Entre los acusados están docentes y estudiantes, por contravenir las normativas de la estatal tarijeña como también casos de acoso sexual.  

Según el Código de Ética y Reglamento de Procesos Universitarios,  las causales para abrir un proceso, están referidos a actos en contra de la autonomía, sustracción de documentos, parcialidad en la recepción y calificación de pruebas de evaluación, conducta inmoral, actos de acoso sexual, entre otros.

El  presidente de la comisión de Sumariante,  Edgar Ortiz, reveló que en sus dos años de gestión se abrieron 26 procesos universitarios, 12 de ellos fueron resueltos, los demás están en investigación. Los acusados son docentes y estudiantes.      

La autoridad manifestó que las denuncias principalmente fueron de acoso sexual de docentes,  pérdida de algún instrumental de la “U”, estudiantes que falsificaron certificados de notas para acceder al Comedor Universitario. Actos reñidos con la moral, docentes que acudieron a clases en estado de ebriedad.

El Código de Ética establece que las sanciones para autoridades, docentes, administrativos es acorde a la gravedad, descuento de haberes de hasta un 20 por ciento, suspensión de 30 y 90 días sin goce de haberes, destitución de la institución de uno a cinco años y destitución del Sistema Universitario de Bolivia.   

Para los estudiantes las sanciones se basan en sanciones económicas equivalente a tres veces del valor de la matrícula, suspensión de una gestión académica en las materias que haya infringido las normativas, expulsión temporal de la “U” y del Sistema Universitario de Bolivia.    

Según el vicepresidente de la Confederación Universitaria de Bolivia (CUB), Roberto León,  a pesar de que hay pruebas claras, audios, y fotografías de conversaciones mediante redes sociales, los docentes se libran de las denuncias y luego arremeten contra los denunciantes.

El dirigente ve una parcializacion por parte de la comisión, porque no se animan a procesar a sus mismos colegas. Por otro lado dijo que falla la parte de los reglamentos para dar sanciones ejemplares.

“Si realizó la denuncia de acoso de un docente de Entre Ríos, el mismo que se consiguió que se lo cambie de lugar pero ahora nuevamente volvió ahí, por eso se pidió la expulsión de la universidad. Pero las mismas personas a cargo de ver los procesos nos indican que no se puede  porque no está en el Estatuto-sostuvo-. Hay muchos casos en que los compañeros no se animan a denunciar porque éstos quedan en nada, luego los  docentes tienden a desquitarse con los estudiantes”, añade.

La asesora legal de la UAJMS, Águeda Burgos, explicó que las denuncias se las realiza en la facultad que pertenece el denunciante, el consejo de ese nivel saca una resolución  y de ahí pasa a la Comisión Sumariante, que tiene como presidente al decano de la facultad de Ciencias Jurídicas, además de delegados docentes, estudiantes y administrativos.    

Ellos reúnen todos los elementos de prueba y derivan a una comisión de una facultad, menos a la que pertenece el acusado, para que juzgue y emita una resolución sancionatoria y de sobreseimiento.  

Fuente: www.elpaisonline.com

Deja un comentario