Entre los meses de enero a julio se produjo un total de 34.958 embarazos adolescentes en el pas. Obviamente que la cifra real es mucho ms alta. Como bien seala el informe del Ministerio de Salud, esa cifra se refiere a los casos “reportados por el sistema pblico de salud. Muchos de estos embarazos quedan fuera de las estadsticas y, muchos otros, lamentablemente, terminan con la vida de la madre. Con ese dato, unas 70.000 adolescentes son embarazadas cada ao.
 
De acuerdo con los datos de una encuesta de jvenes administrada por el Ministerio de Salud, el fenmeno se observa con ms frecuencia en los municipios de El Alto de La Paz, Colcapirhua de Cochabamba, Riberalta del Beni, Yacuiba de Tarija y Cobija de Pando.
 
Si bien el grupo que ms casos presenta son los embarazos que se producen de madres de entre 15 y 16 aos, existe otro sector etario que debe generar especial preocupacin: el de las nias de entre 10 y 12 aos, que en un semestre gener 2.500 embarazos, es decir 5.000 al ao.
 
El tema del embarazo adolescente debera generar el mayor cuidado de las autoridades. Muchas veces el embarazo se produce por relaciones no consentidas o con varones mucho mayores. En otras ocasiones el embarazo termina en aborto, que pone en  riesgo la vida de la madre.
 
Hay otras secuelas, sin embargo, y son las psicolgicas y las sociales. Las primeras tienen que ver con  que las nias y adolescentes no estn capacitadas para llevar la responsabilidad sobre otro ser. Las sociales se refieren a que, en muchos casos, estas mujeres dejan los estudios y estn obligadas a trabajar en empleos poco remunerados y casi siempre desprovistos de los beneficios de la seguridad social.
 
Por ello, los esfuerzos estatales para prevenir los embarazos deben ser ms eficientes. En el caso de las nias, tratar por todos los medios de evitarlos, dndoles informacin a las involucradas y sobre todo concientizando a las madres. Son ellas las ms indicadas para proteger a sus hijas.
 
En los otros casos, y ello tiene relacin con la currcula escolar, debe tratar de entregarse las mayores referencias posibles sobre métodos anticonceptivos. Como hemos sealado en estas pginas con anterioridad, en las escuelas el tema de la sexualidad debe tratarse de una manera ms libre y ms desprejuiciada, para que se hable del derecho de los jvenes a la sexualidad, siempre que ésta se realice de manera informada, con consentimiento mutuo y, sobre todo, que sea protegida. 
 
El acceso a un simple preservativo, que es de bajo costo y fcil utilizacin, puede evitar muchos de estos problemas.
 
Como hemos sealado en estas pginas, en las escuelas el tema de la sexualidad debe tratarse de una manera ms libre y ms desprejuiciada.

Fuente: Pagina Siete

Deja un comentario