dinero ilícito que había acumulado en este tiempo.

  • Un banner de la firma que publicitaba Juan P.

Los registros empresariales de la firma daban cuenta que su rubro era, además de servicios contables, la importación y exportación de equipos, maquinarias y vehículos.

El acusado también derrochó el dinero justamente en la compra de unos 10 vehículos de sellos reconocidos como Cadillac, Mercedes Benz, Lexus, Toyota, Jaguar y otros que se hallaron en la zona Sur de La Paz.

  • “Regalo de navidad anticipado. Gracias Dios!!!”, escribió Juan P. en diciembre de 2016.

Ese descubrimiento conectó las investigaciones con una casa de renta de vehículos (Rent a Car). Ahora su propietario, Juan Carlos G., también está investigado por este caso acusado de enriquecimiento ilícito. Otro vehículo, también de lujo, recientemente fue hallado en un inmueble en la zona Alto Chijini.

Por fuera parecía una casa común pero no lo era. La Policía y los fiscales encontraron en ella una caja fuerte, un sistema moderno de cámaras de seguridad y un enorme televisor de 125 pulgadas que a los investigadores les costó incautar. También se allanó, entre otros, un inmueble en la zona de Obrajes y un negocio de venta de ropa denominado Afrodita, que pertenecía la esposa de Juan P., y que no se abrío más que unas dos veces a la semana, según testigos. La Policía cree que era otra pantalla.

  • El televisor gigante que incautó la Fiscalía. Foto: APG.

De hecho, en una publicación del 26 de agosto, el acusado se jacta de acuerdos en un tipo de reuniones que le encanta y que dan como resultado el Money, money, money, money. Aquello estaba registrado en un video, reportó el portal Urgente.bo.

Durante sus primeras declaraciones a la Policía, confesó que el dinero lo sacaba de la bóveda en mi cuerpo y lo acomodaba para que nadie se dé cuenta. Sin embargo luego el fiscal Daniel Ayala informó que sacaba el dinero en bolsas y maletas que entregaba a otras personas, que ahora están también investigadas.

Según la Fiscalía, Juan P. alteraba la dirección de las cámaras de seguridad para que su cómplice Luciana R. se acercara a los mostradores para, en una cartera, sacar el dinero. Así operó el joven que es casado y con estudios en ingeniería comercial. (12/10/2017)

Fuente: La Razon

Deja un comentario