Desarrolló intensa actividad periodística en medios como “El Diario”, “El Telégrafo”, “La Alborada Literaria”, “El Fígaro” y principalmente “La Estrella de Tarija”, diario del que fue director. Fue también senador de la República (1904-1914) y es autor de la letra del Himno a Tarija. De acuerdo a los apuntes históricos recolectados, O’connor fue un estudioso de la vida y obra de Mariano Melgarejo Valencia, quien fue Presidente de Bolivia entre 1864 y 1871. Sobre éste publicó dos libros de carácter histórico, uno de ellos y el más famoso “El General Melgarejo”.Se trataba de hechos y dichos de este hombre célebre (1890), que alimentó el mito de la personalidad del gobernante. Más tarde, basado en sus estudios, publicó la novela “Doña Juana Sánchez” (1918), quien fue compañera de Melgarejo.Cuentan que Doña Juana tenía “mucho de Melgarejo”. Ella fue la concubina oficial a quien el gobernante amó con pasión indestructible. Juana, como tantas otras mujeres de la historia, alcanzó celebridad a causa del amor. Vivió a su lado mientras éste disfrutaba de las prerrogativas absolutas del poder. En el sombrío corazón del tirano, encendió la maravillosa lumbre de amor. Pero a pesar de que el libro lleva el signo de doña Juana, Melgarejo resulta ser el protagonista más vigoroso, porque su áspera y bravía personalidad lo avasalla todo, tanto que lo verdaderamente dramático, empieza desde él y acaba en él.Enrique Finot en su Historia de la Literatura Boliviana (1964) concluye que “se trata del libro que ha obtenido en Bolivia los más resonantes éxitos de librería y el honor de varias ediciones, porque sirvió para alimentar la curiosidad del vulgo sobre los hechos y personajes que han alcanzado contornos legendarios.En ese entonces los críticos literarios se refirieron a la cualidad literaria del autor: “Poeta de emotividad romántica, se caracteriza por su amor a la naturaleza, unido al localismo pintoresco y por su individualismo sentimental, quejumbroso”Fue O’Connor escritor fecundo. El número de sus publicaciones alcanzan a cuarenta títulos, entre libros y folletos. Pero más allá de los escritos un gran recuerdo queda en nuestra Tarija. Murió el 9 de diciembre de 1932 en su tierra natal.

Una casa histórica En nuestra tierra además del himno hay un lugar que nos recuerda la existencia de este célebre tarijeño. La esquina de las calles Bolívar y Campero estuvieron predestinadas desde siempre a ser escenario de diferentes acontecimientos históricos que influyeron en la historia de Tarija y Bolivia.En este lugar fue edificada en la época de la Colonia la casa señorial que compraría y habitaría Francisco Burdett O’Connor, uno de los próceres de la independencia sudamericana, quien dejó su Irlanda natal atrás en 1819 para embarcarse con rumbo a América del Sur y enrolarse en las filas de los ejércitos libertarios.Francisco Burdett O’connor jugó un papel preponderante en la historia de Tarija, sobre todo en lucha por pertenecer a Bolivia. Fue parte de las luchas libertarias de Colombia, Venezuela, Perú y Bolivia, pero fue este último país el que lo conquistó y en especial Tarija, región en cuyo destino se involucró al punto de elegirla como residencia permanente.En 1826 fue nombrado gobernador militar de Tarija, en 1827 se casó con Francisca Ruyloba y el 20 de febrero de 1829 compró esa casa a don Pedro Echazú.En esa casa nació y vivió el nieto de Francisco Burdett O’Connor, Tomás O’Connor d’Arlach, conocido por ser el autor del himno tarijeño, además de ser historiador, poeta y tradicionista. En esta casa, en una de las salas fue interpretado el himno de Tarija, al momento de su primera ejecución el 25 de enero del año 1893También sus paredes cobijaron a Octavio O’Connor, el creador del escudo tarijeño, escritor, educador y periodista que nació y creció en la casa de sus antepasados.La casona fue también visitada por Juana Manuela Gorriti y Manuel Isidoro Belzu, quienes se enamoraron en Tarija. Cuentan que en esa casa se casaron Belzu y Manuela Gorriti, y Francisco O’Connor fue el padrino de bodas.Según datos de Eduardo Trigo O’Connor d’Arlach el “Moto” Méndez fue además de compañero de armas del General, su amigo, por lo que debió visitar la casa en muchas ocasiones incluyendo sus últimos días, pues murió en una de las habitaciones de la casona.La casa tiene una tipología netamente colonial, española, en el mismo sistema de construcción. Las habitaciones de paredes muy gruesas de adobe y el techo de tejas. En el patio aún sobreviven un limonero y un pomelo que sobrepasa los 200 años.En las primeras décadas del siglo XX la casa aún fue escenario de hechos relevantes vinculados a la historia política de la región. Según Trigo en 1918, se produjo en Tarija un enfrentamiento entre partidos políticos en las elecciones del 5 de mayo de ese año. Los partidos liberal y liberal-principista, que ya habían sido protagonistas de disputas y violencia callejera previo a los comicios, al conocer los resultados que daban como ganadores a Adolfo Trigo Achá y Hugo O’Connor d’Arlach, fueron protagonistas de un hecho trágico. La casa de la familia fue asaltada y se produjo un desenlace fatal en el que perdió la vida un policía, producto de una balacera. Hasta hoy el piano de la familia guarda el recuerdo de ese día.La casa estuvo en manos de los descendientes de Francisco Burdett O’Connor hasta 2009 cuando el inmueble fue adquirido por la Prefectura por un valor de 300 mil dólares. El costo incluía la restauración de la infraestructura.El proceso de adquisición se prolongó por tres años ya que comenzó en 2006 cuando se presentó el proyecto al Prefecto, debido que se conoció de la intención de demoler el inmueble para construir una galería comercial. La restauración de la casa se llevó a cabo pero sin tomar en cuenta algunos aspectos fundamentales sobre la conservación del patrimonio histórico, ya que se han hecho modificaciones radicales como la instalación de lámparas modernas que no tienen nada que ver con el resto de la infraestructura ni con su valor histórico.En la actualidad en la casona funciona el Archivo Histórico de Tarija.

 

losdatos

Personajes de la historia tarijeña

Burdett O’ConnorFrancisco Burdett O’Connor nació en Irlanda el 12 de junio de 1791, fue un militar de destacado participación en las Guerras de Independencia Suramericanas. Eligió Tarija para vivir, compró la casa de la familia Echazú luego de casarse con Francisca Ruyloba.

“Moto” MéndezEustaquio Méndez Arenas, el “Moto”, según datos históricos pasó sus últimos días en la casa de Francisco Burdett O’Connor, pues historiadores tarijeños aseguran que el héroe murió en una de las habitaciones de la casona.

Juana ManuelaLa renombrada escritora argentina Juana Manuela Gorriti conoció y se enamoró de Manuel Isidoro Belzu en Tarija y se casó con él en la casa de Francisco Burdett O’Connor, quien apadrinó esa boda. Aunque luego se separaron su historia de amor inspiró a muchos autores.

Fuente: www.elpaisonline.com

Deja un comentario