Si el mundo estaba sorprendido por la prueba misilstica realizada por Corea del Norte el 4 de julio pasado, lanzada de manera vertical y que alcanz 500 kilmetros de altitud, ahora debe estarlo an ms. El 28 de julio, el Gobierno norcoreano lanz otro misil ICBM (Inter-Continental Ballistic Missile, por sus siglas en inglés) alcanzando una altura de 1.000 kilmetros. Si un misil de ese tipo fuera lanzado con un ngulo ms horizontal, podra alcanzar gran parte del territorio continental estadounidense.

Que en tres semanas las FFAA de Corea del Norte hayan logrado duplicar el alcance de sus misiles demuestra su alto grado de avance. Solo un puado de pases tiene la tecnologa para producir ese tipo de armas.

Como Corea del Norte también ha avanzado en la produccin de armas nucleares, una de esas ojivas podra ser instalada en un misil y lanzado a sus enemigos, obviamente EEUU y también Surcorea, cuya capital, Sel, est solo a 80 kilmetros de su frontera sur.

EEUU posee desde hace décadas la tecnologa suficiente como para interceptar este tipo de misiles. En los ltimos das realiz pruebas para asegurarse que sus protocolos estn vigentes y que las armas de interceptacin funcionan adecuadamente. Envi 15 misiles similares al coreano desde un avin sobre el Pacfico y todos ellos fueron derribados por el sistema THAAD (Terminal de defensa de alta altitud, por sus siglas en inglés), controlado desde una base en Alaska.

Por lo tanto, los especialistas creen que es virtualmente imposible que un misil, que es detectado de inmediato por radares y otros sensores, pueda llegar a territorio estadounidense. Es ms posible, por la corta distancia, que s alcance a Surcorea, aunque también ese pas tiene sistemas de defensa, provedos por EEUU. Adems, la represalia sera devastadora y terminara por derrocar al tirnico régimen hereditario de Corea del Norte.

Que ello sea as no quiere decir que el Gobierno del presidente Kim Jong-Un tiene una carta poderossima que puede disuadir cualquier ataque militar que busque destronarlo. En esas circunstancias sera suicida para EEUU intentar un ataque, sabiendo que Corea del Norte puede responder usando armas nucleares que, aunque interceptadas, podran tener efectos catastrficos en diferentes regiones del territorio surcoreano y de otras naciones. 

Por esa razn, la opcin de un ataque externo debera ser descartada, aunque las presiones contra ese barbrico Gobierno, el ms totalitario y reclusivo del mundo, deben proseguir para lograr en ese pas alguna normalizacin y apertura.

Fuente: Pagina Siete

Deja un comentario