El Maestro Víctor Agustín Ugarte no fue solamente el mejor jugador boliviano de todos los tiempos: también le dio a su país, como los grandes ídolos, su único título internacional. En 1963, con 36 años y en el epílogo de su carrera, el Maestro levantó el Torneo Sudamericano -antecedente de la actual Copa América- en un equipo que derrotó a Argentina y a Brasil en los últimos dos juegos.

El certamen por primera vez se jugaba en Bolivia. Aquel año, no presentó equipo Uruguay, que sólo faltó a dos de 32 campeonatos, este y el de 1925 en Argentina. Cuenta Ramiro Blacut, que a la postre sería entrenador del seleccionado boliviano en tres períodos diferentes, que el país entero se unió detrás de un sueño: dirigentes, políticos, futbolistas y fanáticos trabajaron para que la nación del altiplano fuera finalmente electa sede del Sudamericano por primera vez en la historia.

Bolivia-Campeon-2

En el equipo destacaban tres nombres: el debutante Ramiro Blacut, que acababa de ser contratado por Ferro Carril Oeste de Argentina; el capitán y una de las figuras Wilfredo Camacho, a quien se le debe la denominación del “fútbol camachista” que recibió el estilo de aquel equipo por la garra que lo destacaba; y la gloria que jugaba su último torneo, el Maestro Don Víctor Agustín Ugarte, a semanas de cumplir 37 años.

Campeón invicto, Bolivia debió sufrir más de la cuenta en los últimos dos partidos para consagrarse. Comenzó el camino con un empate 4-4 frente a Ecuador. Estaba 2-0 arriba, quedó 2-4 abajo, pero aparecieron Máximo Alcocer y Camacho para sacar las papas del fuego. Ya nadie esperaba más que un resultado decoroso en el torneo ante semejante debut.

Bolivia-Campeon-1

Bolivia-Campeon-1

Después vinieron los triunfos sobre Colombia y Perú, en los que se empezó a agigantar la figura de Ausberto García, para muchos otro de los grandes del fútbol boliviano, y a ratificar la importancia del capitán Camacho. También fue el debut de Blacut y Camacho, que habían estado en duda hasta una semana antes del torneo: Blacut, por una infección mal curada, y Ugarte, por una apendicitis. Ambos estuvieron internados en la misma clínica días antes del comienzo del Sudamericano que se jugó en las sedes de La Paz y Cochabamba.

El partido clave para muchos fue contra Paraguay, que había goleado 5-0 a los bolivianos en la previa. Sin embargo, en una de sus mejores actuaciones, el conjunto de Alvim se impuso 2-0, con goles de Fortunato Castillo y Ausberto García.

Actualmente no podemos soñar en nada el fútbol boliviano esta muy bajo de nivel y mal dirigido por mafias sobre todo por el señor Carlos Chavez que quiere hacer lo que le da la gana y estar como manda mas de la FBF por gusto y capricho
No podemos aspirar a nada lamentablemente.

¿Qué opina usted del Fútbol Boliviano?

Deja un comentario